Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Aún quedan hombres libres

Raúl Tristán

miércoles, 28 de febrero de 2007, 11:11 h (CET)
Aún quedan hombres valientes, profesionales de altura, gentes que saben hacer su trabajo sin vender el alma al diablo.

Un periodista debería ser, ante todo, un hombre libre, sin ataduras, sin filias irracionales y sin fobias ilógicas. Un periodista debe dar a cada cual su merecido, según los hechos juzguen al ínclito.

Pero todavía hoy las sombras de la prepotencia se pasean tras la cortina del teatro político. Manos ocultas tras las bambalinas siguen ordenando a sus huestes y estas continúan obedeciendo, serviles, a esas mentes de enfermizas fijaciones, a los ofuscados autodestructivos sembradores de veneno, y dejándose manejar por manipuladores filofascistas o neoestalinistas de aviesas intenciones capaces de hundir en la miseria a quienes pretenden vivir con libertad de pensamiento y de expresión.

La España del PP o la España del PSOE, da igual, pues en ambos casos los hilos que mueven a las marionetas existen, están ahí, ya sean de alambre o de fina seda, en función de la habilidad y el disimulo del que sea capaz el cacique de turno.

Opinión pública maniquea, medios de comunicación dominados por arpías bajo contrato con fecha de caducidad, voces que escupen basura tan sólo hacia el lado del que no les sopla el viento, no sea que les salpiquen las heces de sus amos.

Manipulación por el poder visible, y censura de nuevo, censura por el poder en la oscuridad, el que todo lo maneja en silencio, sin hacerse notar.

Pero hay presencias a las que no es necesario ver para saber que están ahí: un tufo pestilente las persigue, dando fe de su paso por el lugar...

Va mi brindis por esos escasos, raros ejemplares, de profesionales libres, de profesionales de honor, que no se venden, que critican o alaban en función de la verdad, y no de aquello que les dictan desde los bajos fondos de esta política nuestra, que todo lo que toca lo mancilla.

No corren buenos tiempos para el librepensador, para el independiente, para aquel que osa desafiar al mundo. No corren buenos tiempos para la mente lúcida, despierta, que prefiere morirse de hambre a que el tirano le compre con un plato de lentejas. Las lentejas, que tienen mucho hierro, el mismo que tienen las esposas a las que, por aceptarlas te esclavizas, aherrojándote a los pies del amo, a las patas de sus perros, condenándote a ser semper fidelis so pena de retirarte el beneplácito, la bendición.

Va por ti, José María García.

Noticias relacionadas

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa

¿Tiene el Ejército opinión formada respecto a la insurrección separatista catalana?

“La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.” Albert Einstein

Marginalidad

Es un concepto que desde la perspectiva cultural deja de tener sentido

El cadáver desaparece

Pieza clave de un célebre crimen, el cadáver del supuesto asesino desapareció envuelto en un aura de misterio cinematográfico tras saberse que los hallazgos de su exhumación podrían probar su inocencia

Tertulia literaria, cuento y chascarrillos

“Cuando salí de la política, dije ahora es el momento”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris