Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

De Vinader a Aznar

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 15 de marzo de 2007, 12:07 h (CET)
Hace unos días el que fuera portavoz del Gobierno de Aznar, el millonario Miguel Ángel Rodríguez, culpaba a Felipe González del atentado contra Aznar.

Esto me recuerda a aquellos cuyas erróneas actitudes sí provocaron la muerte de personas a manos de los terroristas tanto de ETA como de los islamistas.

En lo que se refiere a ETA, quiero recordar, sobre todo a los más jóvenes porque posiblemente por su edad no tuvieron ocasión de vivirlo más directamente, que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condenaba, el 17 de noviembre de 1981, a siete años de prisión al periodista de “Interviú”• Francisco Javier Vinader Sánchez. El motivo de dicha condena era el de que este periodista recibió una información de un ex policía nacional llamado Francisco Ros Frutos, que había prestado servicio en el País Vasco, en el sentido de que “estaban implicadas en hechos y acciones delictivas terroristas, integradas en grupo de ultraderecha, que tenían por finalidad combatir el terrorismo de signo contrario practicado por el grupo organizado y armado conocido con el nombre de ETA”. Se decía en la sentencia.

“El procesado Vinader, que en ningún momento tuvo cabal conocimiento sobre la verdad o incerteza de las informaciones que le suministraba y que suponía gravísimas imputaciones delictivas contra personas concretas y determinadas, sin que aquél (Vinader) se preocupara cumplidamente de indagar dichos extremos; consciente de que su publicación podía suponer gran riesgo contra la integridad de las personas a que se referían e indiferente ante el mal o males que estas pudieran sufrir, fue plasmando dichas informaciones por escrito, y con ellas, acompañadas de fotografías de algunos de los interesados, redactó dos artículos que fueron publicados por la revista “Interviú" los días 20 a 26 de diciembre de 1979 el primero y el segundo el 27 de diciembre de dicho año al 2 de enero de 1980” sigue diciendo la sentencia.

Resumiendo: dos de las personas cuyos nombre y fotos se publicaron, fueron asesinadas por ETA y otros, a los que Vinader también puso en el punto de mira de ETA, sufrieron daños de distinta naturaleza. Vinader, como al principio digo, fue condenado a la pena de siete años de prisión mayor.

El pasado día 11 y durante la celebración de la inauguración del monumento en memoria de las víctimas del 11-M uno de los afectados exhibió un cartel en el que se podía leer: “Aznar, proceso por el Tribunal Internacional de la Haya”. Y es que lo que hizo Aznar, meter a los españoles en la guerra de Iraq, precisamente Fraga acaba de declarar que la foto de las Azores fue un grave error, no se diferencia en nada de lo que hizo Vinader. Si Vinader puso a esos ciudadanos del País Vasco en una situación que costó la vida a dos de ellos, también Aznar puso en el punto de mira del terrorismo islamista a todos los españoles sin excepción, a todos menos a él mismo que va bien protegido, y eso costo 191 muertos y 1.800 heridos, que sin duda alguna sin aquella mentira que Bush, Blair y Aznar orquestaron en las Azores, hoy estarían todos sanos y salvos. Esto clama justicia, responsabilidades y sobre todo la necesidad de que Aznar demuestre su arrepentimiento condenando la guerra de Iraq y reconociendo su grave error. Pero no, el ha dicho que si se diera otra ocasión actuaría del mismo modo.

Vinader, primero y Aznar después, fueron culpables muy directos de que el terrorismo se cobrara vidas de inocentes. Vinader la pagó y ahora Aznar debe pagar también.

Noticias relacionadas

Alborotos en los estadios

Las personas deben ser recreadas de malas a buenas

Todos mienten

“No se puede escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy” Abraham Lincoln

¿Es usted uno que se extenúa trabajando gratis para Hacienda?

Muchos ciudadanos caen en la gran trampa preparada por la Hacienda Pública para convertir su trabajo del ciudadano en un medio fácil para llenar las arcas estatales

Indigestemos a la maquinaria neoliberalista capitalista

La irracional necesidad de acaparamiento nos sumerge en una carrera agotadora sin sentido”

Sin miedo a nada

“No hay mayor bienestar que gozar de un sano equilibrio interno, que me facilite poder dormir con entereza y despertarme con quietud”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris