Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Crítica de cine  

'The river king': Cine con escarcha

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
miércoles, 11 de julio de 2007, 23:19 h (CET)
Edward Burns saltó a la fama cuando su película Los Hermanos McMullen se alzó con el Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance de 1995. El éxito repentino hizo que su nombre apareciera a menudo asociado con la etiqueta “el nuevo Woody Allen”, simplemente porque dirigía, escribía e interpretaba sus propias películas y porque hablaba de problemas tan aburridos y solipsistas como los habituales del veterano director (por cierto, ya podía Woody Allen haber escogido otra localización y otros actores para su próxima película, pues con Barcelona como escenario y el tándem Bardem-Cruz como cabeza de cartel el resto del cine español, que necesita presencia en los medios con mucha más urgencia que Allen, queda condenado al ostracismo mediático por una buena temporada).

Pero a lo que íbamos: Edward Burns es un tipo anodino cuya labor artística no ofende al gusto o a la inteligencia (como ocurre, por ejemplo, con la de Ben Affleck), y por eso mismo cualquier película protagonizada o dirigida por él se contagia irremediablemente de su insulsez de igual modo que los críticos insulsos nos contagiamos de las opiniones insulsas de otros críticos insulsos. Pura ley de vida. Con esto no quiero decir que The River King, peliculilla estrenada directamente en DVD en Estados Unidos con Nick Willing (Fotografiando Hadas), tras las cámaras, sea una película execrable sino que se trata de un film tan correcto, tan rectilíneo, que te lo tragas sin darte apenas cuenta de ello, con lo que difícilmente lo puedes execrar.

La cosa va de un agente de policía traumatizado por uno de esos “oscuros secretos del pasado” que siempre salen en las sinopsis de los DVDs y de su dificultosa investigación de un crimen también oscuro, secreto, y de carátula de DVD. Todo en mitad de un pueblecillo nevado estilo Fargo. Por supuesto, el policía es el único de todo el pueblo al que le interesa resolver el misterio, incluyendo en dicho pueblo al espectador, que conforme avanza la acción, rutinaria y aburrida como pocas, siente unas ganas incontenibles de pegarse un atracón de series televisivas norteamericanas, hoy por hoy, lo mejor del panorama audiovisual.

Para disimular un poco la falta de personalidad del conjunto, Willing añade unas cuantas gotas de sucesos sobrenaturales también fláccidos y alguna que otra sorpresa de guión que no lo es tanto pero que al menos tiene sentido. Nunca pensé que diría esto, pero para ver cosas tan sosainas como The River King prefiero que reserven las salas cinematográficas de nuestro país para bochornos patrios estilo ¡Ja me maaten! Al menos, éstos despiertan algún tipo de emoción.

Noticias relacionadas

La cara oculta de los Oscar: así son de rentables

Las estrellas nominadas a mejor actor ganan un 20% más en su siguiente papel

Cinco películas inspiradoras en la lucha contra el cáncer y su papel en la psicooncología

Ver películas que abordan el cáncer desde un punto de vista positivo resulta beneficioso para los pacientes y sus allegados

Por qué la película 'Roma' desconcierta al público masculino

Estrenada por Netflix en diciembre

La Muestra de Cine de Lanzarote clausuró su octava edición con casi 1.700 asistentes

'La imagen que te faltaba', de Donal Foreman, obtuvo el Premio a Mejor Película, tras una innovadora deliberación pública

La película 'Le temps des égarés' de Virginie Sauveur gana el Premio a Mejor Película en el Zoom Festival

Attila Szász obtiene el Premio a Mejor Dirección por 'Örök tél'
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris