Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Ya no hay tu tía

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 17 de marzo de 2007, 09:36 h (CET)
La rebelión cívica desatada a raíz de las cesiones del gobierno de Rodríguez Zapatero ante la banda terrorista ETA se vio reflejada el pasado sábado 10 de marzo en el madrileño paseo de Recoletos y la plaza de Colón: más de dos millones de personas y decenas de miles de banderas nacionales ondeando al compás del himno nacional en la capital de España. Pese a que los medios de comunicación –casi todos- se pasaron la semana alertando de posibles incidentes provocados por los ultras que iban a salir a la calle -aún los están buscando-, el PSOE insultando a las víctimas y al Pepé y los de siempre montando la escandalera porque la derecha se quiere 'apropiar' de la bandera y el himno (¿y por qué no lo usáis, listillos?) la mayoría, salvo causa de fuerza mayor, no se quiso quedar en su casa. Y, además, para gran cabreo de los indignos, son ya al menos seis –no querías té, toma seis tazas- los sitios en Madrid en donde la ciudadanía rinde espontáneamente homenaje a los asesinados por el hombre de la paz que, por la gracia de ZP, toma calditos y duchitas con su novia en un hospital de San Sebastián. Los vecinos de la Plaza de la República Dominicana, escenario de la mayor masacre cometida por ese a quien ZP ha permitido que se ría de todos los españoles, han solicitado, por unanimidad, al ayuntamiento de Madrid que de ahora en adelante el sitio se conozca como 'Plaza de la Dignidad'.

La indignación popular y el “hasta aquí hemos llegado” tendrán a buen seguro también su reflejo este próximo sábado en Pamplona, lugar donde el gobierno foral ha convocado una manifestación bajo el lema: “Fuero y Libertad. Navarra no es negociable”. A Pamplona tenía pensado acudir Rodríguez Zapatero el día anterior. Tenía pensando, escribo, porque por lo que se ve ha cambiado de opinión. Quizá por que el éxito de esta convocatoria está casi garantizado. Y es que en España ya huele a cambio.

Ni siquiera un mediocre Alfredo Pérez Rubalcaba –quién te ha visto y quién te ve-, convertido en escudo protector de un cobarde presidente del gobierno que se ha negado a comparecer en sede parlamentaria, ha conseguido extender con su comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados una cortina de humo sobre lo fundamental: la cesión del gobierno ante una banda terrorista. Ni las excusas acerca de la aplicación de la ley en tiempos de los gobiernos del PP, ni los insultos vertidos por el catedrático de la infamia, José Blanco, ni la habitual maquinaria propagandística han servido en esta ocasión para nada. Y es que en este caso la realidad aparece clara y diáfana a ojos de todos los españoles. Se pongan como se pongan, todos sabemos que el Partido Popular combatió, con la ley en la mano, a ETA hasta dejarla al borde mismo de la extinción. Y todos sabemos que jamás un gobierno democrático de España había cedido al chantaje terrorista. Y todos sabemos que lo de De Juana no es más que un chantaje. Chantaje que ha sido ratificado por el propio ZP, cuando afirmaba en el Senado que 'no es la primera vez que un gobierno cede ante el chantaje de una banda terrorista' o cuando, decaídos ya los falaces argumentos de un presunto 'humanitarismo' del gobierno, reconoce que han concedido de hecho (que no de derecho) el tercer grado a De Juana Chaos para evitar 'males mayores'.

Ya pueden desde la Generalidad de Cataluña dedicarse al envío de correos electrónicos llamando a montar caceroladas –que eso no debe de crispar 'ná de ná' y debe de ser lo más del talante- frente a las sedes del PP. Ya puede ZP montar todos los actos de feminismo radical que se le antojen, que esta vez, por mucho que se empeñen, por mucho que los habituales voceros y pregoneros traten de convencernos, por mucho numerito de entrega de armas propagandístico que se pudiera orquestar, no hay tu tía.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris