Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

El juicio (III)

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 24 de febrero de 2007, 10:41 h (CET)
Poco, salvo alguna manipulación interesada en los medios y las amenazas sufridas por una víctima, ha dado de sí la primera semana del juicio oral que se sigue por los atentados de Madrid. Yo reconozco que me quedé con las ganas de saber quién avaló la afiliación del imputado Allamah al Partido Socialista Obrero Español, aunque creo que Gómez Bermúdez, presidente del tribunal cuyo nombramiento quiso impedirse 'como sea' y por tres veces desde instancias bien cercanas al partido del gobierno, hizo requetebién al no permitir ese tipo de preguntas en sede judicial.

Todos los imputados, presuntos autores de la masacre, se han declarado inocentes. Es más, todos ellos han condenado tajantemente el terrorismo y han negado pertenecer a Al Qaeda o cualquier otro grupo terrorista islámico. Y esto, quizás, ha podido sorprender a los españoles que, gracias al servicio público impagable que está prestando Telemadrid, han seguido la emisión del juicio en directo, ya que es posible que esperasen ver a unos talibanes con turbante y largas barbas, completamente fanatizados, dándose golpes en el pecho y reivindicando todo tipo de barbaridades, así como dando vivas a Ben Laden y cantando el 'No a la Guerra' de Irak. Pero se han encontrado con unos señores, más o menos inteligentes, con más o menos convicción y credibilidad e incurriendo en más o menos contradicciones, vestidos a lo occidental, hablando de que 'volví de Marruecos el día de Reyes' (fiesta católica) y condenando el terrorismo. Se podría pensar, y alguno de los imputados hizo referencia a ello, que un islamista aprovecharía la repercusión mundial que podría tener el reivindicar los atentados y dar a conocer su ideología criminal ante la Sala de la Audiencia Nacional para hacer propaganda. Vamos, como el único superviviente y juzgado por los terribles atentados del 11 de septiembre en Nueva York. Sin embargo, esto no ha sucedido. Y esto, en realidad, tampoco quiere decir nada. Verán, es que lo normal es que los imputados se declaren inocentes y hagan cuanto esté en sus manos para escapar a de la condena . De hecho esto es lo más normal. Las autoinculpaciones son cosa rara. Como es normal que los abogados defensores ejerzcan como tales y traten de conseguir la libre absolución de sus clientes.

Hablando de abogados defensores: no se entiende bien por qué el PRISOE parece tener esa inquina contra el abogado defensor del imputado Ghalyoun, señor Abascal. Y es que esta semana la Cadena SER nos ofrecía una de sus conocidas exclusivas. Y esta vez no eran terroristas suicidas con muchos calzoncillos, ni era que el hermano del primo del suegro del tío del abuelo de Zaplana tuvo un restaurante. Hablaba la SER de un temporizador al que llamaba detonador, que no era el encontrado por la UCIE en el piso de Virgen del Coro, e insinuaba que el letrado Abascal habría tratado de introducir pruebas falsas en el sumario. En concreto la fotografía de un temporizador ST (Segurtasun Tenporizadorea), que son los temporizadores que habitualmente y en exclusiva utiliza la banda terrorista ETA. Foto exhibida durante la cuarta jornada de la vista oral. Pero exhibida por el abogado Boyé, el cual se pasó seis años en cárceles españolas por haber participado en el secuestro etarra de Emiliano Revilla y que en este juicio representa a la única víctima chilena de los atentados. Vamos, que la SER, faltando a la verdad, se ha servido de la actuación de un colaborador de ETA para tratar de atacar a un abogado defensor. Quizá el asunto importante sea el temporizador, al que la SER llama detonador. A saber'

Lo que ofrece menos dudas es el comportamiento de la señora Manjón y varios miembros de su asociación que al parecer, según denuncia la amenazada y elatan varios testigos presenciales, llevan varios días montando el numerito. Amedrentando, amenazando e incluso agrediendo a empujones a la madre de una niña de 13 años, Jamila, muerta en los atentados de Madrid. Les recomiendo que vean las imágenes y juzguen por sí mismos. Yo, por respeto a las víctimas del terrorismo –a todas-, prefiero callarme.

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris