Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Una defensa in extremis

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 11 de marzo de 2007, 06:38 h (CET)
Estimo que es imprescindible que quede meridianamente claro ante la ciudadanía –la que ha de manifestarse y la que no piensa hacerlo –, cuales son los motivos de la manifestación del próximo sábado día diez de Marzo. Son muchas las cortinas de humo que se han esparcido, con la intención de deslegitimizar este acto contra la reducción de penas al etarra De Juana Chaos. No se trata, como muchos están empeñados en argumentar, de negar la legalidad de la medida; pero si de dejar patente que, el Ejecutivo –que ha sido quien, en definitiva, a dictado la medida (luego refrendada por un juez) –, ha escogido, de entre las alternativas legales posibles, la que más ha favorecido al irrascible sujeto.

El propio señor Zapatero, nuestro particular mister Been, no ha tenido empacho en lanzar, en el Senado, una batería de mentiras destinadas a desviar la atención de los españoles hacia otras cuestiones, como recriminarle al PP que hubiera puesto en libertad a etarras que no habían cumplido, íntegras, sus condenas. Claro que sus argumentos van destinados a iletrados y personas sin cultura, que ignoran la legislación que estaba vigente antes de la reforma del Código Penal de 1973. Conviene, al respeto, saber que fue el Gobierno del PP el que sostuvo la iniciativa de endurecer las penas por los delitos de terrorismo y que el PSOE se opuso a ello en diez ocasiones.¡Señor Zapatero recuerde que una de estas veces fue usted mismo quien se negó a ello!

Si se excarcelaron presos de ETA, sin cumplir íntegramente sus condenas, no se debió a otra cosa que, en el antiguo CP, existía la redención de penas por el trabajo y otros beneficios penitenciales que no distinguían si los beneficiarios eran terroristas o presos comunes. El señor Zapatero, arteramente, se ha olvidado de mencionar esta circunstancia cuando se ha lanzado, a tumba abierta, contra el PP. Tampoco se le ha ocurrido aclarar que, cuando un reo no se arrepiente de sus delitos, hace gala de no haberse redimido y profiere amenazas contra los jueces, tampoco tiene derecho a beneficiarse de tales prebendas.

Dicho esto, conviene dejar patentes los motivos que han llevado al PP a llamar a la ciudadanía a manifestarse en contra de la humillante claudicación ante el chantaje del etarra De Juna Chaos. No en contra del Tribunal Supremo; no en contra de las medidas penitenciarias; pero sí contra la innoble sumisión del Gobierno que no ha sabido mantenerse firme, como lo hicieron los anteriores Ejecutivos, cuando el etarra le ha desafiado. Su huelga de hambre – nada parecida a la del miembro del GRAPO al que, por cierto, se le dejó que falleciera, sin que a nadie se le ocurriera reciminar al Gobierno su decisión – ha demostrado el “talento “ que se gasta nuestro Presidente.. Basta comparar las dos fotografías – la del Grapo y la de De Juana Chaos – para ver la diferencia abismal entre el estado de ambos. Al lado del cadavérico aspecto del miembro del GRAPO. la imagen del etarra es la de un Tarzán ¡y esto que ha batido el recod de superviviencia sin comer: 144 días!¡ A otro con este hueso!

Lo que ocurre es que, esta vez, el señor Zapatero, arrastrado por su ímpetu pasional, se olvidó de la más elemental prudencia cuando dijo:”No estamos ante la primera vez que un Gobierno cede ante un chantaje de ETA…” O sea, que el subconsciente del Presidente le jugó una mala pasada. Reconoció que, en esta ocasión, sí hubo cesión del Gobierno ante ETA; ya era hora de que lo admitiera; ya no se trata de que los malpensados lo supusiéramos; ya no se trata de que la Oposición se lo inventara, sino que ahora el propio Zapatero lo reconoce paladinamente. Hay que decir que no le ha importado mentir cuando afirmó que no era la primera vez que tal aberración ocurría. En todo el tiempo de nuestra malparada democracia, nunca, nunca repito, un Gobierno español (ni el del señor González) había cedido ante las presiones de ETA. El señor Zapatero ha tenido el dudoso privilegio de ser el primer y único Presidente que se ha rendido al órdago de un criminal, sin que se le cayera la cara de vergüenza. Por cierto, el recién liberado etarra está como un rey instalado en el hospital, debidamente protegido (no vigilado) por la Ertzainza; desde allí, como si se tratara de un gran Pachá, escoge de la lista de visitas a las que quiere recibir; se vanagloria de su gesta e imparte instrucciones a sus sicarios como si se tratase de un general en campaña. Todo ello ante la vista de sus atónitos vigilantes. ¿Y este individuo era quien, según los médicos, estaba a punto de diñarla! Me pregunto: ¿si ya se encuentra tan recuperado, por qué no se le hace regresar a la cárcel para que acabe de cumplir su condena?, Si cesó la causa que dio lugar a la medida de gracia, ¿a qué viene prolongarla? Si Zapatero consiguiera que su nariz recobrara el tamaño normal, después de su demostración de desfachatez ante el Senado, creo que le convendría irse preparando para buscar una excusa con la que zafarse de las consecuencias de la magna (no me cabe la más mínima duda de que lo será) manifestación del sábado. Creo que será la prueba más dura por la que deberá pasar desde que se instaló, para desgracia de los españoles, en la Moncloa.No se extrañen que mire a otro lado y nos quiera hacer creer que sólo se han manifestado unos pocos fascistas de la extrema derecha. ¡Ay, Pepiño, Pepiño – pequeño Pepito Grillo– cuánto trabajo te queda y cuántas mentiras nos tendrás que contar para salir de este apuro!

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris