Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

En un vagón del Metro

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 4 de marzo de 2007, 09:13 h (CET)
En un vagón de Metro, en cualquier vagón de Metro, se pueden hacer algunas cosas además de viajar o trasladarse de una zona a otra.

Por ejemplo, se puede leer para aprovechar el tiempo de una manera culta; qué gusto entonces utilizar un transporte público que te anime o te “obligue” a leer novelas y novelas interminables que te dejan con la miel en la boca entre cada capítulo o estación, o incluso cuentos y poesía que te hagan descubrir la esencia del lenguaje literario.

Pero también se pueden observar a los que contigo viajan, a tu lado, con miradas disimuladas de reojo y resabio, como quien no desea saber nada de su compañero de viaje pero que intenta adivinarlo todo a cada miradita.

Y, por supuesto, se puede hablar, aunque eso en las grandes ciudades es cada vez más improbable por el aislamiento urbano que nos devora, podríamos hablar con tu compañero de asiento o puede que hablar con la mirada al viajero de la puerta del fondo que, mira por dónde, también te mira a hurtadillas inconscientemente.

Y hasta se podría tocar una guitarra o una flauta o cualquier instrumento para pedir la gorra, y vender lotería, y hasta se podría...

Pero desde ahora en un vagón del Metro madrileño se pueden hacer más cosas, sobre todo si viaja en un gran camión a Torralba de Calatrava y allí queda instalado por medio de una grúa en el centro de una Plaza, y esto es así desde que ha sido transformado en la primera ludoteca de este pequeño pueblo castellano.

A partir de ahora se podrá también jugar, cantar, hacer teatro, dibujar y contar cuentos, y por supuesto leer, porque la mitad del vagón será convertido igualmente en biblioteca para neolectores y primeros lectores.

Por todo lo cual, entrar en este vagón de Metro transformado para los niños y niñas de hasta 10 años puede ser un viaje interminable de sorpresas, un muñeco tententieso gigante les dará la bienvenida, podrán encontrarse asientos blanditos con forma de vaca o fresa o con sillas multiposiciones de colores, es decir, sillas que son mesas, mesas que son butacas, o estanterías que se convierten en vagones de metro de juguete para depositar muchos más juguetes, y por supuesto libros, bastantes libros por todas partes, dejando un especial huequecito para los cuentos y libros sobre trenes.

Pero además en este peculiar vagón hay letras vocales gigantes encima del techo, figuras de animales y fotos de trenes, y juegos de todo tipo: pelotas, campanas, muñecos étnicos internacionales, xilófonos, teatro de guiñol, pelotas con cascabeles, mantitas para jugar y una tortuga gigante que corre detrás de una mariquita también gigante y muy blandita.

Hoy en día, cuando precisamente los trenes y vagones no gozan de muy buena prensa por los casos de terrorismo, que uno de estos vagones sea rescatado y anclado en un parque de un pueblo para crear juego y futuro, puede ser cuando menos tiernamente interesante porque además es crear ilusión para pequeños y grandes.

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris