Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Crítica Disco   -   Sección:   Revista-musica

Pure Reason Revolution - "The Dark Third" (InsideOut Music,2006) / Rock Progresivo

J.M. Vilches Alonso
Redacción
miércoles, 28 de febrero de 2007, 23:00 h (CET)



Portada


Curioso trabajo el que nos ocupa. Etiquetado como rock progresivo de cara a las tiendas, es éste un álbum que –recurriendo al tópico- no parece ser fácilmente clasificable. Pure Reason Revolution es una banda que tiene en su haber tan sólo dos discos y tres singles, pero goza de una madurez impropia de una banda con tan escasa trayectoria.

“The Dark Third” puede ser su perfecta carta de presentación hacia un público mayoritario, seguramente aficionados a Pink Floyd, Porcupine Tree, Tiles, Rush o Spock’s Beard. En éste álbum predominan las melodías vocales y no tanto el desempeño de las destrezas técnicas de sus músicos, al menos al estilo Petrucci y amigos. Aquí, el folk y el pop de voces pausadas y evocadoras se mezclan de forma natural con el rock más elaborado y la infinita herencia de los pasajes extraños y espaciales de Pink Floyd. Para los más aventurados incluso podríamos encontrar reminiscencias de Ray Lynch y Philipp Glass en los momentos en los que predominan los sintetizadores, pero también quizás del Hard Rock de los 80 en las partes más guitarreras.

Casi una hora repartida en nueve cortes que se suceden con naturalidad tanteando diversos terrenos musicales sin caer en la monotonía ni en copia vulgar. “Goshen’s remains” es un tema que tiene uno de los estribillos más pegadizos y poperos que se puedan escuchar en un disco en el que uno podría esperar encontrarse enrevesadas melodías, complicados ritmos y armonías disonantes. Pero no, lo que encontramos son melodías muy accesibles y voces suaves, masculina y femenina, pero muy lejos del tradicional uso de estas voces en plan “bella y bestia”. Y encontramos también pasaje electrónicos que recordarían a bandas como Conjure One, Synaesthesia o Sleepthief si no fuera por las guitarras eléctricas que siempre acaban por aparecer, a veces aportando la fuerza de la que carece el comienzo del tema, como en el tercer corte “Apprentice Of The Universe”, y a veces con riffs enormemente rockeros, como en “The Twyncyn/Trembling Willows”.

Un trabajo muy ecléctico y elaborado que no parece ceñirse a etiquetas ni a públicos concretos. Desde luego con cortes que superan los 10 minutos seguramente no consigan llegar a las más altas coptas de ventas y de popularidad, pero probablemente ganarán una notable cantidad de seguidores si continúan haciendo como en éste trabajo buenos temas. Por reseñar algunos, podríamos decir “The Bright Ambassordors of Morning” y “Voices in winter”, aunque es un disco de esos que les das al “play” y cuando termina vuelves a ponerlo. Muy recomendable tanto para fanáticos de Dream Theater –que descubrirán otra forma de hacer rock progresivo- como para aquellos que ya hayan escuchado cualquiera de las bandas mencionadas. Un gran trabajo para una banda que promete mucho y aún da más en este “The Dark Third”.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris