Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

El fracaso de la cumbre tripartita

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 3 de marzo de 2007, 10:07 h (CET)
El lunes 19 se llevó a cabo en Jerusalén la cumbre tripartita entre Condoleeza Rice (Secretaria de Estado de EEUU), Ehud Olmert (Primer Ministro de Israel) y Mahmoud Abbas (Presidente de la Autoridad Nacional Palestina). Por primera vez desde Junio 2003 los líderes de Israel y Palestina buscaban un compromiso junto a una importante figura norteamericana. Sin embargo, el cónclave fue un fracaso pues no se pudo llegar a ningún acuerdo.

La forma en la cual la cumbre culminó fue muy indicativa. La Rice dio una conferencia de prensa donde habló sola y sin la compañía de Abbas u Olmert y por apenas 90 segundos sin permitir pregunta alguna. Allí ella señaló que ambas partes habían intercambiado sus puntos de vista sobre el futuro político y aceptaron realizar otra cumbre.

El pesimismo de la Secretaria de Estado quedó plasmado en una entrevista concedida al diario Al Ayam, de Ramala, donde dijo que «no cree posible la creación de un estado palestino durante el mandato» del presidente de EEUU, George W.Bush. Esto, aunque también recalcó «Pero yo sé que él (Bush) hará todo posible esfuerzo para llegar al establecimiento de un estado palestino».

¿Por qué fracasó la cumbre?
Los 3 líderes de la cumbre son figuras en caída. La actual administración norteamericana no viene ganando las guerras de Iraq y Afganistán mientras que a nivel interno se torna impopular y acaba de recibir una moción de la cámara de los representantes cuestionando el envío de más tropas a la Mesopotamia.

Olmert está en las encuestas por debajo de los halcones del Likud y pasa un gran descrédito debido al fracaso de la invasión al Líbano y por escándalos de corrupción. Abbas es el presidente palestino cuyo partido (Fatah) hace un año perdió las elecciones legislativas y el premierato, y que ahora ha debido aceptar entrar al gabinete presidido por sus rivales del Hamas.

Ninguna de los 3 tiene suficiente autoridad interna para moverse libremente. Israel exige que la Autoridad Palestina cumpla con 3 requisitos para poder avanzar: 1) reconocer a Israel; 2) renegar de la violencia; 3) asumir los compromisos pendientes. Esto es algo que también plantea el grupo de los cuatro (EEUU, UE, ONU y Rusia). Abbas, por más que está de acuerdo con ello, tiene un ‘gabinete de unidad nacional’ que está bajo la conducción de un premier del Hamas quien se opone a reconocer a lo que denominan como la ‘entidad sionista’, mantienen a un soldado israelí como rehén y acaban de justificar la bomba humana en Eilat del 29 de enero donde murieron 3 hebreos y un palestino suicida.

Abbas tiene que aceptar co-gobernar con Hamas pues este partido islamista tiene el 58% del parlamento palestino y, la otra alternativa, era la de producir una guerra civil. A inicios de Febrero Hamas y Fatah se reunieron en La Meca donde aceptaron parar su confrontación armada para ir a un gabinete conjunto donde Hamas acepta mantener los acuerdos diplomáticos de Fatah pero sin reconocer a Israel. Abbas espera que trabajando juntos podrá ir desafilando al radicalismo del Hamas, quien ahora está de acuerdo con una tregua ante Israel y que desde hace 2 años y medios no ha lanzado ningún atentado suicida.

Olmert ha decidido que su gobierno no ha de tener mayores contactos con la autoridad palestina hasta que ésta reconozca a Israel. Sin embargo, él ha declarado que “hay que mantener un canal de comunicación con los palestinos” y por eso la mantendrá con Abbas para coordinar acciones contra el terror y por los ciudadanos palestinos. Olmert no puede ir más lejos pues él está en capa caída y quien tiene la iniciativa es el ex premier Netanyahu quien es más popular que él y demanda una línea mas dura.

La cumbre no discutió cuales serían las fronteras o la capital del nuevo estado palestino pues EEUU exigía que el nuevo gobierno palestino aceptase las demandas del grupo de los cuatro, antes que el del radicalizado electorado palestino.

Incertidumbre y línea dura
Por el momento la línea que lleva Washington es hacia endurecer su política en Medio Oriente. Esta pasa por preparar un posible ataque contra instalaciones nucleares en Irán, golpear a fuerzas chiítas por-iraníes en Iraq y querer forzar al Hamas a abandonar su programa tan anti-sionista.

No se vislumbra ninguna posibilidad de acuerdo en el corto plazo, aunque la Rice podría cambiar de opinión depende como vea trabajar al nuevo gabinete palestino. Es esto lo que ella induce al declarar que «esperará a la formación del nuevo Ejecutivo de la ANP para tomar una decisión».

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris