Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Pocos cambios en 2000 años

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 10 de marzo de 2007, 10:07 h (CET)
Es curioso como a veces, el transcurrir de los años (aunque sean decenas de cientos) no cambia lo fundamental, la esencia del ser humano, el núcleo de la célula, aquello que, seguramente fue el origen de la famosa frase: “lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible”

No se pierda usted lo que escribía “un tal Aristofanes”, hace ya unos añitos (muchos, se lo aseguro) y deténgase a pensar si no parece escrito ayer mismo:

“Un viejo, el cual tenía un hijo, percatándose de que a los malvados les van bien las cosas de inmediato y que los hombres honrados no tienen suerte en la vida, entra en un templo para preguntarle a su Dios, si ha de criar a su hijo con prudencia y enseñarle a comportarse como él, de forma honrada o como un malvado, ya que por entonces (y por ahora) estos últimos, eran hombres de éxito.

De un tiempo a esta parte, la televisión se empeña en darnos a conocer personas variadas, generalmente jóvenes, con empuje y atrevimiento, que acceden al salón de nuestras casas, utilizando siempre atajos, importándoles un carajo el currículo, o quizás precisamente por eso…”si no tenemos currículo, hagámonos famosos con las armas que poseemos” y yo me pregunto si realmente serán ellas y ellos culpables de algo. Mi conclusión es que no. Los culpables, en todo caso serán los siguientes eslabones en la cadena… o la empresa que compra sus “servicios” o el consumidor, que después de haber comprado un libro, porque figura en la lista de best seller, lo deja en la estantería, para ver a un ex guardia civil que chorizaba a los camioneros “in situ” , que se caso con la hija de una trabajadora, que se lió con una fotógrafo, que a su vez conocía a una señorita de jóvenes y turgentes pechos, que se pasó ella solita por el arco del triunfo a toda la plantilla de un equipo real, en menos de una semana y que cuando en algún programa se la pone en algún apuro, ella dice: “Papa, llama…” y es ahí donde pienso yo que este hombre, en su momento habrá pensado… ¿para que voy a ir al templo a preguntar a Dios?...mira niña, tu espabílate, armalas muy gordas (y si no te lo inventas) cobra cuanto mas mejor antes de los cuarenta, que cuando las tetas se caen, todo es mas difícil. Y como estos personajes…tropecientos.

El Banderas hispano, decía hace unos días en el programa de Quintero, que no hace tanto tiempo, la gente que salía por la tele, era porque destacaban en su trabajo y como consecuencia de ello, eran noticia (bueno Antoñito, tampoco generalicemos) pero si, que algo de razón lleva y que ahora cualquier cosa vale (incluida la tele) para ser famoso.

Así que, tal y como están las cosas piensen ustedes que educación darle a sus hijos, porque al paso que vamos, algunos tienen cada vez las cosas mas claras. Y es que como digo, esto ha existido siempre o ¿acaso no recuerdan ustedes a aquel compañero o compañera que mientras que ustedes estudiaban los exámenes, ellos se hacían chuletas kilométricas o simplemente “echaban el reojo” a su examen? Pues eso… o estudiantes u ojeadores. Decídanlo pronto , porque va a ser fundamental para sus vidas y esos caminos, se cogen en plena adolescencia.

En la contraportada del libro de Aristofanes (Pluto), sentencia:

“Nos hallamos ante una comedia de utopía y diremos que utópico es QUE LAS PERSONAS HONRADAS, SEAN RICAS, porque el tópico exige que ricos, sean solo…¡los canallas!”… no seré yo quien añada nada mas. Hasta otra.

Noticias relacionadas

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XI)

​Quedamos ayer en que el lector repasaría los puntos 14 y 15 de la carta del prelado del Opus Dei de 2 de octubre de 2011 y hoy los comentaríamos

Honradez

Las noticias del mundo político, laboral, económico o comercial, parece que están reñidas con la honradez

Inmigración, solidaridad y generosidad

La solidaridad no se puede confundir con la generosidad

Cataluña, sin el 155, vuelta al caos anterior

Hemos entrado en una situación de trauma nacional
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris