Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

A los socialistas les duele su propia medicina

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 7 de marzo de 2007, 11:40 h (CET)
Dicen que no hay peor cuña que la de la misma madera. El anuncio del señor Rajoy de que el PP tenía intención de convocar una manifestación para protestar contra la concesión de prisión atenuada al terrorista De Juana Chaos, ha levantado ampollas entre la mesnada de los socialistas que ven como, por primera vez, los populares acuden a una manifestación para enfrentarse a una decisión del Ejecutivo del señor Zapatero. No pueden llegar a asimilar que sus adversarios políticos utilicen una medio de protesta que ellos estaban convencidos que era de su exclusiva propiedad, vamos, que poco menos que lo tenían patentado. De ahí la feroz reacción de todo el clan, empezando por Pepiño Blanco, que se ha visto obligado a contraatacar sin apenas tener tiempo para reorganizarse después del impacto que su disparatada decisión ha causado en una gran parte de la opinión pública.

Si la Vicepresidenta balbuceó un conato de explicación basada en que se había actuado siguiendo “escrupulosamente la Ley”; no es menos cierto que tuvo que reconocer que la medida era difícil de entender. Yo le diría que no es que sea difícil de entender, es que no hay quien entienda que un gobierno democrático pueda ceder de una manera más vil ante un chantaje semejante. No parece tampoco que fuera tan “escrupulosa” la actuación de los Servicios Penitenciarios que trasladaron al recluso de módulo para que se beneficiara de una Junta de Tratamiento Penitenciario más 'benévola'. En cualquier caso, fue por orden del Presidente que se le aplicó la medida más favorable al preso y con esto deberá apechugar por mucho que quiera evitar las consecuencias de su patochada.

No deben de extrañarse de la inciativa ni tampoco deben intentar la maniobra de achacar al PP el intentar arrimarse a la 'extrema derecha'; truco del que se valen para desligitimizar la iniciativa popular; porque lo que sucede en realidad, es que en el Parlamento 'lugar donde se deberían dilucidar las distintas posiciones de los representantes de la soberanía nacional' las izquierdas se han confabulado para abortar cualquier inciativa del PP, así como para impedirle que pueda debatir los temas que les interesan a los ciudadanos. Ante una situación como esta no le cabe otro recurso que sacar a sus adeptos a la calle para que, lo que no se pueda debatir en los escaños del Parlamento, se le de a conocer a la ciudadanía a través del clamor popular.

Hubiera sido un gran error de Rajoy no atender a lo que le vienen pidiendo los simpatizantes del PP desde hace ya muchos meses. Las manifestaciones convocadas por el Foro de Ermua o por los de la AVT han dado la medida de hasta que punto ha calado en la sociedad el sentimiento de rechazo a esta política pactista, dialogante y entreguista del Gobierno con respecto a ETA. Las personas de bien se han dado cuenta de que se pueden expresar en la calle ' sin alborotos, insultos y sin causar destrozos '; no como lo venían haciendo las izquierdas ' alborotando, insultando y rompiéndo todo lo que se ponía a su alcance ' para dar rienda suelta a sus sentimientos. ¿No se manifestaron las izquierdas contra lo del Prestige? o ¿no lo hicieron contra la guerra de Irak?, ¿no llamaron a Aznar asesino, traidor y vendido a Bush?, ¿no se manifestaron contra el PP el día antes de las elecciones? Pues ahora que no se quejen y que se preparen a paladear el bebedizo que ellos dieron a beber a sus adversarios. ¿Qué es amargo? Bueno, pero es una buena cura de humildad para aquellos que se creían que eran ellos solos los que podían tomar las calles.

Y no se empeñen ahora, que le ven las orejas al lobo, en querernos dorar la píldora con explicaciones amañadas, argumentos retorcidos (de estos que tanto le gustan al señor Rubalcaba que, por cierto, los recita con cara de profesor de secundaria dando una lección a sus alumnos) o descalificando la actitud de la Oposición, cuando han sido ellos los que se han mostrado inabordables cada vez que se les ha ofrecido la mano.¡ No, señor Zapatero, ya vale de martingalas! Ha llegado el momento en que se deba enfrentar a las consecuencias de sus actos y esto debe suceder de una manera palpable, incuestionable y directa, lejos de toda manipulación de sus medios de comunicación afines; donde la ciudadanía pueda contemplarlo directamente sin pasar por el tamiz de su censura mediática. No sabemos cuales son sus intenciones; no podemos leer en su pensamiento lo que tiene dispuesto para España; no llegamos a vislumbrar a dónde le lleva su revanchismo histórico; pero mucho nos tememos que nada de lo que tiene proyectado sea bueno ni para España ni para los españoles ni para nuestros descendientes. Usted recibió un país próspero, sin graves problemas y unido, ahora pretende dejarlo dividido y con los ciudadanos enfrentados. ¡No nos gusta usted, señor Zapatero!

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris