Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El negocio de las armas: un récord tras otro

Víctor Litovkin
Redacción
lunes, 12 de marzo de 2007, 11:58 h (CET)
El director del Servicio Federal de Cooperación Técnico-Militar con los Países Extranjeros, Mijaíl Dmitriev, anunció que en 2006 Rusia había exportado armas por valor de $8 mil millones.

De ese total, $6,5 mil millones han correspondido al armamento y $1,5 mil millones a repuestos y servicios de mantenimiento. A finales de 2006 las exportaciones armamentísticas rusas registraron un monto récord de $6,3 mil millones ($6,226 mil millones en 2005), y en febrero de 2007 esa cifra totalizó $6,5 mil millones. Salta a la vista que el comercio de las armas es cada vez más lucrativo.

En esos números no hay nada asombroso ni propagandístico. A finales de cada año se procede a calcular las ventas reales, luego se calcula la suma facturada y, finalmente, se llega a saber cuánto dinero ha ingresado en las cuentas de la Agencia Nacional Exportadora de Armas ('Rosoboronexport'), único monopolio estatal en ese terreno. Todos los cálculos son ultimados en febrero y uno puede estar seguro de que el 'récord de los $8 mil millones' ya no cambiará hasta el año siguiente.

Las exportaciones de armamento ruso auguran perspectivas muy prometedoras. El ya citado Mijaíl Dmitriev había informado que la cartera de pedidos (contratos anunciados pero todavía no firmados) rondaba los $30 mil millones. Cierto es que no todos los pedidos llegarán a ser contratos reales, pero es indiscutible que el armamento ruso tiene una gran demanda en el mercado mundial y la cartera de pedidos es la mejor prueba de ello.

En cuanto a las armas más demandadas, son las destinadas para las fuerzas aéreas (57% de las ventas) y fuerzas navales (39%), y también, los sistemas de defensa antiaérea y armamento para el combate interarmas. A la verdad, es prácticamente imposible conocer qué sistemas concretos, en qué cantidad y a qué precio fueron vendidos. Son datos secretos condicionados a los acuerdos bilaterales. No obstante, en virtud de las normas internacionales, Rusia informa sobre sus exportaciones armamentísticas a Naciones Unidas. De manera que los expertos militares y los investigadores más curiosos pueden enterarse de lo que vende Rusia si consultan el Registro de Armas Convencionales de la ONU que sale publicado en los medios abiertos.

Así, ya se sabe que uno de los contratos más importantes de 2006 fue el concertado con la India, que ha recibido tres bombarderos Tu-22M3 y dos aviones antisubmarinos IL-38SD, así como partes y componentes para ensamblar bajo licencia trece cazas Su-30MKI. También fueron notables los suministros a China: un submarino diesel del proyecto 636, un destructor 956EM, sistemas de misiles antiaéreos Rif-M y Shtil-1 y un centenar y medio de misiles antisubmarinos y antibuques.

Con todo, los contratos más voluminosos fueron suscritos con Venezuela. Este país sudamericano compró cuatro cazas multifuncionales Su-30MK2, dieciocho helicópteros (seis Mi-17B-5, tres Mi-172, ocho Mi-35 y uno Mi-26T) y una planta para la fabricación de fusiles Kalashnikov AK-101 y AK-104.
También vale mencionar los 29 sistemas coheteriles antiaéreos Tor-M1 de corto alcance suministrados a Irán, y los dos cazas MiG-29SMT entregados a Argelia. Estos y otros contratos habían sido firmados desafiando la presión de Washington y las sanciones impuestas por el Departamento norteamericano de Estado a las compañías que cooperan con 'Rosoboronexport'.

Desde luego, Moscú no piensa obedecer todo lo que digan allende el océano. En definitiva, no son más que manifestaciones de la enconada lucha competitiva en el mercado mundial de armamento.

Pese a los evidentes éxitos en el comercio de las armas, Rusia no es líder de ese mercado ni mucho menos. El número uno es EE UU, que había vendido armas por $11,552 mil millones en 2005 (todavía no hay datos oficiales para 2006) sin contar los ingresos por los repuestos y servicios. En la tercera posición se encuentra Francia, seguida de Gran Bretaña, Alemania e Israel. Éste último no sólo vende armas sino también ofrece sistemas de apoyo de combate, como equipos de reconocimiento y de comunicación, dispositivos de señalamiento de objetivos, instrumentos de navegación y servicios de modernización de material bélico, o sea, todo lo que tiene carácter intelectual y a menudo cuesta más que las propias armas de fuego.

Rusia por ahora anda rezagada en ese aspecto, pero los esfuerzos que emprende el Gobierno permiten esperar que dicho atraso será superado y el excelente armamento con la marca 'Hecho en Rusia' también contará con los mencionados sistemas de apoyo de combate. Claro, con la marca 'Hecho en Rusia'.

____________________

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris