Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

¡Traidores!

Antonio Álvarez
Antonio Álvarez
sábado, 3 de marzo de 2007, 23:44 h (CET)
Pau Gasol no merece una afición desleal como la de los Memphis Grizzlies. Los abucheos en contra del ala-pivot español son indignos de una hinchada seria de la NBA. Y es que el de Sant Boi ha recibido en los últimos tiempos desaprobaciones en todos sus fallos en el FedExForum por parte de una afición que se comporta como un niño rico y caprichoso.

Pau Gasol ha hecho mucho por los Memphis y no son justos esos pitos, ni tampoco ser tratado como una muñeca de trapo por parte del propietario de la franquicia, Michael Hesley, un egoísta y egocéntrico hombre de negocios que no busca más que enriquecerse a costa de las ilusiones de los demás. Hesley dijo que los contactos con los Chicago Bulls estuvieron muy avanzados. Sin embargo, John Paxson, “general manager” de los “toros”, negó, tras cerrarse el mercado de fichajes, tal afirmación.

Por lo que, si a la frustración de seguir en el peor equipo de la liga, le sumamos esos abucheos, nos encontraremos con que el estado anímico de Gasol debe estar más que tocado. Pero como el español es todo un profesional, sigue dando la cara en todos los partidos, tanto en casa como fuera, y no ha bajado ni un ápice su nivel, con guarismos que casi siempre alcanzan el doble-doble –ya van 17 esta temporada-.

No pretendo achacar a Hesley que no haya traspasado al catalán a otro equipo, porque uno del los posibles destinos era Boston, donde los Celtics están también en una deplorable situación deportiva -15 ganados por 43 perdidos-. De modo que no me parece del todo desacertada la decisión de que Gasol continúe en Memphis, dado que la mala temporada del equipo le permitirá obtener unos de las primeras plazas en el draft, del que dicen puede ser el mejor de los últimos años –con Greg Oden y Kevin Durant-.

El problema recae en que en los planes del señor Hesley no está el de hacer de los Grizzlies un equipo ganador, sino el de intentar vender la franquicia al primero que ponga un cheque en blanco encima de su mesa -como apunto estuvo de hacer no hace mucho-. Y contra eso es difícil luchar.

Gasol tiene ya 27 años y sus sueños de alzarse con un anillo de campeón se desvanecen como el paso de los minutos tras la aguja del reloj. Por lo que se hace casi imperioso recalar en una franquicia con un buen proyecto y aspiraciones reales al título final. Queda mucho hasta junio, cuando se abrirá de nuevo el mercado de fichajes, pero no hay que dormirse porque al que madruga Dios le ayuda.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris