Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Muertos y sin derechos

José Luis Palomera
Redacción
domingo, 25 de febrero de 2007, 11:31 h (CET)
Mártires, víctimas sin derechos humanos, mientras sus vivos verdugos disfrutan de todos, además del indiscutible derecho de toda humanidad, la cual está obligada a salvaguardar las vidas de estos miserables asesinos con todo el empeño.

Yo digo, donde fuere neceser decir, que los derechos humanos no sólo han de ser para los vivos, también para los muertos, no sólo para los verdugos, también para las víctimas, cosa que no se da en los actuales derechos humanos. Aunque los más acérrimos defensores de los mismos, doctos en verborreas demagogas, reclamen derechos iguales para todos, eso sí, con la sangre de los demás.

Estos celadores de los derechos humanos predican cánones humanistas, pero sin desdeñar sus cómodas posiciones sociales, las víctimas son los demás, incluso uno de sus más destacados miembros se atrevió a decir “que las tácticas ilegales estimulan a los terroristas” o dicho de otra forma el sujeto en cuestión, asumen terrorista como animal de sociedad al que no se debe estimular, supongo que para evitar incitar sus sanguinarias cobardías.

Dicho esto, a mí me parece bien que se respeten los derechos humanos, a pesar de cercenar la lógica Universal, pero es la vida, y ésta es la suprema lógica, aunque las vidas a respetar sean las de aquellos que no la respetan, mofándose de las mismas con el mayor de los desprecios.

Ahora bien, las víctimas han de tener sus derechos intactos cual de vivo les corresponde, ya que si no, cual realidad actual, los derechos humanos son favorables al verdugo en detrimento de la víctima.

Me explico, los derechos para que de verdad sean idénticos para todos, ha de darse la condición ineludible de partir de la misma situación emocional de vida, ya que los derechos de los muertos no son más que una caja de madera y algunos gusanos por compañía.

Es por eso que los actuales derechos son partidistas, por ser de los vivos que no de los muertos. Muertos los cuales solicitan desde la más elemental de las lógicas que sus verdugos no tengan además de sus derechos, los derechos propios cercenados sin piedad alguna por estos.

Quién en su sano juicio puede sustentar derechos humanos para asesinos que lo son a conciencia de que asesinan y además se enorgullecen de ello. Entre estos derechos incluso uno puede mofarse, chulearse, envalentonarse, encarar, hablar o no hablar, mentir sabiendo que miente, tener un abogado tremendamente sagaz, capaz incluso de conseguir la libertad de un asesino, a sabiendas de que lo es, por no se qué procedimientos administrativos.

Y qué decir de las prisiones a las que son condenados, en las cuales entre otros derechos se les permiten brindar con marisco y bebidas caras para celebrar sus macabros asesinatos que pueden o no dejar de comer y se les debe mantener, amén de curar, dar estudios, ocio, comida y cama, todo gratis o mejor dicho, a cuenta de la sociedad, incluyendo los familiares de sus víctimas

¿Estos son derechos humanos? Estos son los derechos de los vicios humanos ya que el difunto no cuenta. Una vez muerto todo derecho de vivo, pasa ahora a su verdugo para deleite del mismo, festín de magistratura y orgasmos mentales de los defensores de los derechos humanos, derechos los cuales única y exclusivamente, cual otra necedad humana, son para los vivos, atroces asesinos incluidos.

En resumen, “los derechos humanos” actuales están hechos para los vivos, es decir, para los asesinos y la sociedad que les ha de procurárselos por norma filosófica ilógica. Mientras para las víctimas no hay más derechos humanos que no sea su propia muerte.

Los derechos humanos de los terroristas han de ser en todo caso idénticos a los de sus víctimas, es decir, no han de existir más vivos ni muertos en cuanto a los bienes terrenales. En decir para que las víctimas tengan los mismos derechos que sus verdugos, éstos no deben tener más bienes terrenos que los que tengan sus víctimas, con la excepción de respetarle la vida.

Toda víctima que sea asesinada a conciencia ha de tener el derecho humano en vida de saber que sus asesinos jamás de los jamases, una vez apresados, volverán a tener la más mínima oportunidad de volver a repetir crimen alguno.

Estas premisas son imprescindibles si de verdad se desea que todos los seres humanos tengan los mismos derechos, lo demás no es otra cosa que normas sabias de carnes con ojos que se dicen a sí mismos, cultos, legales y justos, y apenas son pandillas de amebas con inteligencia nula.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris