Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Bushire: Obra interminable

Piotr Goncharov
Redacción
jueves, 8 de marzo de 2007, 21:22 h (CET)
El 8 de enero de 1995, en Teherán, fue firmado el contrato de concluir la construcción del primer bloque de la electronuclear en Bushire.

Rusia se comprometió a suministrar el reactor de agua ligera, el combustible nuclear para éste y preparar especialistas iraníes. De entonces a esta parte, la central electronuclear de Bushire acapara detenida atención de EE UU y la UE que con anterioridad a la Revolución Islámica en Irán (febrero de 1979) tenían relación directa con esa obra. Francia, Alemania y EE UU fueron iniciadores y ejecutores del proyecto de la electronuclear en Bushire. Pero la revolución interrumpió sus actividades.

En Rusia mucha gente conoce la palabra “Bushire”. Para unos “Bushire” simboliza la confianza exclusiva que Irán profesa a Rusia. Para otros, desde hace mucho, “Bushire” es el sinónimo de un culebrón con el inevitable happy end. Pero éste no ha dejado de traer dolor de cabeza a Moscú.

En realidad, hace tiempo que el proyecto de la electronuclear en Bushire que construye el Atomostroiexport ruso, rebasó el marco de relaciones bilaterales y de puro negocio. Ya en el proceso de elaboración de la resolución 1737 relativa al programa nuclear iraní (aprobada el 23 de diciembre del año pasado), Rusia fue blanco de críticas, ya que “se oponía al endurecimiento de las sanciones contra Irán” que podrían afectar sus intereses relacionados con la construcción de la electronuclear en Bushire. Entretanto, ahora, desde el punto de vista de beneficios líquidos y teniendo en cuenta el carácter “cumplidor” de la parte iraní, para Rusia sería más provechoso revender ese contrato.

La planta electronuclear de Bushire es objeto de “especulaciones” para EE UU, la UE y propio Irán, y sería ingenuo creer que Moscú esté al margen de ese juego. Baste recordar que el rotativo parisino “Le Monde” (fue el primero en reprochar a Moscú de “oponerse al endurecimiento de las sanciones contra Irán”) mucho antes expresó inquietudes de que Teherán chantajeara a Moscú valiéndose de la electronuclear de Bushire, que Rusia, temiendo perder el ventajoso contrato, se dejara llevar de la rienda por la parte iraní. La respuesta de Moscú descolló por su carácter singular. Cuando Teherán intentó valerse de la devolución de residuos nucleares (la parte rusa lo adelantó como condición indispensable de la construcción de la electronuclear), Rusia declaró que las obras en Bushire se llevan a cabo bajo el control de la OIEA y que la capital rusa “no ve obstáculos” para continuar la cooperación. En aquel entonces fueron resueltos todos los problemas relativos a la repatriación de residuos nucleares y a las inquietudes de “Le Monde”.

Ahora la situación es distinta. Durante su visita a Teherán realizada en el pasado mes de diciembre, el jefe de la Agencia Federal de Energía Atómica, Sergei Kirienko, advirtió de forma perentoria a la parte iraní que la terminación de las obras de la electronuclear depende directamente del financiamiento, dicho con más precisión, de la capacidad de Teherán de superar el subfinanciamiento de las labores previstas por el contrato que devino crónico.

No obstante, a trancas y barrancas, “Bushire” entró en su fase final. Según declaró la compañía “Atomstroiexport”, en marzo de 2007 comenzarán suministros de combustible nuclear; en septiembre, la puesta física en explotación de la electronuclear, y en noviembre, la energética. Con motivo del próximo comienzo de suministros de combustible nuclear, Bushire acapara todas las miradas. Moscú se mantiene en sus posiciones anteriores respecto a la solución del problema nuclear. Para la capital de Rusia la OIEA sigue siendo la autoridad máxima en lo referente a la No Proliferación del Arma Nuclear.

Está claro que en esta situación Moscú no tiene que darse prisa con el cumplimiento de lo acordado en materia de suministros de combustible nuclear. No se sabe aún cómo podrá ser el desenlace del culebrón internacional “Bushire”.

____________________

Piotr Goncharov, RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris