Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

O comes o a la calle

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 3 de marzo de 2007, 10:05 h (CET)
Bien señores, lo que todos nos barruntábamos que iba a ocurrir parece que, por fin, se va a producir. Aunque a quien le corresponde decidir sobre la forma en la que el preso De Juana Chaos debe cumplir el resto de la condena que se le ha impuesto, es al ministerio del Interior, a través de Instituciones Penitenciarias; ha quedado evidenciado que quién ha decidido que el etarra acabase de cumplir su sentencia en su propio domicilio, en situación de libertad vigilada, ha sido, como no podía ser menos, el señor Zapatero ' previa deliberación con la señora De la Vega y el novel ministro de Justicia señor Fernández Bermejo '. La justificación: el peligro de una muerte inminente del miembro de ETA a causa de su voluntaria huelga de hambre.

Si recopilamos un poco la historia de esta inenarrable locura nos daremos cuenta de que un personaje que, quién sabe por que insanas motivaciones, asesinó a veinticinco personas inocentes, veinticinco ciudadanos cuya única culpa fue estar en el lugar y el momento inoportunos para que un monstruo sin conciencia se cebase en ellos, privándoles del más preciado don que pude tener una persona: la vida; puede salir en unos pocos años de chirona y volver a pasearse por las calles para humillación y oprobio de los familiares de sus víctimas.

La Justicia actuó y se le condenó a varios miles de años de prisión (en otros paises menos compasivos con los criminales les hubieran condenado a la silla eléctrica o a la horca) que, en virtud de la bondad de nuestro ordenamiento jurídico, pudo conseguir que se le quedasen en unos exiguos y escandalosos veinticinco años; lo que para cualquier ciudadano decente con un mínimo de sensibilidad, que crea que los crímenes se han de purgar, le puede parecer el colmo de la injusticia, en la España democrática parece que no.

Como el mozo no se conformó con el saldo de condena que le tocó cumplir, no tuvo inconveniente en decir que se alegraba de lo que había hecho, que le divertía ver los lloros de los familiares de sus víctimas y que de arrepentimento nada de nada. Para más INRI se dedicó a escribir artículos desde la cárcel amenazando a los jueces de muerte. En el juicio que se le hizo, por amenazas, se comportó como lo que es: un truhán. Dio patadas contra los vidrios de protección, se enfrentó a los jueces, se vanaglorió de su condición de etarra; vaya, para que decir, demostró a todo aquel que se quiso enterar (digo que a quien se quiso enterar no a los que prefirieron ignorarlo) que continuaba tan esquizofrénico como el día en que ingresó en prisión.

Pero, señores, se da la circunstancia que nuestro Presidente, el señor Zapatero, está negociando con ETA; que, no sabemos por qué circunstancia ETA le tiene atrapado por los cataplines y por eso tiene miedo de que se le solivanten; que ETA le dijo que sin la libertad de De Juana Chaos nada de diálogo, porque el indómito etarra había iniciado una huelga de hambre (alquien afirma que con jamón dulce y yogours). Hete aquí que el fiscal, que había pedido noventa años por las amenazas del inculpado, se siente magnánimo y los rebaja a doce y, por si esto fuera poco, decide que pueden ser tres, ¡de noventa años a tres!, la cosa tiene sus perendengues, ¿no? Algunos vieron la mano negra del señor Pumpido detrás de esta vertiginosa bajada y otros al Rasputín del gobierno socialista, el señor Rubalcaba, ¡vaya usted a saber! El tribunal ha dictado sentencia de que sean tres y no voy a ser yo quien lo critique; al parecer la argumentación ha sido que las amenazas no fueron hechas en su calidad de terrorista, sino que, como otra persona cualquiera, en fin, un inocente angelito,¡pues muy bien, allá cada cual con su conciencia!

Sin embargo, no acaba aquí el culebrón. Vean que, por si no tuviéramos bastante, el etarra decide continuar con su huelga de hambre para presionar a Zapatero. Aclaremos un punto: un hombre que dicen que ha estado 114 días sin sustentarse nada más que con agua y alimentación asistida, al que los médicos consideran muy grave, y ahora resulta que tiene fuerzas para arrancarse el tubo de la alimentación, hacer el gesto de amenaza con el puño cerrado y ¡maravíllense ustedes!, se encuentra con ánimos para juguetear con su novia en la cama, como cualquier mozalbete bien alimentado, ¡esto no es un moribundo esto es un verdadero Tarzán! Pues, así y todo, como a los de ETA no les basta y quieren redondear su victoria sobre el Estado, le exigen que se libere a su pupilo y, vean hasta que punto llega el grado de sumisión de nuestro Gobierno que, por orden del mismísimo Zapatero, se le va a mandar a casa, espero que bien abrigado para que no se constipe. Supongo que a esto le llama Zapatero “negociar con ETA” yo lo llamaría simplemente pasar por las horcas caudinas de la entrega más ignominiosa de un país a los terroristas. De cualquier manera ya saben el resto de los criminales como salir pronto de la cárcel, ¡ unos días de dieta y,,, a la calle!

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris