Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar  

Familia española 2006

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 8 de marzo de 2007, 11:42 h (CET)
El Instituto de Política Familiar ha hecho público su informe sobre la Evolución de la familia en España durante el 2006, cuyos datos muestran que continúan una serie de aspectos negativos que la hacen cada vez más vulnerable y desprotegida.

La evolución de la población española ha tenido un aumento espectacular en los últimos años, se ha llegado a casi cuarenta y cinco millones de personas debido al boom de la emigración y no al escaso crecimiento natural que sólo representa el 8,5%, del cual el 70% se debe a la población emigrante y sólo el 30% a la española. La emigración representa unos cuatro millones de personas en su mayoría jóvenes. Casi el 80% en edad laboral.

Mientras tanto la población española es cada vez más vieja, con un incremento espectacular de los mayores de 65 años, cerca de siete millones y medio, de los que casi dos millones tienen mas de 80 años y un descenso vertiginoso de los menores de 14 años. En el año 1981 los menores de 14 años eran 9.624.624 y en 2005 se han reducido a 6.265.153, es decir nuestra población joven se ha reducido en tres millones y medio, aunque en realidad serían más de cuatro millones si no se hubiera producido el aumento de la emigración. La pirámide poblacional está prácticamente invertida.

Cada vez nacen menos niños y se tienen más tarde, a los 31 años, y el repunte actual se debe exclusivamente a la población emigrante. La tasa de reposición está fijada en 2,1 hijos por mujer y en la actualidad tenemos 1,34, ocupando el último lugar de la Unión Europea, cuya media está en 1.53. A pesar de ello el número de abortos crece de forma imparable, unos cien mil cada año, El aborto es la primera causa de defunción en España sin que se haga nada por evitar esta sangría, sino al contrario, cada vez se dan mayores facilidades para abortar.

El número de matrimonios también desciende, pues aunque en cifras absolutas se mantiene la de unos 200.000 anuales, dado el incremento total de la población está descendiendo en términos relativos. Estos matrimonios se realizan cada vez con mayor edad, más de 30 años para los varones y más de 25 para las mujeres. Va aumentado el porcentaje de matrimonios que se realizan por lo civil, cuatro de cada diez. También se internacionaliza ya que uno de cada siete matrimonios, tiene un cónyuge extranjero. Las rupturas matrimoniales alcanzan la cifra escalofriante de 408 matrimonios rotos cada día que ya afectan a 1.750.000 niños. Cada vez puede obtenerse el divorcio con mayor facilidad sin que haya ninguna política de prevención. Han descendido vertiginosamente las separaciones con un aumento simultáneo de los divorcios.

Un dato preocupante es el aumento constante de la natalidad extramatrimonial que ya es del 26,5%, es decir uno de cada cuatro.

Se está produciendo un vaciamiento acelerado de los hogares españoles, en los que están desapareciendo los que tenía más de cinco miembros, al tiempo que aumentan los hogares solitarios. Uno de cada siete es de una sola persona y el promedio es de menos de tres personas por hogar.

Las políticas familiares a través de organismos adecuados, dotaciones presupuestarias, planes, medidas y leyes en España son deplorables. Mientras que ocho países europeos tienen un Ministerio de la Familia, en España la familia ocupa un escalón de cuarto nivel, la Subdirección General de Familias, dando escasa relevancia a esta institución. Las prestaciones sociales representan en el conjunto de la Unión Europea el 28% del PIB mientras que en España solo representa el 19%, la más baja de la UE, junto con Irlanda. De estas prestaciones sociales España es la que menos dedica a la familia ya que sólo dedica a prestaciones familiares el 0,5% del PIB. A estas prestaciones, además de reducidas y limitadas, solo pueden acceder un escaso número de personas, mientras que en la mayor parte de la Unión Europea pueden acceder todas las familias sin límites. El Impuesto de la Renta no favorece a la familia ya que tiene un marcado carácter individualista y resultan penalizadas las familias con hijos y un solo perceptor de rentas.

Las 20 recomendaciones que hace el Instituto de Política Familiar, como final de su informe, son las mismas que hizo el año anterior, lo que indica la nula atención del Gobierno a la familia o, quizás con más exactitud, la decidida actuación del mismo con medidas contrarias a estas mismas recomendaciones, como por ejemplo aquellas que en lugar de reconocer el derecho de los padres a la educación de sus hijos, lo cercenan con la imposición autoritaria de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, de un laicismo militante, y la eliminación de la religión en la enseñanza.

Recomiendo a todos los que estén interesados en la familia que consulten este informe en la página web del Instituto de Política Familiar.

Noticias relacionadas

En la cumbre de la ONU sobre cambio climático, la juventud es la que indica el camino

Este encuentro se llama “COP24”

Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Doctrina Estrada: paradigma eclipsado del siglo XXI

​Tal como se esperaba, el 1 de diciembre, tomo posesión de su cargo el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Hundertwasser. El hacedor de paraísos irracionales

Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

El catálogo de promesas incumplidas

J. García
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris