Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

'La referencialidad es un elemento más de mis novelas'

José Ángel Mañas, escritor
Redacción
sábado, 13 de octubre de 2007, 12:08 h (CET)
¿Quién no ha leído las novelas de José Ángel Mañas?, ¿quién no ha disfrutado hasta más allá del extremo con sus temerarios personajes?, ¿qué escritor joven no ha querido ser Mañas? Como sabemos, este escritor madrileño es la mejor muestra que cuando hay talento y formación la buena literatura es la que termina ganando, con él el tan maltratado realismo sucio sigue tan fuerte como vigente. Mañas es autor de las releídas Historias del Kronen, Ciudad rayada, Mensaka, Soy un escritor frustrado, Sonko95, Mundo burbuja y Caso Karen. En esta entrevista el influyente escritor nos hace un recuento de sus comienzos, sus inquietudes y sus gustos.




José Ángel Mañas


Gabriel Ruiz-Ortega / Siglo XXI

Tu última novela, Caso karen, recoge mucho del ámbito editorial español.

Digamos que lo más real son el mundo y los personajes. Luego he fantaseado, colocándolos en situaciones que me parecían interesantes para sacarles el máximo jugo psicológico.

Pero también a tus novelas se les ha dado una lectura sociológica.

En absoluto. La referencialidad es un elemento más de mis novelas. Lo primordial, sin embargo, es la literatura… de ficción. Lo matizo porque la buena ficción y la buena literatura no siempre van de la mano. Balzac, Galdós, Dostoievski….

Historias del Kronen, ¿cómo la ves a más de diez años de haber sido publicada?

Es una novela que me sigue gustando. La hojeo con bastante frecuencia, y siempre con la idea de encontrarme con una decepción. Pero sorprendentemente –lo digo porque tenía 23 años cuando la publiqué-, el texto sigue aguantando esas relecturas.

¿Te mareó la fama?

Una fama tan temprana me perturbó, como le habría ocurrido a cualquiera. Tardé un años en volver a tocar tierra.

¿Cuál es tu punto de partida al escribir una novela?

Un grupo de personajes en un mundo que conozca. Tengo que tener muy claro cómo son y las relaciones que mantienen entre sí. En cuanto eso está perfilado, entonces me lanzo a imaginar qué les podría pasar, y busco las anécdotas adecuadas.

¿Y tu método de trabajo?

Curro mucho. Demasiado. Pero los momentos de inspiración siempre están ahí. Son momentos en los que sientes que, de pronto, vuelas en vez de correr, y que en un día haces el trabajo de una semana. Pero hay que estar al pie del cañón, y con la técnica preparada, para merecerlos. Los esquemas previos también son importantes.

¿Cómo ves a la literatura española actual? Me gustaría saber qué piensas de la novela Cuando la noche obliga de Montero Glez.

Como siempre. Los de siempre, y alguno más. Lo que más me gusta, de entre lo que hacen mis contemporáneos españoles, son los diarios de Trapiello y los aforismos de Roger Wolfe. Cuando la noche obliga es de las novelas españolas que más me han gustado, en lo que a prosa se refiere, de las que he leído en los últimos años. Quizás eche en falta, por mis a prioris estilísticos, algo más de diálogo y de dramatización, pero estilísticamente es muy buena.

Digamos, con los que te sientas más a gusto.

Pero, de sentirme a gusto, tanto en lo humano como en lo técnico, escogería a Aldecoa y a Delibes.

¿Cuán difícil es mantener la honestidad creativa en un mundo editorial que impone ciertos tópicos?

No es cuestión de honestidad; sale lo que sale. Yo he probado técnicas diferentes, pero, en general, a lo largo de mis primeras siete novelas es verdad que me he mantenido bastante coherente en el fondo, y, sobre todo, muy fiel a mi universo realista.

Se dan casos en algunos escritores que deciden explorar temáticas diferentes a las ya recorridas.

Me gustaría dar un salto a un universo paralelo, no sé si de historia o de fantasía. Supongo que tengo necesidad de cambiar, aunque sea una concesión al Zeit-Geist o a la moda. Pero sé que no será más que un paréntesis, una traición momentánea al realismo, para luego volver y continuar con la expansión de mi mundo madrileño-hispánico.

Noticias relacionadas

Conociendo a ... José María Gasalla

"El ser humano no está hecho para estar equivocandose constantemente. "

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris