Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Una blasfemia subvencionada

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 17 de marzo de 2007, 09:36 h (CET)
De todos es sabida la postura de la progresía de izquierdas respecto a la religión católica; no viene de ahora, es un largo contencioso que tuvo sus primeras consecuencias, trágicas consecuencias por cierto, cuando el advenimiento de la II República, el 14 de abril de 1931, con la quema de iglesias por toda España. Se iniciaron los días 10,11 y 12 de mayo del mismo año y se prolongan a lo largo de los años siguientes y a través de toda la Guerra Civil. Fue un enfrentamiento entre la concepción materialista y falta de transcendencia de una existencia, basada en el carpe diem; sin más horizontes ni futuro que el salir del caos, gozar de unos pocos años de vida, para luego retornar a él, irremisiblemente; en contradicción con otro planteamiento de la vida basado en una visión más optimista, espiritual, trascendente y esperanzada de un futuro, más allá de la muerte, gozando de la gracia eterna. Sea por lo que fuere, la realidad nos confirma que, los progres, han hecho de su odio a la iglesia católica bandera y objeto de su despecho, hasta el punto de que nunca han desaprovechado la ocasión de intentar zaherirla, ofenderla o denigrarla, y, cuando les ha sido posible, atacarla físicamente, destruyendo templos y asesinando sacerdotes. Desde luego una gran hazaña si se tiene en cuenta que se han cebado en víctimas que nunca se han defendido y han aceptado con humildad el destino que Dios había dispuesto para ellos.

Ya hace tiempo, y especialmente desde la llegada al poder del gobierno socialista del señor Zapatero, que se viene desarrollando una campaña institucional contra la Iglesia Católica que, curiosamente, no ha tenido su equivalente en su actitud ante el resto de comunidades religiosas, de reciente implantación en nuestro país; las cuales, al parecer, gozan del apoyo de los poderes fácticos. Se ha legislado, no desde la perspectiva de un país laico aconfesional, sino desde la intención patente de discriminar a los católicos respecto a las otras sociedades religiosas, de intentar doblegarlos e incluso privarles, directa o indirectamente, de sus derechos constitucionales. La reciente Ley de educación, el desprecio por la familia, la permisividad en los medios de comunicación, televisiones, etc. para atacar a la Iglesia, mofarse de ella y de sus símbolos; no tiene parangón si se compara con el respeto que se les tiene a otras sociedades religiosas, como por ejemplo el Islam. ¿Han tenido ustedes ocasión de ver a sujetos como el famoso Rubianes, o el ínclito Buenafuente o a individuos de su catadura mofarse, befarse o hacer caricatura del profeta Mahoma o de la Sura? ¿Han sabido de alguno de estos progres que se haya metido con el velo de las mujeres islámicas o con su ablación del clítoris? ¿Eh, que no? Pues vean ustedes que, sin embargo, no tienen empacho en incordiar a los católicos porque saben que no se volverán contra ellos y, por contra, los moritos no se cortan cuando se trata de vengar una ofensa a su religión. Y es que estos faranduleros son unos valientes de tertulia de cafetín o ¿acaso sólo son unos incompetentes que, para hacer reír a una audiencia de incondicionales horteras, les basta con esta basura? No es difícil llegar a la conclusión certera.

Ultimamente, hemos tenido un ejemplo de hasta donde llega esta malsana tendencia de algunos sujetos con tal de denigrar al máximo la religión que, por cierto, profesamos una gran mayoría de los españoles 'aunque haya algunos que no somos tan santos y cuando nos pegan en una mejilla sacudimos estopa al agresor (sé que tendré que pedir perdón al Señor por este pecado)'. Lo que ocurre es que, a un personajillo de tres al cuarto, a quien supongo que le conocerá su padre, su madre y cuatro vecinos, se le ha ocurrido una forma repugnante de vengarse de la Iglesia con la que, por lo visto, tiene cuentas pendientes. El desgraciado (no cabe otro calificativo ante tamaña estupidez) se ha dedicado a hacer unas composiciones fotográficas, que él y los de su camarilla de 'artistas' llaman arte; en las que se perpetran las más ofensivas injurias contra Jesucristo, la Virgen y otros símbolos de nuestra religión, blasfemando y convirtiendo sus imágenes en reclamos pornográficos de la más baja estofa. Pues ¡admírense ustedes! este sujeto impresentable ha sido promocionado, nada más y nada menos, que por la Junta de Extremadura con el dinero de los contribuyentes. Sí, lo han leído ustedes bien, el Consejero de Cultura, un tal Francisco Muñoz Ramírez, no sólo financió al descerebrado artista con un millón de las antiguas pesetas, sino que incluso prologó el famoso catálogo. ¡Ah! Y no se olviden ustedes de que este caballero (de alguna forma habrá que llamarle) se ha presentado como aspirante a alcalde de Badajoz por el PSOE. ¡Veremos si habrá algún católico, de la tendencia política que sea, que le vote!

Y es que, señores, estos izquierdosos, ateos y resabiados, no soportan a los
que tienen las ideas claras, viven felices con ellas y confían en alcanzar,
a su muerte, una vida mejor. Yo, es probable también que tuviera su mala
leche, si me viera abocado a un final tan negro como ellos esperan. ¡Qué les
sea leve! Pero, una última recomendación, no se olviden de que, por cosas
parecidas, por comportamientos similares y por ataques semejantes, a alguien
se le hincharon las narices y en 1936 comenzó una guerra civil.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris