Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Administre bien su voto

Fancisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 15 de marzo de 2007, 12:07 h (CET)
Se aproximan las elecciones municipales en las cuales los ciudadanos elegirán a sus representantes por otros cuatro años, pero desde una elección hasta la siguiente éstos, que se dicen nuestros representantes, no cuentan para nada con la opinión de los que los votaron.

Comencemos por recordar que nuestra voluntad como electores resulta bastante restringida ya que únicamente podemos elegir entre varias listas de candidatos que han designado los partidos políticos y además en un determinado orden. En muchas ocasiones desconocemos quienes sean tales candidatos y cuales sean sus verdaderos méritos para postular nuestro voto. En otras los conocemos demasiado ya que se mantienen en el cargo elección tras elección y su partido, que en definitiva es el que manda, los mantiene. Por eso pienso que ya que sólo disponemos de nuestro voto, cada cuatro años, debemos administrarlo lo mejor posible, en espera de que se produzca el milagro de una, más que necesaria, reforma electoral, que los partidos no parecen decididos a acometer, pues están más interesados en la partitocracia que en un auténtica democracia.

En las elecciones municipales es más fácil conocer a los candidatos en los pueblos y ciudades pequeñas y saber de sus méritos, si es que los tienen. Muchos van a repetir y debemos plantearnos si trabajaron con honradez en beneficio de todos o se dedicaron a conseguir una clientela de incondicionales prestos a ayudarle, o mejoraron ostensiblemente de nivel de vida. También podemos conocer a los que quieren seguir en política contra viento y marea ya que no tienen oficio conocido ni forma de ganarse la vida sin depender del presupuesto municipal. Aparecerán nombre nuevos y también debemos esforzarnos por saber quienes son antes de darle nuestro voto.

Las listas que incluyan personas que no merezcan nuestro voto, aunque aparezcan mezcladas con otras de mayor confianza, dado que no podemos señalar a unos y excluir a otros, mejor no votarla.

Claro que puede ocurrir que todas las listas estén aquejadas de lo mismo. ¿Qué podremos hacer? Desde luego no debemos colaborar con nuestro voto para que obtenga un papel de representante que no nos representa. La abstención puede confundirse con el desinterés por la cosa pública, lo que no debe darse en alguien dispuesto a administrar su voto. Quizás la única posibilidad que queda es el voto en blanco pero hace falta darle el valor de rechazo a lo que nos ofrecen los partidos. Asociaciones y plataformas ciudadanas, deben incidir en la campaña electoral propugnando el voto en blanco como rechazo de un sistema lleno de corrupciones, escándalos urbanísticos, transfuguismo, clientelismo, etc.

Además el voto en blanco podría ser la denuncia a la lacra que representa, tanto en las municipales como en las demás, que un grupo insignificante pueda tener la llave política y venda sus pocos votos a precio de oro. El caso de los partidos nacionalistas es el más sangrante pero también hay pueblos y ciudades en que pequeños partidos consiguen un puesto para negociar con él. Un voto, bien administrado, tampoco debemos entregarlo a aventureros de la política.

Desde plataformas y asociaciones ciudadanas que no dependan de los Ayuntamientos ni vivan de sus subvenciones, podríamos ir articulando respuestas sensatas a los problemas comunes y exigiendo a los que investidos con la representación de los ciudadanos un honesto y estricto cumplimiento de sus obligaciones.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris