Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Yo firmé la ILP del matrimonio

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 27 de febrero de 2007, 14:26 h (CET)
Esta semana se votará la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que a iniciativa del Foro Español de la Familia (FEF), proponía la eliminación legal de la ambigüedad que se está transmitiendo a la sociedad sobre el matrimonio. Una verdad tan grande como un piano de cola es esta propuesta, en la que se define el matrimonio únicamente como la unión de un hombre y una mujer, del que serán fruto los hijos que con igual grandeza tendrán derecho a tener padre y madre.

Yo firmé esa ILP que ahora nos explica el vicepresidente del FEF, Benigno Blanco , por el que la mesa del Congreso se ha negado a que allí sea defendida por uno de los proponentes. Tamaña acción dice mucho del carácter democrático de los que en esta institución parece ser que representan al pueblo. Ante la negativa nos anuncia Benigno Blanco que la defensa la harán en la calle, en los aledaños del Congreso y la Carrera de San Jerónimo, que en realidad son una de tantas calles desde las que emanó la soberanía popular que la racionalidad recogió en las instituciones del Estado. La verdad del matrimonio que no se quiere debatir, es precisamente que sea por eso, que descubriendo a la mentira descubre a los que la cometen. Falsedad y mentira son puertas al totalitarismo. La iniciativa no es una propuesta baladí ya que surge como respuesta a la ingeniería social que el Gobierno y sus aliados está llevando legislativamente. Yo firmé esta Iniciativa y el que no se le permita defender de palabra a quienes confié mi firma, no tiene otro significado que ponerme una mordaza conjuntamente con los centenares de miles que la firmaron.

Si esta es la democracia deliberativa, que me borren. Creo más en la democracia que la tecnología permite que grandes cuestiones permitan ser votadas por cada uno de los ciudadanos. Creo en la democracia en el que la convivencia, la solidaridad, respeto a las personas, a la vida y los valores inculcados desde, por y para la familia, sean decididos por cada uno de nosotros; no por electos elegidos por listas cerradas de partidos que secuestran la auténtica democracia.

Noticias relacionadas

Control de armas en EE.UU.

Los estudiantes sobrevivientes de la masacre de Florida muestran el camino a seguir

Cuidadín, cuidadín

Cada vez cuesta más trabajo hablar o actuar sin correr el peligro de ser perseguido sañudamente por los vigilantes de lo políticamente correcto

A la calle sin motivo

El colectivo de profesores interinos de Asturias está formado por miles de trabajadores

¿Fútbol?

Esta semana, Bilbao se convertía en el nuevo escenario de batalla campal que enarbolan los equipos de fútbol. Su víctima —directa o indirecta—, Inocencio Alonso, ertzaina

La dudosa salud de nuestra democracia

¿Cuándo tendremos políticos que piensen en el bien común?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris