Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   COPA DE LA UEFA/OCTAVOS-VUELTA   -   Sección:   Fútbol

Quiero pero no puedo para el Celta (2-0)

El colegiado se empeñó en no dejar remontar a un “excesivamente” dulce Celta
Redacción
jueves, 15 de marzo de 2007, 00:49 h (CET)
Un Celta, dulce hasta la desesperación, se vistió la camiseta de la Liga y dejó la elástica europea extraviada en Vigo. Apático y frágil. Mostró coraje por momentos, pero únicamente en enrabietadas acciones aisladas. Cierto es que el colegiado Farina colaboró en quebrar la mermada moral de los celestes, tragándose un penalti de esos que ni se escriben en los libros por obvios. Anuló goles hasta la infinidad y fue permisivo con los alemanes a los que agrandó más, si cabía.

FICHA TÉCNICA
2- Werder Bremen: Wiese (2), Fritz (3), Naldo (2), Mertesacker (2), Wome (1), Vranjes (2), Frings (2), Schulz (1), Hunt (1), Diego (1), Hugo Almeida (2)
0- Celta: Esteban (1), J. Aspas (1), Yago (2), Lequi (2), Placente (1), Tamas (1), Ángel (1), P. García (1), J. Larena (0), Guayre (1), Nené (0)
Cambios : Perera (2) por Guayre (35), Schindlen (1) por Hunt (min. 45), Owomoyela (1) por Vranjes (min. 64), Jonathan Vila (1) por Ángel (min. 69), Canobbio (2) por J. Larena (min. 73), Bischoff (1) por Diego (min. 67)
Goles: Hugo Almeida (min. 48), Fritz (61´)
Árbitro: Stefano Farina (ITA) ( 0/3). Amonestó en el local a Naldo (60´). Mientras en el visitante se llevó la cartulina amarilla Guayre (23´), P. García (25´)
Incidencias: 35.000 espectadores en el estadio Weserstadion. Mucho frío y terreno de juego en buenas condiciones.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: El Celta lo intentó hasta el final
Murieron con las botas puestas los de Vázquez, que buscaron hasta el último suspiro lavar su imagen con la consecución de un gol.
Lo peor: Stefano Farina
Se tragó un penalti clarísimo en el minuto 25 del primer tiempo que habría puesto patas arriba el encuentro y la eliminatoria. Permitió mucho a los alemanes, que marcan el primero de sus goles en posición más que dudosa, y anuló todo balón, a fuerza de fueras de juegos, que se acercaba a la meta de Wiese. Dos goles entre ellos.
El dato: El Celta se quedó sin Gol
No logró marcar en ninguno de los partidos de la eliminatoria. Se paga caro.
Ricardo Pardo / Vigo

No se puede escudar el Celta en el colegiado, pero lo cierto es que mucho hubiera cambiado el trágico cuento si Farina no hubiera hecho de bruja mala. A pesar de todo y si en Vigo no se destaparon los alemanes, aquí les sobró tiempo para volcar la mesa y poner al Celta patas arriba. Sólo encontraron fútbol los de Vigo en los últimos minutos de la mano de Canobbio que eligió a Perera como compañero de travesuras. El extremeño se cansó en rematar y busca huecos. Quería demostrar que no se había olvidado de jugar a esto, y lo hizo bien pero sin ápice de suerte. Marcos dos y sendos “banderinazos” del línea. No dejaron a “bota de oro” hacer su partido.

La defensa se vio excesivamente sobrepasada e la segunda parte por la línea media de los bávaros. La composición de tres centrales, se saldó con distintos resultados en primera y segunda, parte para recoger un rotundo suspenso al finalizar como resultado global.

Poco fútbol y menos juego sobre el verde durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Ambos equipos salieron a especular. El Werder con el gol conseguido en Balaidos y el Celta consciente que un gol excesivamente tempranero podía volverse en su contra. El partido estaba en el segundo tiempo y sí fue. Los de Schaaf no tardaron en decantar la balanza del marcador que es la que imparte la injusta justicia. El Celta se desordenó y no supo reaccionar. Quedaron anulados y dimitieron en bloque de sus labores. Arrolló, durante a penas veinte minutos, el Werder a los de Vigo. Bastaron y sobraron.

Comenzó bien sentado en defensa el Celta, que veía como con sobrada facilidad desmantelaban los ataques torpes de los alemanes. Tímidos ambos conjuntos se sorteaban el mando del encuentro, que tomaría el colegiado Stefano Farina cercano el minuto veinticinco, cuando decide proclamarse actor principal del encuentro. Patada a la balanza, que se inclinaba para el lado vigués, para se que mantuviese equilibrada.

Se animaba el Celta poco a poco en el juego del pase corto. Y con ello se desperezaban ambos conjuntos estirándose un poco más en el campo. A la misma velocidad que se estiraron se volvieron a retraer. Daban por bueno ambos conjuntos el empate cosechado al descanso, para replantear esquemas e ideas.

Se reanudaba el encuentro. El Celta comenzaba perezoso y lo pagaba caro. Gol de Almeida en una repetición del que materializó en Balaídos. Centro desde la derecha y remate a bocajarro que encuentra a Esteban en la vendimia. Cargaba el Werder y marcaba el Celta. Gol legal, mal anulado. Lo invalida Farina, a instancias de su asistente, para continuar con su carrera de actor principal del encuentro. Nueva pata a la balanza del encuentro.

Ganaba en vistosidad el partido, y los celestes se mordían la lengua viendo que se podía pero que no les dejaban. Se entregaban los alemanes por su contra a las botas de Hugo Almeida y a los disparos lejanos y potentes de su línea media.

El Werder daba muestras de porqué son los favoritos en esta competición.

Apuraban los minutos y aumentaban los nervios, imprecisiones y prisas en los de Vigo. Ejemplo claro de esto es el segundo gol de los de Bremen. Pierde el balón Nené en posiciones defensivas, zaga descolocada, y Lequi que se entrega al vacío después de ver como resquebrajan su cintura.

El Celta era un manojo de nervios, una caricatura incapaz de frenar el vertiginoso ritmo de los alemanes que llegaban una y otra vez con pasmosa claridad. Entregados los de Vázquez bajaron los brazos. Vieron en la remontada una gesta imposible y se transmitía eso en las escasas llegadas que tenían los atacantes.

El de Castrofeito lo veía mal y decidía comenzar la ronda de relevos. Ángel era el primero. El canario, que llegaba tocado, no disfrutó de una buena actuación y el partido no estaba para perder más efectivos para el encuentro ante el Sevilla. El siguiente en entrar al campo fue Canobbio en un intento desesperado de ganar peso en le campo, calidad y si fuera posible gol. Entró con él el fútbol y las ocasiones para los vigueses que, a pesar de su buena actitud, se estrellaron una y otra vez con el hoy muro Wiese y con un colegiado empeñado en anular toda opción de los vigueses.

Noticias relacionadas

Messi abre con 'hat-trick' su reto en la 'Champions'

El FC Barcelona golea al PSV Eindhoven en el Camp Nou y es líder pese a sufrir a la contra

El Atleti empieza la 'Champions' con el pie derecho

Los de Simeone remontan al Mónaco con goles de Diego Costa y Giménez

Bartomeu, sobre el Girona-Barça en Miami: "Sólo si hay concordia haremos el partido"

Considera que LaLiga ha tenido una buena idea para competir internacionalmente con la Premier inglesa

La ‘evolución’ que llega a España con Luis Enrique

El técnico opta por otro perfil de futbolistas y una defensa de tres

Victorias con sabor europeo de Getafe, Alavés y Espanyol

El Villarreal se impone por la mínima al Leganés
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris