Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia se resiste a implantar el impuesto 'sobre lo rico'

Nina Kulikova
Redacción
martes, 13 de marzo de 2007, 12:25 h (CET)
En la Duma de Estado (cámara baja del Parlamento ruso) ha sido sometido a examen un proyecto de ley que incluye enmiendas al código fiscal y prevé introducir la tasa progresiva del impuesto sobre la renta. Aunque las autoridades habían garantizado la 'intocabilidad' del sistema de pago de ese impuesto hasta 2011, lo siguen criticando muchas fuerzas políticas.

En Rusia, el impuesto sobre la renta es del 13% para todos los contribuyentes. Siendo una de las tasas más bajas en el mundo, se considera uno de los mayores logros económicos del gobierno de Putin. Este hecho permite a las autoridades divagar sobre el éxito de las reformas y alabar la estabilidad del sistema impositivo como indicador del favorable clima empresarial en el país.

El sistema de impuesto plano sobre la renta había sido adoptado en Rusia en 2001 como intento de aumentar el recaudamiento tributario y acabar con los 'salarios en negro'. En los años 90, cuando el país sólo había empezado a dar los primeros pasos en la economía de mercado, el fardo fiscal era sumamente pesado. Como consecuencia, la mayor parte de los salarios se pagaba 'en negro' y se hacían otras cosas para evadir impuestos. De otra manera no lograrían sobrevivir las empresas ni los ciudadanos. La tasa del impuesto sobre la renta fue hecha progresiva en 1992, pero se conseguía recaudar menos del 50% de ese tributo.

La liquidación de la tasa plana dio resultados. La parte de los salarios que antes se entregaba en efectivo 'negro' se empezó a pagar legalmente. El recaudamiento tributario incrementó más del doble. Además, la tasa única del impuesto sobre la renta hizo simplificar el procedimiento de su pago y permitió estabilizar el sistema fiscal en su conjunto.

Desde entonces se discute mucho sobre si hace falta volver a la tasa progresiva del impuesto sobre la renta. El presidente de la Cámara de Cuentas, Sergei Stepashin, había comentado en verano pasado que ya en 2008 o 2009 podría ser restablecida la tasa progresiva. Lo había confirmado el presidente del Consejo de la Federación (cámara alta del Parlamento ruso), Sergei Mironov. Entretanto, los diputados de la fracción parlamentaria del partido 'Rusia Justa' han propuesto exentar del impuesto sobre la renta a las personas cuyos ingresos no alcanzan $190. Los demás pagarían ese impuesto de la siguiente forma: un 10%, los que cobran salarios de $190 a $380; el 13% dejarlo para los que cobran de $380 a $3.800; un 20% abonarían los que tienen salarios de $3.800 a $11.300, y un 30%, los que tienen 'superingresos'.

Por un lado, es una idea bastante sensata. La justicia social exige que los ricos y los pobres paguen impuestos en función de sus ingresos. Sin embargo, si calculamos en términos relativos, resulta que los pobres deben tributar más que los ricos. Tal situación sólo hace acrecentar la diferencia en los ingresos ya alta de por sí. En Rusia, el 10% de los trabajadores de mayores ingresos hoy cobran 15 veces más que el 10% de los trabajadores de menores ingresos.
La tasa progresiva supone que a menores ingresos anuales debe corresponder una menor tasa de impuesto, y viceversa. Es una práctica adoptada por la mayoría de los países del mundo. Por ejemplo, la máxima tasa del impuesto sobre la renta en España es del 48%, y en Alemania, Japón y Francia supera un 50%.

Pero, ¿estará preparada Rusia para introducir la tasa progresiva? Después del período de una total evasión de impuestos, la gente apenas ha empezado hoy a pagarlos. Si suben las tasas del impuesto sobre la renta, podrían resurgir los salarios 'en negro'. Como resultado, no sólo disminuirían los ingresos presupuestarios sino que también quedaría afectado el sistema de pensiones porque bajarían los ingresos provenientes del pago del impuesto social único. Hay que tener en cuenta que el 30% del Fondo Ruso de Pensiones son recursos del presupuesto federal.

También hay que recordar que en Rusia, la mayoría de las personas que percibe 'superganancias' las cobra no como salario, sino como dividendos que no se gravan con el impuesto sobre la renta. Algunos expertos mantienen que en vez de volver a la tasa progresiva del impuesto sobre la renta sería más oportuno implantar la tasa progresiva del impuesto sobre el patrimonio. El jefe del departamento de expertos en el Gabinete de la Presidencia, Arkadi Dvorkovich, ha comentado que si los dueños de las fortunas las invierten en costosos apartamentos, yates y automóviles, hay que gravar esos bienes de lujo tal como se hace en el mundo entero.

La tasa progresiva del impuesto sobre la renta beneficiaría sobre todo a la llamada clase media, que va cobrando fuerza los últimos años. Es la clase que contribuye al impetuoso desarrollo del comercio al por menor y del área financiera, incluidos los créditos hipotecarios y de consumo. Si los ingresos de ese grupo de la población no son transparentes, en Rusia se estancará el sistema de créditos porque se otorgan únicamente a los solicitantes con ingresos legales.

Pero tampoco es evidente que la adopción de la tasa progresiva del impuesto sobre la renta haga disminuir la diferencia en los ingresos de la población. Los gobiernos en los países industrializados consiguen reducir los índices de pobreza no sólo reteniendo una parte de los ingresos de los ricos, sino también aplicando medidas enfiladas a desarrollar el sector social. A pesar de que Rusia tiene considerables ingresos por exportaciones petroleras y su presupuesto arroja superávit de año en año, el problema de la pobreza sigue vigente.

Quizá las autoridades consideren que aún es prematuro adoptar la tasa progresiva del impuesto sobre la renta. Aunque últimamente va reduciéndose la parte del salario pagada en 'negro', sigue siendo del 20 al 40%, según estimaciones de expertos. Está claro que se necesitarán varios años para enmendar esa situación.

De modo que el Gobierno no tiene planes inmediatos de restablecer la tasa progresiva. El titular de Finanzas, Alexei Kudrin, incluso ha observado que esa cuestión no es para tratarla ni siquiera en un futuro cercano. El ministro de Desarrollo Económico y Comercio, German Gref, reconoce que la tasa progresiva del impuesto sobre la renta quedará implantada tarde o temprano. "Pero esto ocurrirá sólo después de 2010 y será una tarea del nuevo Gobierno y del nuevo presidente de la nación", apuntó el ministro.

____________________

Nina Kulikova, RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris