Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Carod Rovira rodeado de banderas españolas ¡Me troncho!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 27 de febrero de 2007, 10:31 h (CET)
Como ya nos podíamos presumir el Gobern del Tripartito ha decidido empezar a actuar como si Catalunya hubiera entrado en la fase de la seudoindependencia que supondría la aplicación del famoso Estatut; si saliera, tal y como ha entrado, del Tribunal Constitucional. Es una de las argucias que ya comenté que podría darse, en una de mis anteriores colaboraciones. De hecho el señor Iceta ya ha anticipado que está por la labor de desplegar el Estatut antes de que se produzca la sentencia del TC y que desea que el Estado adapte las leyes del Nación para que se ajusten a lo dispuesto en la Carta Magna catalana. O sea, para que ninguno de los lectores se llame a engaño: se trata de adaptar España a las conveniencias de la autonomía catalana, ¡así de claro! Y lo dicen sin que se les caiga la cara de vergüenza, y eso que son un partido de corte nacional. Miren por donde estos socialistas catalanes se han vuelto más extremistas que los propios militantes de la Esquerra Republicana. Lo que ocurre es que, lo propuesto por Iceta, es tanto como reconocer que en España no existe un estado de derecho y que las leyes se cambian, modifican, dictan o suprimen de acuerdo con las necesidades partidistas de los gobiernos de cada momento. ¡Viva la democracia!

Pero en Catalunya ya no nos sorprendemos por nada. Fíjense que hasta el enfant terrible de ERC, señor Puigcercós, parece que de pronto se nos ha convertido en un pastorcillo de nacimiento. Si no, fíjense en lo que va diciendo: que es partidario de la familia tradicional, que está libre de los viejos prejuicios de los años 70 y que, al parecer, defiende la enseñanza religosa concertada y… pásmense ustedes, es “admirador de los Estados Unidos”; con este bagaje no me extrañaría que Rajoy algún día opte por sustituir al inoperante Piquer por este mirlo blanco de la Esquerra Republicana. Claro que, como que el sujeto no tiene un pelo de tonto, piensa que dándoles coba a los moderados de Convergencia podrá pescar una buena cosecha de ellos en las próximas elecciones municipales. Lo que ocurre es que, entre los intimos y correligionarios, Carod y Puigcercós, parece que existe una excelente relación amor–odio, el uno intentando conservar su puesto y el otro procurando segarle la hierba debajo de los pies. Sólo el tiempo nos podrá aclarar como se resolverá esta lucha; de momento todo se reduce a frases versallescas (cargadas de dinamita), como por ejemplo, dice Puigcercós: “En un país normal Carod no se hubiera dedicado a la política” añadiendo inmediatamente:” pero este no es un país normal”. El que quiera leer entre líneas que lo haga.
Pero lo verdaderamente divertido, lo que me llena de un verdadero regocijo, es el papel que le están obligando a hacer al señor Carod, investido por el señor Montilla del cargo de ministro de asuntos exteriores del Gobern catalá. Montilla podrá ser un autodidacta, un inepto en cuestiones de Opas y un incompetente para un ministerio, pero, como le ocurre a Puigcercós, no es tonto, si no, no estaría en el puesto que está. Dicho esto, es evidente que un Carod de vicepresidente cerca de él, al que tener que aguantar cada día incordiando, no era plato de su gusto, por eso le dijo:” Amigo Carod, no vamos a desperdiciar tu talento haciendo de Vicepresidente, mejor será que vayas a vender Catalunya al extranjero; pero no te confundas no he dicho a España, sino al extranjero de más allá de los Pirineos”. Y para empezar lo mandó al sitio más cerca que encontró: la India.

Lo primero que a Carod se le ha ocurrido decir a los periodistas indús ha sido algo que, seguramente, les habrá fascinado: “qué tiene intención de negociar con el COI el reconocimiento del deporte catalán”. Me imagino que lo primero que le preguntaron debió ser “¿qué es esto de deporte catalán? Y él debió responder”El de la gran Catalunya”, y ellos probblemente debieron insistir”Pero, ¿dónde está esto? Y él, irritado, debió de espetarles“¡Pues donde va a estar, rucs, en España, cullons! (para los que no conozcan el idioma catalán”ruc” es burro y “cullons”… bueno, lo que cuelga de la parte inferior del burro cuando es macho).

Sin embargo, en esta visita ha sucedido, como ya les he anticipado, algo que es digno de relatarse. Cuando llegaron a Anantapur (India) con lo primero que se encontraron fue con una gran pantalla que rezaba así: “Welcome spanish friend” (Carod se había presentado como la segunda autoridad de un país llamado Catalonia) y por añadidura todos los asistentes exhibían profusión de banderitas españolas para sufrimiento del pobre radical catalanista. Pero aquí no acabó todo, porque para desplazarse por Nueva Delhi lo tuvo que hacer en un coche de la embajada española adornado sólo con la bandera española. ¿Ustedes recuerdan lo que les ocurría a los grandes generales romanos? Pues estos generales, cuando regresaban victoriosos a Roma, procedentes de sus campañas bélicas, en olor de multitudes, se les ponía en el carro de honor un sujeto que les repetía al oído “recuerda que no eres un Dios”. A Carod le ocurrió algo parecido, pero al revés, porque hubo de ser Durán y Lleida quien le tuvo que contener recordándole “no revientes Jusep Lluis, contente por el bien del Govern catalá”. Es la cosa más divertida que he tenido ocasión de leer en mucho tiempo. Créanme, me ha alegrado el día.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris