Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Menos policías y más maestros

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 28 de febrero de 2007, 11:11 h (CET)
Dice el Psoe que nos va a poner un policía municipal en cada colegio para combatir la violencia y las drogas en el ámbito escolar. Es simplemente una de las muchas medidas facilonas y llamativas, propuestas de cara a ganar los votos de los más primarios en las próximas elecciones locales. El tradicional “Ya no saben qué inventar” viene muy a cuento en esta ocasión, a poco que les dejemos ya no sabrán qué ofertarnos. El PP ha hecho algo parecido con más de seiscientas medidas municipales, entre ellas proporcionar 3.000 € por cada nacimiento o adopción, que dan ganas de liarse a tener hijos sin más, con lo agradable que es “fabricarlos” y lo que cuesta luego educarlos, que es en realidad donde está el problema.

Permítanme dejar al PP para otra ocasión y hablemos de la medida de poner un policía en cada instituto o colegio. Instintivamente me recuerda a aquella otra de poner un policía nacional (Entonces se decía “policía armada”) delante de cada banco. No sirvió para nada y hubo que retirarla al cabo de cierto tiempo. Torpe demagogia barata, inservible y falaz, destinada nada más a que se hable de ella y entre unos y otros le vayamos haciendo la campaña al PSOE.

Es infinitamente más necesario, urgente, sano, educativo, conveniente, imprescindible y barato dotar a los centros educativos de aquellos instrumentos que se le arrebataron hace tiempo y que hacían innecesaria esta sociedad policial en la que se empeñan en meternos, cual si los socialistas fueran proclives a una sociedad autoritaria y militarizada. Esto suena a las peores películas de pandillas barriobajeras americanas, algo a lo que no queremos parecernos. ¿Lo siguiente será poner arcos detectores de metales en las entradas de los institutos?

Devuélvase a los claustros la autoridad que deberían tener, retórneseles la potestad de dirigir los estudios, la educación pero también la disciplina de sus alumnos, establézcase una carta de deberes y derechos muy clara y contundente y conocida por todos. Facilíteseles la toma rápida y eficaz de decisiones para fortalecer el derecho a la enseñanza de aquellos alumnos que desean aprender y que se ven abrumados y mortificados por sus peores compañeros, que hallan en la actual situación un divertidísimo parque de atracciones en el que disfrutar de las emociones que sus malas maneras y la falta de autoridad les proporcionan. Pero claro, confiar en la educación requiere un tiempo del que los políticos no disponen. Penita.

Y devuélvase a los profesores el respeto que siempre se les había tenido. Exíjaseles cuanto debamos exigirles, pero recordemos que encarnan la autoridad, el conocimiento y la profesionalidad. No olvidemos que son la llave imprescindible de un futuro mejor. Deberían esforzarse quienes dirigen nuestra sociedad en que ser maestro vuelva a ser una de las profesiones más dignas de la vida, no se debe ser maestro porque sea una salida fácil, o porque ser funcionario es algo a lo que todo ciudadano aspira. En la actualidad ser maestro es una de las profesiones socialmente más devaluadas, quizá como todo lo que representa autoridad o superioridad, algo que una sociedad igualitaria no acepta fácilmente. Ser maestro no es ser el pim-pam-pum de la inoperancia social.

Permítasenos a quienes nos dedicamos a esta antaño bendita profesión ejercerla con plena capacidad de responsabilidad y decisión. Y no harán falta más policías.

Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris