Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Sólo existe De Juana

Jabier López de Armentia
Opinión
martes, 13 de marzo de 2007, 10:11 h (CET)
Extraño título para un artículo, siento que no me ha quedado más remedio que pintar así este lienzo de ideas porque parece que sólo existe De Juana. En el Estado sólo se habla de De Juana, parece que es lo único que importa, el epicentro de la política nacional y la figura en torno a la que gira y gira el Estado, mal llamado “de derecho”.

Muchos se sorprenderán cuando hablo de un “mal llamado Estado de derecho”, pues bien, explicándolo brevemente pienso que la palabra “derecho” debería llevarme a la palabra “justicia”, siendo este el primer lazo que no se cumple; y la palabra “justicia” debería llevarme directamente a una vida justa con derechos y obligaciones para todos y por igual sin importar elementos secundarios como la raza, el sexo o el lugar de procedencia de cada ser humano. Pues bien, esto tampoco se cumple, añadiendo además un componente político dentro de la justicia. La justicia comienza a ser lo que las “sedes” o “Batzokis” son para los partidos, meros lugares de encuentro de los políticos, afiliados y simpatizantes.

Sin entrar mucho más en este tema, que por otra parte considero que es de los más enrevesados y difícil de desmenuzar y comprender, quisiera recordar anecdóticamente esos lemas que portaban pueblos e incluso provincias reivindicando su existencia, muchas veces dejadas de la mano de Dios, como por ejemplo aquel lema famoso de “Teruel existe”.

Dicho esto, precisamente lo que reivindico es que ya vale de hablar de De Juana, que hay cosas más importantes, que otras cosas existen. Parece que hay que hacer un master para escuchar algo de economía nacional e internacional. A ojos de muchos, la economía se ha convertido en un ente abstracto que no se ve, ni se puede tocar, ni se puede imaginar que estará sucediendo en la economía llamada global. Ya no sólo el tema económico parece no existir, el proceso de paz, la normalización política en Euskal Herria, las políticas de inmigración e integración de estos inmigrantes en nuestras comunidades, Ayudas sociales para poder cumplir el sueño de una vida que no es otro que poder comprar una casa, y un largo etcétera de temas que nos afectan a diario, que de verdad existen y que estoy seguro que nos preocupan mas que el caso De Juana. Temas, que por el contrario, apenas reciben portadas en periódicos o titulares con soluciones prácticas para estos problemas que nos afectan verdaderamente y en mayor medida a todos los ciudadanos. No podemos obviar el factor sensacionalista que tiene esta noticia y el rédito electoral que quiere sacar de él, el Partido Popular.

Se puede estar a favor o en contra de las decisiones tomadas, pero creo que muchos estaremos de acuerdo en que esa decisión no nos afecta ni de lejos lo que nos puede afectar una política fiscal, la precariedad y el riesgo laboral, la cobertura sanitaria o la educación de nuestros hijos. Lo que quiero recalcar con estas palabras es la importancia real de las cosas. Cierto es que cada persona es quién otorga y quita la importancia a los asuntos con total independencia, pero ya va siendo hora de que nos centremos en lo que realmente es importante para todos. Pienso yo que De Juana este en el hospital, en su casa, en la cárcel o en un cementerio no nos va a hacer cobrar más a fin de mes, ni sufrir menos accidentes laborales, ni que no nos echen del trabajo, ni que nos bajen la hipoteca de nuestra casa.

Aquello que nos preocupa realmente es hora de demostrarlo y nadie mejor que nuestros Ayuntamientos y Diputaciones para solucionar estos problemas que nos surgen a diario. Acuérdense de estas palabras el próximo mes de mayo.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris