Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Se imagina un Parlamento virtual?

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 1 de marzo de 2007, 14:12 h (CET)
La intencionalidad socialista de generar una derecha radical no está obteniendo sus frutos, si bien le está dejando pelos en la gatera al conseguir desafección de una gran parte del electorado católico, provida o afecto al derecho natural. La ingenieria social practicada por las leyes Zapatero tienen por tanto sus frutos en cuanto a que dividen al partido de la oposición en Autonomías, Cámaras nacionales o europeas, con sólo ver el apoyo popular a excepción de Mayor Oreja al matrimonio "homosexual" y la oposición en el nacional a una ley que está recurrida en el Constitucional.

Apoyo en el Senado a la ley de Identidad sexual y a leyes discriminatorias e ineficaces como la llamada de Violencia de Género, entre otras, dice mucho de esta división entre los electos que enojan a estos electores. La ambición del político clasificado en las listas de partido obstaculizan la democracia más directa de la listas abiertas de partido. Listas abiertas que podrían atraer al partido proponente un buen porcentaje de votos, y que no atrae con las cabeceras de sus listas electorales o que incluso provocan la abstención. Unos electos populares podrían colocarse en el lugar de lo que llaman centro político y casar homosexuales, y otros podrán ejercitar una democracia cristiana acorde a una mayoría de sus votantes. Los socialistas podrán tener también a sus diputados no conformes con la actual deriva que lleva el partido, e incluso tener sus electos que defiendan a sus votantes católicos. Las leyes de ingeniería social que no se acomodan al hombre y a la sociedad son fracasos que suelen pagarse a medio y largo plazo, muchas veces con resultados de violencia que se pretenden atajar por la vía policial y penal. La ingeniería social no tiene el refrendo del pueblo al que los políticos de profesión no consideran maduro, contrariamente a lo que ocurre en los países europeos cuando se les llama a consultas en grandes temas sociales como el aborto, uniones homosexuales, etcétera. ¿Se imagina un parlamento virtual en que las leyes sean elaboradas por expertos juristas y votadas por el pueblo a través del voto electrónico?

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris