Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Pandemia   Mascarillas   Salvador Illa  

El IVA de las mascarillas

Todos los países de la Unión Europea fueron bajando el IVA de las mascarillas, incluso algunos lo dejaron al 0 ℅
Jesús  Salamanca
jueves, 19 de noviembre de 2020, 11:50 h (CET)

Han pasado varias semanas desde que ‘Marisu’ Montero, ministra de la Hacienda Pública --conocida como “metralleta” por su nerviosismo descontrolado en la forma de expresarse-- empezó a estudiar el precio del IVA de las mascarillas. Fiel a su fama de mentirosa –muy al estilo de su jefe, Pedro ‘Plagio’—insistía allá por el mes de octubre en que era el reglamento europeo el que prohibía bajar el IVA de las mascarillas.


En ningún momento informó que, ya en el mes de abril de este mismo año, la Unión Europea había contactado con los Estados miembros e iba a sancionar a ninguno por bajar el IVA ante las especiales circunstancias que se estaban viviendo con la pandemia, así como porque en algunos de ellos eran obligatorias; es decir, un artículo de primera necesidad. No entiendo cómo puede haber gente tan mentirosa, tan cínica y tan hipócrita: como ministra debería dar ejemplo, incluso aprender a ponerse correctamente la mascarilla.


La cuestión del IVA han estado estudiándola desde abril, según ella, lo que demuestra que no la estudiaron cuando tenían que haberlo hecho. ¡Vaya ‘choni’ que nos ha tocado como ministra en la rifa! Posiblemente sepa mucho de medicina, como licenciada en Medicina y Cirugía que es, pero de economía deja mucho que desear. Ni siquiera daba una a derechas cuando era joven, siempre asesorada por su cura rojo, Manolo, y ahora sigue sin hacerlo.


La economía no es su fuerte. Ahí están los andaluces para darme la razón; su gestión fue nefasta y dañina en muchos aspectos, pero fundamentalmente para las economías familiares y en la aplicación de ley de transmisiones y donaciones en esa comunidad, llegando muchos andaluces a verse obligados a renunciar a las herencias de sus padres por no poder pagar a la Hacienda regional y, mientras eso sucedía, en otras comunidades de España existía un elevado importe exento, lo que permitía a los hijos gestionar las herencias recibidas.


Todos los países de la Unión Europea fueron bajando el IVA de las mascarillas, incluso algunos lo dejaron al 0 ℅. Este Gobierno de tan maligno recuerdo por los miles de muertos que lleva a sus espaldas y por su abandono de funciones en las residencias de ancianos todavía se autocalifica de social, pero hasta hace dos días ha mantenido el IVA del 21℅ en las mascarillas (artículo de lujo) dañando a los más desfavorecidos y a toda la clase media, ya mermada por las políticas mediocres del socialcomunismo parasitario. Parece que somos europeos para subir el sueldo al batallón de asesores que aconsejan a los dañinos ministros y vicepresidentes, pero no lo somos para gastar con sentido común los dineros públicos.


Con otros gobiernos por un ‘quítame de ahí esa paja’ se montaba una huelga y manifestaciones a tutiplén, ahora --con los sindicatos sectarios de clase bien cebados-- cada uno que salga por donde pueda o por Antequera. Algunos del Gobierno ni siquiera han sabido sujetar una familia… ¿Y van a gestionar u organizar un ministerio? ¿Nos hemos vueltos enajenados, majaretas, lunáticos o vesánicos? Si no hubieran sentido el soplo en el cogote con la rebaja del IVA, estoy seguro que hubieran rebajado el IVA cuando dejaran de ser de uso obligatorio.


No me sorprende que un buen amigo inglés, reportero de guerra, me preguntara en agosto: “¿Vuestro Gobierno se mantiene solo a alfalfa?”. Al indicarle que no entendía la expresión, me contestó: “Cada vez actúa con menos criterio y más embrutecido, cual borrico. Es como un burro viejo que lleva varios días sin salir de la cuadra y, cuando lo sueltan, sale dando coces a todo, sin ton ni son”. Lo cierto es que el ejemplo me cuadró perfectamente para aplicárselo a este Gobierno.

El Gobierno central ha demostrado una brutal descoordinación en casi todos los asuntos de interés.


En el caso del IVA de las mascarillas, tenía que haberlo explicado el ministro de Consumo, que para eso cobra un sueldo público inmerecido y sobredimensionado. ¡Desde abril cobrando un 21% de IVA, cuando ya no estaba obligado a ello! Eso supone 1.500M de euros, según los expertos; casi tanto como la subida de sueldo a los asesores y demás tropa de los ministerios: pueden marcharse tranquilos a su casa que la historia sólo se acordará de ellos para tacharlos de incompetentes. Recuerden a Fernando Simón y a Salvador Illa (“Salvadorilla”), por poner dos ejemplos muy conocidos.


Miedo me da cuando descubran que con esa rebaja del IVA dejarán de ingresar un buen montón de euros diarios. Si bien nunca estudiaron el IVA, como decía la “metralleta” de la Hacienda Pública, ya verán cómo ahora sí estudian la forma de subirnos algún impuesto para compensar esos milloncejos; máxime tras rebajarnos Bruselas millones por todas partes. Y no les digo cuando se entere el Gobierno ‘bichavito’ de la postura política de Polonia y Hungría y de cómo se lo van a hacer sudar a España. De momento que vayan quitando 26.000M de los Presupuestos Generales del Estado porque no llegarán en 2021.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Traspasar, reprobar, suspender, o aguantar al madrileño Pedro Sánchez

El Gobierno de coalición se ha comprometido con ERC, de momento aunque puede que haya algún otro compromiso, a tratar de forzar a la CAM para que suba sus impuestos

El mundo no puede ser una cárcel

“Volvamos a ser personas de sueños. Movilicémonos a la acción, a la cooperación y al compromiso. La cuestión es de voluntad”

Menos iluminación y más luces

En estos últimos días se han podido escuchar comentarios sobre las “pocas luces” de algunos malagueños que comparto

Demos las gracias a los trabajadores y alimentos a quienes pasan hambre

La pandemia nos confina a todos a la par, aunque nos obligue a estar separados, y deja al descubierto el racismo sistémico, la desigualdad creciente y los defectos fundamentales de nuestro sistema de gobierno

Las buenas personas

Casada con la pluma y el papel
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris