Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   PRIMERA DIVISIÓN-JORNADA 27   -   Sección:   Fútbol

El Real Madrid gana sin convencer y hunde al Nástic (2-0)

Robinho desequilibró a un rival con 10 jugadores casi todo el partido
Redacción
lunes, 19 de marzo de 2007, 00:21 h (CET)
El Santiago Bernabéu volvió a asistir a una victoria de su equipo en Liga después de dos meses. Tras una primera mitad infame de los locales, Robinho puso la magia y desarboló a la defensa catalana. La expulsión de César Navas en los primeros compases condicionó el encuentro y facilitó la victoria blanca.

FICHA TÉCNICA
2- Real Madrid: Casillas (2), Salgado (1), Helguera (2), Cannavaro (1), Torres (1), Diarra (1), Guti (2), Cassano (2), Raúl (1), Van Nistelrooy(1), Higuaín (1)
0- Gimnástic: Bizzarri (2), Calvo (1), César Navas (-), David García (2), Marco (2), Chabaud (2), Juan Díaz (2), Cuéllar (1), Campano (1), Pinilla (2), Rubén Castro (1)
Cambios : En el equipo local Robinho (3) entró por Cassano (46´), De la Red (-) por Raúl (86’) y Marcelo (1) por Higuaín (78’). Por los visitantes jugaron Irurzun (1) por Pinilla (60’), Merino (1) por Campano (74’), y Matellán (1) por Juan Díaz (78’).
Goles: 1-0 Robinho min 53, a puerta vacía; 2-0 David García, min 80 en propia puerta.
Árbitro: Iturralde González (Colegio Vasco) (1). Amonestó en los locales a Salgado (31´) y Cannavaro (34´). Mientras que en el cuadro visitante se llevó la cartulina amarilla David García (29´) y Juan Díaz (48´). Expulsó a César Navas (5’)
Incidencias: 75.000 espectadores en el estadio Santiago Bernabéu en una magnífica tarde. Terreno de juego en buenas condiciones.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: Los tres puntos que afianzan al Real Madrid en la zona alta y las ganas de Robinho.
Los blancos ganan un puesto en detrimento del Valencia y mantienen el pulso por la Liga. El brasileño tuvo 45 minutos para demostrar sus habilidades y esta vez no defraudó.
Lo peor: El paupérrimo juego de los madridistas en la primera parte y un Nástic que camina hacia el descenso.
A pesar de la victoria el Real Madrid abochornó a sus seguidores con una pobre primera mitad ante un equipo con diez. Los de Capello apenas inquietaron la portería de Bizzarri y cedieron el control de la pelota al Nástic. Los tarraconenses tienen cada vez más difícil la salvación.
El dato: El Real Madrid vuelve a la senda del triunfo en el Santiago Bernabéu.
Tras dos meses sin ganar en Liga los blancos se reencontraron con el triunfo ante sus seguidores. La última victoria fue el 14 de enero ante el Zaragoza.
Pablo Primo / Enviado especial al Santiago Bernabéu

El Real Madrid tuvo que emplearse a fondo para derrotar a un Nástic con diez. Con una parte para cada conjunto, los blancos aprovecharon su superioridad numérica y el cansancio del rival para llevarse los tres puntos. Tras el primer gol local, el partido no tuvo más historia que el aluvión de ocasiones falladas por los delanteros madridistas. Un problema para encuentros venideros ante rivales de mayor entidad.

La diferencia de presupuesto entre ambos conjuntos no fue palpable hasta después del descanso. A priori no debería suponer ninguna dificultad para el conjunto merengue conseguir la victoria en su terreno, pero el Bernabéu volvió a ‘atrapar’ a sus jugadores durante una mitad.

Capello ofreció una sorpresa de inicio. Hoy le tocó ser de partida al italiano Cassano en detrimento de Robinho. El brasileño ocupó plaza en el banquillo corroborándose lo poco que cuenta para su técnico. Más tarde se reivindicó con un fenomenal partido.

El choque se desequilibró a los cinco minutos cuando César Navas derribaba a Van Nistelrooy en la frontal del área, tras un excepcional pase de Cassano. El colegiado no dudó un ápice en expulsar al defensa tarraconense. Todo indicaba que el partido sería más fácil de lo pensado. Craso error. Los blancos creyeron que estaba hecho y se dedicaron a hibernar.

Paco Flores realizó una obra de ingeniería en su equipo para cubrir la vacante. Sacrificó a sus mediocampistas para sofocar el incendio en el centro de la zaga catalana. Chabaud, Juan Díaz y Pinilla nublaron las cabezas pensantes de sus rivales, con esfuerzo, intensidad y colocación. La primera misión fue aguantar hasta el descanso sin encajar un gol. Se consiguió con doble efecto: mermar la confianza merengue y enervar a sus seguidores.

Una vez más, el Nástic se erigió como local con la posesión del esférico, y avisó con un disparo del comandante Pinilla al cuarto de hora. El equipo giró a su alrededor. Su homólogo en el Madrid, Guti tuvo la ayuda de un vertiginoso Cassano. El italiano acaricia el balón cada vez que lo toca, aunque en contadas ocasiones por desgracia para su equipo. Éste también caería en la monotonía tras los primeros compases de partido.

Inaudito. Pero los blancos no hacían efectiva la superioridad numérica. Cuéllar con un disparo desde la frontal lo ratificaba en el ecuador de la primera mitad. Los merengues llegaron a los tres últimos cuartos de campo con claridad, pero allí las ideas se diluyeron como la paciencia de sus aficionados. Balones colgados sin destino fue el único recurso de un conjunto ramplón en su propio campo.

El Bernabéu dictó sentencia tras los primeros 45 minutos. Pulgar abajo y numerosos silbidos de un público decepcionado una vez más. Lo de hace una semana en Barcelona se pareció a un espejismo. El juego monótono ante un equipo casi desahuciado y con diez jugadores acabó por desquiciar a la afición madridista.

Tras la reanudación Capello movió ficha dándole una nueva oportunidad al brasileño Robinho. El panorama ennegrecido tuvo los primeros claros. La pelota ya era de los blancos y el gol parecía cuestión de tiempo. Con los extremos tocando la cal, la sociedad Guti-Raúl apareció. El delantero falló un mano a mano ante Bizzarri.

Fue la antesala del primer tanto. Un remate de Van nistelrooy fue enviado al fondo de la red por Robinho. Enchufado el brasileño, le dio los mejores minutos a su equipo con numerosas jugadas de calidad. En otra, el balón finalizó su trayectoria en el palo de los granas. Los fantasmas desaparecieron y el pequeño brasileño se comenzó a gustar con grandes acciones individuales. La velocidad del balón fue clave y desestabilizó a un bloque compacto que aguantó heroicamente el chaparrón.

Higuaín, más adelantado, gozó de buenas oportunidades para incrementar la diferencia, pero el argentino no se encontró con el premio del gol. Por contra, el Nástic empezó a acusar el esfuerzo y no podía hacer más que defenderse de las embestidas blancas.

Rubén Castro falló una clarísima ocasión, fue el único acercamiento de los visitantes en toda la segunda mitad. Cannavaro le dejó controlar en el área y el canario envió la pelota a centímetros de la portería de Casillas. Fue un alto tras el vendaval de ocasiones madridistas, porque las clamorosas acciones erradas por los delanteros locales enfadaron nuevamente al sector más exigente de Chamartín.

El segundo tanto llegó con el empuje de los blancos. David García introdujo en su portería un cabezazo de Raúl. Con el 2-0, en superioridad y con unos desafortunados delanteros merengues, los locales renunciaron a la posibilidad de firmar una mayor goleada. Los dos tantos eran suficientes para aguantar el tirón de Barcelona y Sevilla, y superar a los valencianistas en la clasificación.

El Nástic únicamente infundió respeto la primera mitad. Tras el descanso Robinho se comió la banda y demostró que le quedan tardes de fútbol en el Bernabéu.

El primer objetivo de la conjura de los jugadores de Capello era cambiar radicalmente la imagen que ofrecían cada fin de semana en casa a sus aficionados. El segundo obtener los tres puntos. Se consiguió éste último, ya que ante el primero se abren muchas dudas. Ante un Nástic con diez y al fondo de la tabla, los de Capello sólo reaccionaron tras el descanso y sin brillantez.


SALA DE PRENSA
Capello(entrenador Real Madrid)

"La primera parte no hemos jugado por las bandas y ha sido un problema. La segunda ha sido distinta, y hemos podido acabar con muchos más goles” “Nos cuesta jugar en el Bernabéu, no tenemos la misma tranquilidad ni la misma velocidad. Hemos visto dos equipos diferentes cada mitad, pero los resultados positivos nos ayudan”
Paco Flores (entrenador Gimnástic)

"Con un jugador menos a los cinco minutos difícilmente podemos afrontar con garantías el partido. Con el esfuerzo de los jugadores aún es posible conseguir la salvación”. “Hemos dado una imagen de equipo compacto y estoy muy contento. El Madrid nos ha desarbolado en la segunda mitad. Creo que es un serio aspirante a la Liga".


Noticias relacionadas

Croacia no se complica ante Nigeria

Sin brillo pero eficaces, los croatas lideran el Grupo D

El Valladolid de los 35 goles de Mata vuelve a Primera cuatro años después

Un éxito con varios nombres

Cristiano impide el debut perfecto de España

El triplete del '7' da el empate a Portugal en el 88'

Griezmann decide quedarse en el Atlético: "Quiero demostrar que no me he equivocado"

Lo anuncia a través de un documental emitido por Movistar

Carlos Marchena, Julián Calero y Juan Carlos Martínez, ayudantes de Fernando Hierro en el Mundial

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris