Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Custodia compartida

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
miércoles, 28 de febrero de 2007, 11:11 h (CET)
Parece que la ley está cambiando en lo referente a las desavenencias conyugales. La Audiencia Provincial de Barcelona ha dictado la primera sentencia de custodia compartida, tras la modificación del nuevo Código Civil, a unos padres que no se ponían de acuerdo en el bienestar de sus hijos.

Con el nuevo papel de la mujer en nuestra sociedad, que trabaja dentro y fuera de casa, el hombre –que sigue ayudando poco en las tareas domésticas- se ha implicado más en la educación de sus hijos. Es por ello que esta primera sentencia, que no será la última, es todo un avance en la igualdad entre hombres y mujeres, que hasta ahora en casi todas las separaciones los hijos se quedaban con la madre. Eso, justicia y egoísmos al margen, es casi siempre lo peor para unos niños que no tienen la culpa de nada.

Habrá quien opine que esta medida es incómoda o poco práctica. En este caso concreto, el padre y la madre viven en diferentes poblaciones y los hijos tendrán que vivir en dos casas diferentes, repartiéndose los días de la semana con ambos. ¿Afectará a la educación de los niños tantas dificultades? Probablemente el proceso de adaptación será complicado, pero una cosa está clara: mejor separados que mal avenidos. No hay mejor educación que ser consecuente con uno mismo, y con los demás. Seguro que cuando crezcan, sus hijos lo agradecerán.

Por otra parte esta noticia sonroja, una vez más, a todas aquellas personas que salieron a la calle a protestar contra los derechos otorgados a las parejas homosexuales. Se vuelve demostrar con esta inédita sentencia -y tras las recientes víctimas de la violencia machista en los últimos días- que el mal ejemplo y la preocupante educación de los niños no está condicionado por la opción sexual de sus padres, sino por su comportamiento fuera de la cama.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris