Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Ofensiva contra Teherán

Isaac Bigio
Isaac Bigio
martes, 27 de febrero de 2007, 10:31 h (CET)
Washington y Teherán marchan hacia una confrontación. EE.UU. ha acusado por primera vez a Irán de proporcionar ‘explosivos penetradores’ que han producido la muerte de 170 de sus soldados, mientras que han herido a otros 620 uniformados.

Pese a ello, el nuevo secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, ha dicho: “el presidente, la secretaria de Estado y yo hemos repetido que no tenemos la intención de atacar a Irán”. La posibilidad de que el Pentágono invada a Irán parece descartada. Esto debido a que tanto en Irak como en Afganistán los aliados se encuentran con dificultades librando una guerra que les viene ocasionando más contratiempos de lo pensado y que se torna cada vez más impopular en sus respectivas naciones; Londres difícilmente les seguiría en ello; e Irán es económica, militar, humana y estructuralmente más fuerte que Irak y Afganistán.

Sin embargo, es posible especular que Bush podría ordenar alguna forma de ataque preventivo contra fuerzas iraníes. Lo que acrecienta la hoguera es la determinación de Irán de proseguir con su programa de energía nuclear; el creciente radicalismo del presidente persa Mahmoud Ahmadinejad; la necesidad de Washington de contrapesar la influencia de los ayatolás en Irak, Líbano y Palestina; el hecho de que Washington ha encontrado en Irán una excusa para sus fracasos en Irak; y la posibilidad que tiene Bush de querer culminar su último bienio mostrando una actitud firme en cuestiones de seguridad.

El tono y los argumentos dados por EE.UU. para implicar a Irán con la resistencia antialiada en Irak traen a la memoria los antecedentes que justificaron la guerra en Irak. Si antes se lanzó la falsa tesis de que Bagdad poseía armas de destrucción masiva, ahora se crea un argumento en el que Teherán aparece proporcionando armamento antitanques a la insurgencia.

Los ‘explosivos penetradores’ que ahora denuncia el Pentágono son armas que han sido usadas en la segunda guerra mundial y que no son difíciles de adquirir en Irak, un país que ha librado cuatro guerras internacionales desde 1980.

La ofensiva contra Irán va de la mano de la nueva estrategia del general David Petraeus en Bagdad. Él está incrementando en 20.000 el número de uniformados estadounidenses en la capital iraquí. Su nuevo plan consiste en pasar de tener grandes bases que atacaban zonas enemigas para luego replegarse, a formar cuarteles en las zonas atacadas donde deberán mantenerse hasta limpiar la subversión.

La otra novedad de su ofensiva es que EE.UU. no sólo quiere atacar a los sunitas y Al Qaeda, sino también desarticular al ejército de Mahdi, la milicia chiíta de Muqtada al-Sadr que cuenta con 60.000 efectivos y con ministros y parlamentarios. Más de 500 milicianos han sido apresados y su líder al-Sadr estaría refugiado en Irán.

Si la ofensiva de Israel contra Hezbolá —el Partido de Dios de los chiítas pro-Irán en Líbano— fracasó, esta vez Washington busca recortar las alas persas en Irak, embistiendo contra los ‘sadristas’ y chocando con agentes iraníes.

Un recrudecimiento de la hostilidad podría conducir a un ataque preventivo estadounidense o israelí sobre las plantas nucleares de Irán. Se calcula que entre 18 y 70 bases podrían tener material nuclear, por lo que no sería fácil destruir la ‘amenaza nuclear’ iraní. Ello, más bien, podría conducir a que Irán, en respuesta, lance misiles hacia Israel y bases estadounidenses, lo que encendería aún más la región y levantaría la popularidad del amenguado Ahmadinejad en su propio país.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris