Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Y yo que me iba a hacer musulmán...

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 26 de febrero de 2007, 11:19 h (CET)
Desde pequeñito he destacado por mis inquietudes filosófico-religiosas , aunque para ser sincero debo reconocer que también por las erótico-festivas. Había cosas que me causaban siempre un profundo desasosiego moral y que me impulsaban a buscar las soluciones a los grandes problemas que el ser humano tiene que afrontar en su existencia: la injusticia social, el dolor, la muerte, mi suegra, el cuñao que viene todas las navidades a sentarse en mi sillón... ¡Y la vecina de la casa de enfrente cuando se cambiaba con la cortina abierta!

Desde que superé la adolescencia (traumáticamente, una mala tarde mi vecina me pilló mirando y desde entonces bajaba siempre la persiana) he buscado las grandes verdades de la vida peregrinando de religión en religión. Al principio quise hacerme budista, pero lo dejé porque se me enfriaban los brazos y pillaba unos resfriados tremendos. Entonces quise hacerme de la Iglesia de la Cienciología, pero al final no me decidí, qué voy a hacer yo de cienciólogo si siempre he sido de Letras. Pensé en hacerme agnóstico, pero no aguanto vivir con dudas y pretendí hacerme animista, pero vivo cerca del cementerio de mi pueblo y pasaba unas noches tremendas, tapándome con la manta hasta la nariz, observando asustado las tapias del camposanto por si acaso. Con el tiempo volví a lo del budismo, pensando en que si me hacía budista en Arabia, no pasaría frío.

Fue allí donde pensé en hacerme musulmán. Las cosas pintaban bien: cuatro esposas (sumisas, espero), las huríes en la vida futura... Lo de la sequía de alcohol no me importaba nada de nada, prefiero la horchata al güisqui. Ya lo tenía decidido, me iba a hacer musulmán, seguro además que encontraría algún tipo de subvención de alguna mezquita para estudiantes conversos y así poder vivir del cuento una larga temporada. Sólo podía ser mejorable si por allí anduviera aquella vecinita de mi adolescencia... se iba a enterar de lo que es una buena persiana enrollada...

Ayer lo tenía firmemente decidido: me haría musulmán y que fuese lo que Alá quisiera... Pero, hoy, cuando me he conectado a Internet (Previamente había comprobado que conectarse a Internet no estaba condenado por el Corán, no crean) y he visto que Yusuf Fernández, portavoz de la Junta Islámica, la organización que agrupa a los musulmanes en España, pide a sus correligionarios en la fe de Alá que voten al PSOE o en su defecto a otras “fuerzas políticas progresistas” me ha entrado tal tembleque que he decidido volver a hacerme animista, aunque tenga que taparme con las mantas hasta las cejas.

Ah, y a mi vecinita que le vayan dando dos perras gordas, por mí como si se hace musulmana del sector machista-masoquista.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris