Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

El PP, también contra la igualdad

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 17 de marzo de 2007, 09:36 h (CET)
No hay manera. El PP está en pie de guerra y no hay tregua posible con el PSOE. Ayer se aprobó en el Congreso la Ley de Igualdad, a pesar de la abstención de los populares, que ya se cubrieron de gloria –léase la ironía- hace unos días con el show de Rajoy, y ahora ha decidido regalar una buena parte de sus votos a Zapatero, o engrosar aún más si cabe la abstención en las próximas elecciones generales.

El panorama político que tenemos en nuestro país ya cobra tintes de culebrón venezolano, y a falta de Gran Hermano, cuando aprieta el aburrimiento es gracioso ver a Rubalcaba y Zaplana tirándose los trastos a la cabeza, mientras el coro que tienen detrás mete cizaña y aplaude con sonrisas cada intervención, como si estuvieran en el Dolce Vita. También es desternillante cada vez que le ponen un micrófono a Acebes, cuando el PP recobre la seriedad seguro que también le veremos haciendo monólogos de humor en la televisión. Tiene mucho talento.

Yo creo que en el fondo todo esto es un montaje, una de esas campañas de marketing agresivas que utilizan algunas empresas para captar la atención de la gente, llevada al extremo de la política. Si todo esto no es un culebrón, si tanta crispación no es una estrategia para que les hagamos caso -una burda imitación de la pasión por el fútbol, con todo lo que el fútbol conlleva-, estamos ante una broma de muy mal gusto.

Los unos por los otros y la casa sin barrer. Que se cansen ya de usar a hipocresía, la demagogia y no desvíen más la atención en los temas que nos importan a los ciudadanos. Nosotros queremos soluciones inmediatas a problemas concretos, y no divagaciones ni cortinas de humo que los ocultan hábilmente debajo de las alfombras. Que dejen ya de jugar, de una vez, o tendremos que manifestarnos por nuestra cuenta, contra todos y cada uno de ellos. Quizás así empiecen a hacernos caso.

Después de los últimos acontecimientos el PP se está quedando cada vez más atrás. Primero no toleró que las parejas homosexuales tuvieran derecho al matrimonio, y ahora tampoco esta a favor de una ley que pretende luchar contra la discriminación que sufren las mujeres especialmente en el ámbito laboral. Si Rajoy quería ganar votos, lo ha conseguido; ya tiene todos los votos de los‘machos ibérico-español’ que todavía se ven, sobre todo en algunos bares y a determinadas horas. Pero ya perdió en su momento el voto de las mujeres homosexuales y ahora también en de la mayoría de mujeres heterosexuales, las ofendidas víctimas del terrorismo y el de los jóvenes, que lo más cerca que les toca la política es la prohibición del botellón ¿Qué le queda al PP?

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris