Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-zonajoven

Etiquetas:   Mundo   -   Sección:   Revista-zonajoven

La mujer en China

Fátima Mohamad
Redacción
miércoles, 28 de febrero de 2007, 23:00 h (CET)
La mujer es maltratada, vejada, humillada y discriminada constantemente en gran parte del mundo. Si debemos destacar un lugar en el que esto es especialmente fragrante, ese es La República Popular China.

El nacimiento de una mujer allí es sinónimo de vergüenza, mala suerte. Esto, junto a la política de control de la población, explica que en este país sea muy superior el número de hombres al de mujeres.

Pero todos estos hechos tienen su origen en la concepción de la mujer en la cultura china y su intrínseca preferencia por tener hijos varones.
Un hijo varón asegura la continuación de la estirpe, no perder el apellido de la familia, la obtención de una dote en el momento de casamiento, y es el encargado de los ritos funerarios de los padres, así como del cuidado de los mismo hasta ese momento. Sin embargo, una mujer supone la perdida del linaje familiar y un desembolso cuantioso de una dote. Un proverbio chino dice “criar a una hija es cultivar un campo ajeno”.
Por todos estos motivos de todo arcaicos y preponderantes de una misoginia inaudita, en la que se hace una discriminación sistemática a favor del varón, el aborto selectivo se ha convertido en una práctica frecuente.
La mujer, si finalmente se le concede el derecho sustancial de todo ser humano al nacer, tendrá que soportar el descuido consciente por parte de sus padres. La relegarán a un segundo marginal puesto si posee hermanos en el momento de alimentarlas, de vacunarlas, de instruirlas…y si no perece en el intento de crecer (en este país las niñas tienen una tasa de mortalidad 28 % mayor que en lo niños) tendrá que enfrentarse a un mundo adulto machista que en sus planteamiento no contempla la igualdad entre sexos.

Prueba de todo lo mencionado es que en estos momentos China posee un mayor número de hombres que de mujeres, lo que atenta a la largo a plazo, la perdurabilidad de la raza china. Los estudiosos presagian que en 2010, más de un millón de chinos quedarán solteros cada año. El gobierno chino esta intentando adoptar medidas al respecto pero ni la prohibición de desvelar el sexo del niño ni de ejecutuar el aborto selectivo, así como promover una imagen de la mujer menos desgraciada que la actual, ha hecho que merme la condición de las féminas en este gigante asiático.

Esto no es más que la constatación de lo que ya presagió Amin Maalouf en su libro “El primer siglo después de Beatriz” y recogió en un artículo magistral para Le Monde Diplomatique de Isabelle Attané: “Si mañana los hombre y mujeres pudieran, con un método fácil, decidir el sexo de sus hijos, algunos pueblos elegirían sólo varones. Dejarían entonces de reproducirse y, a corto plazo, desaparecerían. El culto del macho, que hoy es una tara social, se convertiría entonces en un suicidio colectivo. Autogenocidio de los pueblos misóginos.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris