Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

‘Pepiño’ Blanco, don José

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
miércoles, 14 de marzo de 2007, 09:40 h (CET)
Toda la tarde del sábado se pasó, ‘Pepiño’ Blanco, don José, buscando ‘aguiluchos’ (como él llama al águila de San Juan, de la bandera preconstitucional), entre los dos millones y medio de manifestantes. Al no ver ‘aguiluchos’, buscó ‘fachas’; pero resulta que ni ‘aguiluchos’, ni ‘fachas’, ni diferencia entre decentes y no decentes. Parece que los del ‘colmillo retorcido’ no encontraron lo que buscaban y menos aún ‘Pepiño’ Blanco, don José, y el diputado Diego López; léase Garrido, no el portero del Real Madrid.

¿Dónde narices se metieron los ‘fachas’ y los ‘aguiluchos’ para ocultarse de los ‘Pepiños’, los Lópeces y los Calderas? ¡Con lo que ellos habían soñado con ese momento para justificar las memeces que venían adelantando desde que Mariano Rajoy anunció la convocatoria! Ni les ha gustado que Rajoy espantara a los ‘aguiluchos’, ni es ético que ‘Pepiño’ se quedara sin la escopeta de aturdir a bien pensados. Al final, ‘Pepiño’ Blanco, don José, ha tenido que contar los muertos iraquíes para compararlos con la muchedumbre que salió a pedir libertad y a decirle a su jefe, el presidente Rodríguez, que vale de tocar el morro a ETA, hacer carantoñas a ‘La Juana’ y tontear con el círculo abertzale.

Mal negocio el que ha hecho el presidente Rodríguez y, peor aún, la ‘tienda’ ambulante de insultos y estupideces que ha montado ‘Pepiño’ Blanco, don José. Está bien que la oposición se dirija al Gobierno y éste a la oposición, pero lo que no es de recibo, apreciado ‘Pepiño’ Blanco, don José, es que cargue usted la escopeta de decir tonterías, abra su boquita de piñón y se líe a esputar idioteces en todas las direcciones.

Bien sabe usted que decentes son quienes acudieron a la manifestación e igual de decentes lo son quienes no acudieron. Esa es la riqueza de la democracia: la posibilidad de elegir. Ha sacado usted las cosas de su sitio y lo ha hecho por miedo ante tanta bandera del mismo color. Su mente calenturienta le juega malas pasadas: suele ver monos, donde solo hay ositos de peluche; otra cosa es si fueran marxistas, leninistas o trotskistas de medio mandil. A pesar de sus declaraciones, claro que también usted es decente, faltaría más; incluso, sigue siéndolo cuando carga su media lengua y acaba llamando a “Dios de tú y a la Virgen, Petra”. No se aturda por la expresión. Para que me entienda mejor, quiero decir que llama a todos por todos nombres, menos por el que debe.

No se asuste que seguirá estando usted en los aledaños del Gobierno. Y digo en los aledaños, porque no le quieren ver dentro de él. Hasta en la sede de Ferraz le tienen miedo contenido sus compañeros. Apreciado ‘Pepiño’ Blanco, don José, ayer me decía quien fuera buen amigo suyo hasta hace tres años, que en política le queda a usted más mili que a Cascorro. Eso sí, ínclito ‘Pepiño’ Blanco, don José, en el digno arte de la democracia y lo democrático tiene usted menos futuro que la libertad de expresión en La Habana.

Que no, hombre, que no. Duerma usted tranquilo. No creo que los amigos de don Mariano hayan antepuesto la lucha contra el Gobierno a la lucha contra ETA. Es otro de sus miedos. La referencia a la guerra de Irak le ha traicionado a usted. Hasta la prensa amarilla, y pro-zapateril, le ha puesto contra las cuerdas, por insensato e inmaduro. ¿Qué es eso de que a las víctimas del 11-M no se les ha dedicado ni una simple alusión? Apreciado ‘Pepiño’ Blanco, don José, las víctimas son siempre víctimas y no tienen color. Maldito quien establezca categorías entre las víctimas, como proscrito de todo Gobierno debe ser quien pacte con verdugos y abandone a las víctimas. ¿A que estamos de acuerdo, dilecto ‘Pepiño’ Blanco, don José. ¿Sí? Pues no lo dude, dígaselo a su jefe de la Moncloa y ‘achúchele la mona’ de mi parte.

Noticias relacionadas

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris