Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Reportaje   -   Sección:   Revista-arte

VEO arte en la calle.

Francisco Martínez Guardiola
Redacción
viernes, 2 de marzo de 2007, 00:22 h (CET)
Un año más, y ya son cinco, Valencia acoge el festival VEO (València Escena Oberta) del 14 al 25 de febrero de 2007. Festival que nació con intención de hacer llegar las diferentes manifestaciones artísticas, teatro, música, danza, performance, a un público general. Eliminando las barreras, que suponen los espacios cerrados de las salas de exposiciones, teatros, u otros enclaves, en los que particularmente, algunos seguimos creyendo. A su vez, elimina también la barrera, que el propio individuo crea cuando piensa que el museo es un recinto de unos pocos, y lo hace contemplar con cierta distancia.

La gente que deambula, ajena por las calles de la ciudad, se puede ver envuelta e incluso, siendo participe de cualquiera de estas manifestaciones artísticas, que recorren por doquier las calles de Valencia. La idea que fundamenta la propuesta es bien clara, eliminar las barreras que suponen las unidades murarías de los museos, convencidos de que sus salas descontextualizan las piezas y se convierten en muchas ocasiones en cajas de zapatos, tan pequeñas para muchos, como elitista para otros.

Sorpresiva y a la vez arbitrariamente innovadora, a lo largo de estos días, Valencia asombra a visitantes y ciudadanos de a pie, haciéndoles formar parte de composiciones, que en muchas ocasiones han contemplado escépticos en una instalación artística, performance, fluxus o obra de un video-artista todavía poco conocido.

La propuesta, sienta las bases de la participación y de la interacción con los elementos que conforman aquella. Intentando sembrar intereses y nuevos conocimientos a un neófito espectador, que no acude al acontecimiento, sino al que se lleva forzosamente.

Todavía recuerdo, cuando en una conversación con Charles Simonds, Nueva York 1945, en enero del 2003, con motivo de su visita a España por la exposición que el IVAM realizaba de él, aludía a su costumbre de dejar en distintas ciudades, alguna pieza suya perdida entre los entresijos de sus calles. Era sorprendente escuchar a un artista como él, desdeñar al libre albedrío de la jungla urbana, algunas de sus obras. Más comprensible era, si conocemos el carácter efímero de sus piezas, realizadas casi en su totalidad, de arcilla rojiza, poco cocida. Simonds, buscaba un encuentro deliberadamente premeditado de sus piezas con toda la sociedad, y usaba para ello todos los espacios que conviniera oportunos.

Valencia, no fue una ciudad diferente para aquel experimento, que llevaba 30 años haciendo Simonds. En un recoveco de una de las calles de la Malvarrosa instaló una de sus obras. Durante unos días, estuvo allí, siendo observada por cualquiera que el azar condujera ante ella. Poco después, lamentablemente, desapareció.

Trasladar a la calle las diferentes manifestaciones artísticas, trae consigo una cantidad de problemas que hay que solventar o disfrazar con una organización exquisita, que no siempre existe. Sin olvidar, que el arte es un lenguaje, y la exposición de este, sin una fluida comunicación entre obra y espectador es absurda y no tiene ningún sentido. Normalmente, cuando no existe dicha comunicación y el espectador es forzado a observar, termina provocando un rechazo que sufre directamente la obra.

VEO, nace como una concepción del arte que pretende abandonar el puritanismo y conservadurismo en el que se ha instalado toda manifestación artística contemporánea. Pero su arriesgada propuesta, ha derivado un una transformación que se ha ido iniciando desde sus primerísimos años hasta hoy. Ha abandonado la apuesta masiva de teatro, danza y otras manifestaciones de carácter artístico en la calle para trasladarse a un mayor número de recintos privados, de carácter más hibrido, busca al ciudadano sorprendido y al espectador que es guiado por un interés más cultural, por igual. Convirtiendo el arte, o la manifestación derivada de este en algo prosaico.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris