Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

'Admiro a todos aquellos que llevan años esperando una oportunidad y no desfallecen'

Mariano Peña, actor
Redacción
sábado, 13 de octubre de 2007, 12:08 h (CET)
Nacido en Huelva, Mariano Peña es actor de teatro, de cine y de televisión, además de doblador. Ha participado en series de gran éxito como 'Compañeros', 'Hospital central', 'Un paso dealnte' y 'Los Serrano', y actualmente representa el papel de 'Mauricio' en la serie de Telecinco 'Aída'. Su última película es 'La noche de los girasoles', ópera prima del director Jorge Sánchez-Cabezudo, estrenada en 2006. Y actualmente se encuentra de gira con la obra de teatro 'La madre vigila de tus sueños'. Mariano, actor desde los 18 años, se encuentra en un gran momento en su carrera tras recibir hace semanas el premio al mejor actor secundario de la unión de actores por su papel en la serie 'Aída'.




Mariano Peña.


David Camín Martínez / Siglo XXI

Hablemos de la serie ‘Aída’. ¿Cómo vive usted el personaje de ‘Mauricio’ en su día a día? ¿Le apetecía hacer este tipo de género?

Mauricio es un personaje que tiene muchos matices. A primera vista sólo ves a un señor fascista, racista y homófobo, pero si profundizas un poco te encuentras con un hombre solo, con gran dependencia de la madre, con dificultades para encontrar pareja y que se esconde en la prepotenciaencia para no dejar al descubierto todas sus carencias. Y sí, tenía muchas ganas de hacer comedia. Además nunca había hecho TELEVISIÓN-TEATRO, o sea, grabar una serie con público en el plató, tras varios días de ensayo.

¿Qué evolución ha tenido el personaje desde el primer episodio?

Mauricio empezó colaborando y apoyando algunas tramas y últimamente está teniendo las suyas propias

¿Qué cambiaría usted de él?

Si cambiara algo de él, dejaría de ser Mauricio. El personaje está muy bien escrito y dibujado; es perfectamente reconocible por el telespectador, ¿quién conoce a algún Mauricio... un vecino, un tío, un amigo de su padre? Mauricio es así.

¿En qué se diferencia a ‘Mauricio’?

Pues creo que en casi todo. Mauricio es totalmente opuesto a mí. Eso es lo maravilloso de esta profesión; te permite “robar“ vidas, sentimientos, circunstancias... ajenas a ti y, al menos temporalmente, sentirlas como propias, hacerlas tuyas.

La serie ‘Aida’ ha sido y está siendo un gran éxito en televisión. ¿Se lo esperaba?

Bueno, venía muy bien avalada por “7 VIDAS”. Evidentemente al estar arropada por el mismo equipo, ofrecía muy buenos augurios, aunque en este tipo de trabajos, hasta que no “descorres el telón” no sabes cual va a ser su suerte. Por otro lado, no hay que olvidar que el público es el que tiene la última palabra

¿Cómo lleva la popularidad de la serie? ¿Le gusta verse los domingos en la tele?

Pues esto de la popularidad es como el cerdo de los chinos: ”Agridulce”. A veces, te hace gracia y otras no tanto. De momento he de reconocer que, afortunadamente, no me he sentido agresivamente acosado. Intento ver los capítulos, porque así aprendo y corrijo errores, pero no crea que disfruto mucho, porque la mayoría de las veces no me encuentro totalmente satisfecho con el resultado. En esta profesión siempre estás aprendiendo, siempre hay cosas que corregir...

¿Qué tal con sus compañeros de reparto? ¿Alguna anécdota destacable?

Nos vemos todos los días y durante muchas horas, como una familia... o incluso más que algunas familias. Sinceramente, hasta ahora no ha habido ninguna mala experiencia a destacar, la relación es estupenda y creo que eso se nota en el resultado. Raro es el día que no nos besamos todos los compañeros al llegar al trabajo, ya digo: casi o más que una familia. ¿Anécdota?... No sé... Bueno, mi nombre real (Mariano) es muy parecido al del personaje (Mauricio) y en más de una ocasión ha habido que cortar la grabación porque los compañeros me ha llamado “Mariano”. Recuerdo una vez que Aída (Carmen Machi) me llamó “Mauriciano”.

Hace poco pudimos verle en la película ‘La noche de los girasoles’. ¿Cómo calificaría la película y la experiencia?

La película me parece estupenda. Y si tenemos en cuenta que es una ópera prima más aún. Hacía tiempo que no leía o veía una pieza de suspense que consiguiera su objetivo de una manera tan magistral. En cuanto a la experiencia, nunca me había sentido tan integrado en un grupo y en un proyecto, teniendo un papel tan pequeño (con el que sueles tener dos, tres sesiones y ya te encuentras con una gente que lleva trabajando junta muchas semanas). Es cierto, desde el primer día me sentí como en casa. Indudablemente eso fue posible, sobre todo, gracias a la impecable labor del “ padre de criatura”, Jorge Sánchez Cabezudo.

¿Es el tipo de cine qué le gusta hacer?

El tipo de cine que me gusta hacer es cualquiera en el que trabaje con la sensación de que estoy haciendo un buen trabajo, de que el director tiene clarísimo lo que quiere (de mi personaje y de su película), de que desde el más insignificante decorado hasta el último actor de reparto estén delicadamente y concienzudamente elegidos, que el guión sea apasionante y donde se trate al actor famoso y al desconocido con el mismo respeto.

¿Cómo calificaría el cine español?

Creo que vamos creciendo y madurando poco a poco. Evidentemente, nos queda mucho por aprender, pero también hay grandes aciertos.

¿Cuál podría ser la solución para que tuviera más taquilla y repercusión?

No tengo la menor idea. Soy bastante torpe en esto de la promoción y el marketing.

Nació en Huelva y se fue a Sevilla a estudiar arte dramático. ¿Cómo descubrió que lo suyo era interpretar?

Pues lo he dicho muchas veces, creo que empecé a ser actor en el vientre de mi madre. Recuerdo que de pequeño, cuando jugaba a vaqueros, a policías, a “Viaje al fondo del mar” a “Tierra de gigantes”... y reproducíamos lo que habíamos visto en la tele, la imaginación se me disparaba, me trasladaba a esos mundos y vivía ese “simulacro” como real . Yo no sabía que ese juego que tanto me entusiasmaba tenía un nombre: TEATRO.

¿Cómo empezó en esto?

Pues cuando ya descubrí que aquello que me entusiasmaba se llamaba “Teatro”, me dije: “quiero ser actor”. Pero claro, yo vivía en un pueblo (Manzanilla-Huelva). ”¿Cómo y donde se estudiaba eso”. Poco a poco fui informándome, escribía mis obrillas, ya una vez en el internado, por supuesto, me apunté a esa actividad... Hasta que llegó el momento de decidir carrera. Evidentemente Arte Dramático. Mis padres, me dijeron: “vale, vale, Arte Dramático eso lo sabíamos... ¿y qué más?... Además debes estudiar alguna carrera -con título- para cubrirte las espaldas. Esta carrera es muy inestable y no siempre ni todos pueden comer de ella”. Así que hice Bellas Artes, (yo pintaba desde pequeño) a la vez que Arte Dramático. Luego vinieron mis escarceos en grupos de teatro... después algunos montajes con el CAT (Centro Andaluz de Teatro), 130 capítulos de “ARRAYÁN”, por supuesto el bendito “PADRE CORAJE”, apariciones como reparto y episódico en cine y muchas en TV... hasta hoy en AÍDA.

Ha realizado muchísimos doblajes de todo tipo. ¿Seguirá realizando este tipo de trabajo?

He hecho mucho, muchísimo doblaje en Sevilla. Pero desde que me vine a Madrid no he vuelto a hacer nada en este campo, la serie no me deja mucho tiempo libre y aquí nadie me conoce como doblador. Aunque no me importaría poner mi voz a algún personaje en una peli de dibujos (eso que últimamente está tan de moda).

¿Cómo es Mariano Peña en su vida real y cuáles son sus hobbies?

Pues una persona normal y corriente. Me gusta el trabajo bien hecho, la puntualidad, divertirme con los amigos, dibujar, ir al cine, al teatro, soy bastante responsable, parezco serio... pero cuando me relajo soy un poco payaso... Creo que soy buena gente.

¿En qué actuación se ha sentido más identificado con su personalidad?

Pues sinceramente no ha habido ninguna en la que haya pensado “¡joder! Este personaje es igual que yo”. Aunque en todos, siempre pones algo de tí. Todos tenemos, en mayor o menor grado, una parcela agresiva, o tierna, o envidiosa, o ilusa... Basta con ver lo que te pide ese personaje y potenciar esa faceta.

¿A quién admira dentro de la profesión? ¿Y fuera?

Dentro, a todos los que desarrollan esta profesión con rigor, maestría y logran emocionarme con su trabajo (prefiero no dar nombres). Y por supuesto a todos aquellos que llevan años y años esperando una oportunidad para conseguir su sueño y no desfallecen ni abandonan. Y fuera, igualmente.

¿Cree qué en las escuelas de arte dramático se aprende más que trabajando?

Creo que en las escuelas se aprende, y trabajando se aprende... más. Indudablemente, el movimiento se demuestra andando, pero pienso que es fundamental tener una base.

¿Qué es lo que más le gusta y le llena de esta profesión?

Pues lo he dicho antes. Encarnar vidas y personajes de lo mas variado. Hoy eres un pobre hombre, mañana un peligroso asesino, pasado un político corrupto...

¿Qué le falta por hacer?

¡Uf! Muchísimas cosas... aprender inglés, informática... un buen personaje en cine... muchas cosas. Aunque con lo que va llegando me doy por satisfecho, no me quejo, la vida se está portando bien.

¿Con quién le gustaría trabajar?

Con Amenábar.

¿Cuál es el secreto para sobrevivir en la profesión de actor?

No hay secretos. Tiene que apasionarte... y esperar ese golpe de suerte.

Me gustaría saber cómo vive su entorno que usted sea popular. ¿Cambia la vida de uno cuando sale en la tele?

Les parece divertido y los más íntimos se emocionan. En lo único que ha cambiado mi vida es en que me reconocen por la calle (y lo que eso conlleva), pero sigo haciendo exactamente las mismas cosas que antes.

Entre usted y yo. Cine, tele o teatro, ¿Con qué se queda?

Pues no sabría decirte... los tres tienen sus luces y sus sombras. Dejémoslo en que me gustaría trabajar un año en cada cosa y vuelta a empezar.

Noticias relacionadas

Conociendo a ... José María Gasalla

"El ser humano no está hecho para estar equivocandose constantemente. "

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris