Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Estado de alarma   Nueva normalidad   Pandemia  

Estado de alarma o alarmante estado

El Estado ya es fallido. Hasta Pablo Casado fue abducido dentro del concierto socialcomunista: el círculo se ha completado
Jesús  Salamanca
jueves, 29 de octubre de 2020, 12:45 h (CET)

Los tribunales Superiores de Justicia hace tiempo que advirtieron que había un vacío legal en el ordenamiento jurídico español. De ahí que propusieran la necesidad de elaborar una ley orgánica que diera respuesta a la situación excepcional de la pandemia. Insisten los expertos en que este estado de alarma “no puede multiplicar por 3 el periodo máximo del estado de excepción y las prórrogas no pueden ser por más de 15 días”, recalcaba quien fuera vicepresidente del Tribunal Constitucional, Ramón Rodríguez Arribas. Esto ya empieza a ser una tomadura de pelo por parte del autoritario gobierno de Pedro Sánchez. El pueblo está obligado a parar este abuso, ya, sin más demora.

En esa misma opinión coinciden muchos otros especialistas y alguno lo llega a calificar de “estado de excepción aumentado”. Ya se hizo mal una vez y ahora se incurre en los mismos errores. “Las prórrogas de un plazo tienen que ser iguales o inferiores”, opina algún especialista y aprovecha a citar la ley 4/1981 que regula los estados de alarma, excepción y sitio. Está empeñado el presidente en dar de lado al Parlamento y parece como si le asustara tener que dar cuentas cada 15 días: sabe que ahora está protegido, pero no siempre será así y habrá que echar cuentas para ajustarlas, sobre todo por los miles de muertos que apesadumbran a la población española.

Tengo muy claro que jamás un presidente había alcanzado el tratamiento de “borde indecente” ni había hecho tanto daño en tan poco tiempo. A ello hay que añadir el ruin y esperpéntico colaboracionismo del Partido Popular, en un claro acto de desconcierto, temor al socialismo cainita, necio necesario y encendido súbdito. Ahora parece que sólo Vox queda en la oposición, siendo los demás claros apoyos, unos, colaboradores, otros, y veletas indefinidos, el resto. Ni que decir tiene que incluyo como sujetadores necesarios a independentistas, proterroristas, nacionalistas y decorativos miembros unitarios de “satrapías” uniprovinciales.

Ese apoyo incondicional de Pablo Casado debe ser fruto de su máster descafeinado o de sus faltas al “cole” los días de la explicación. La vergüenza se ha instalado en el Parlamento y parece que ya no hacen falta elecciones: el poder son ellos y los demás sobran. Pero tranquilos porque la ciudadanía volverá a tener la sartén por mango y no faltarán sartenazos en las urnas. Al tiempo.

Quienes advierten al presidente del error del estado de alarma sí son expertos juristas. No parece que lo sean quienes conforman el “comité chistoso” al que aludían Illa, Sánchez y Simón y que resultó ser inexistente. ¿No saben contar muertos empezando desde el primero y van a contar expertos? Hasta ahora solo hemos visto y presenciado torpeza, abuso, desidia y abandono a los más mayores: si con esas credenciales vuelven a salir en las urnas, entonces es que los españolitos no hemos aprendido nada y ya no mereceremos aprenderlo.

Nuestras casas ya son nuestras celdas. El paro aumenta en 400.000 personas desde marzo. Los ERTE siguen sin pagarse a más de la mitad de gente y en breve, y salvo actividades concretas, quienes no hayan vuelto a su empresa serán carne de paro de larga duración. La economía ya no funciona. El turismo y el sector servicios están destrozados. El Estado ya es fallido. Hasta Pablo Casado fue abducido dentro del acuerdo o concierto socialcomunista: el círculo se ha completado y ya está cerrado. Si esto que nos está sucediendo no es la toma del poder siguiendo el represivo manual marxista, se parece mucho, yo diría que demasiado.

Con oposición tan fiel, que no fiera, no hace falta más: ya pasan Casado y su gente del estado de alarma aprobado quincenalmente y están dispuestos a besar cuanto sea preciso por miedo, falta de perspectiva y abandono a la ciudadanía. Con esas premisas tendremos “sine die” esta absurda situación de alarma de la que se mofan en toda Europa: “¿Y España qué ha hecho durante la pandemia, salvo errar permanentemente en la gestión?”, preguntó Sanna Marin a Pedro Sánchez durante la Cumbre de presidentes. Si Aznar hablaba catalán en la intimidad, no quiero ni imaginar lo que harán estos “atropellacarros” sin luz y taquígrafos.

¡Qué desastre de desgobierno! ¡Cuánto calamidad nos ha caído encima! Hace dos meses, el presidente estaba tumbado al sol y tirándose a su Bartola, a la vez que incitaba a la ciudadanía a salir a la calles, disfrutar, gastar y ayudar a que la economía saliera adelante, como si nada hubiera sucedido. No tengo duda de que nuestros nefastos dirigentes, antes o después, “besarán” los Juzgados por el daño que han cometido, las mentiras que han atropado y la malversación permanente. Y si no fuera así, lo mejor será cerrar el país, apagar la luz y tirar los residuos al mar.

La conjunción socialcomunista del Gobierno actúa como los gobiernos dictatoriales aunque achaquen a otros su inconstitucionalidad. A poco que se ponga atención y se acerque el oído a la puerta se puede escucha cómo se acerca el “derecho de pernada”, el atropello de la ley, el aniquilamiento de los derechos fundamentales y el encarcelamiento de quien ose enfrentarse al irracional pensamiento único. ¿Y eran esos vencejos los que decían que nadie se quedaría atrás? ¡Joder, qué tropa!

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El mundo trasbalsado

Si se anda en las tinieblas no se puede encontrar el camino

¿Qué es para nosotros el Adviento?

Si en este tiempo de Adviento solo pensamos en pasarlo bien cuando llegue la Navidad, como cristianos no hemos entendido nada

Traspasar, reprobar, suspender, o aguantar al madrileño Pedro Sánchez

El Gobierno de coalición se ha comprometido con ERC, de momento aunque puede que haya algún otro compromiso, a tratar de forzar a la CAM para que suba sus impuestos

El mundo no puede ser una cárcel

“Volvamos a ser personas de sueños. Movilicémonos a la acción, a la cooperación y al compromiso. La cuestión es de voluntad”

Menos iluminación y más luces

En estos últimos días se han podido escuchar comentarios sobre las “pocas luces” de algunos malagueños que comparto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris