Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Se desata mi furia

Raúl Tristán

viernes, 23 de febrero de 2007, 11:29 h (CET)
Este día mi lengua se desata como azote demoníaco, abrumado como me hallo por la deriva de los hechos, angustiado por el futuro incierto de un país que se debate agónico en una democracia corrompida por el vómito verbal de voces insensatas.

Mientras los colegas de ERC, muy de izquierdas ellos, sí, sí, imponen como complemento de moda cuasiobligatorio la corbata, símbolo que, unido al traje a medida, de sastre, representa a la burguesía de los negocios (y es que la izquierda más radical es la que, cuando toca chufa, suele aferrarse con más ahínco a la pasta gansa, pues sólo hay que ver la cantidad de guripas de estos que cobran sueldo de la teta política y cuyas mujeres están metidas en el mismo fregado o parecido...); digo que mientras tanto, el juicio por el bastardo atentado del 11-M comienza más embarrado que nunca, sin que los ciudadanos sepamos a qué atenernos, sin que se aclare el asunto del tipo de explosivo, de la mochila aparecida por arte de birlibirloque, de los perros de la policía que debían de estar constipados y no tomaron antigripales (no detectaron nada, los pobres, con su sentido del olfato atrofiado o disminuido, del pape jugado por Rafael Vera, de la implicación o no de miembros de los cuerpos policiales afines al PSOE, del rol desempeñado por determinados servicios secretos, incluido el nuestro, de lo antidemocrático de las concentraciones en las sedes del PP y de la cantada victoria electoral (independientemente de que la soberbia de Aznar en su última legislatura dejó bien abonado el camino para que así ocurriera) de un individuo que ha marcado historia en España por su ineptitud, su total incapacidad, su más absoluta indigencia intelectual y reflexiva y la idiocia más profunda adornada por absurdos grutescos como la Alianza de Civilizaciones, la colocación de ministras desministrables, la zapaterización de un PSOE abocado a la autodestrucción, a la eliminación de sus opositores (barones varones y féminas de cabeza bien amueblada, como la de Rosa Díez), el retorno a la censura, a la politización más brutal de los medios de comunicación afines a su esfera y que han crecido como la espuma, o por echar a perder el concepto de "talante", del que ha demostrado carecer como carece de capacidad de diálogo a no ser que éste sea ejercido con terroristas o con nacionalistas excluyentes.

Un día difícil para los analistas de la actualidad, ¿un día digo yo?, ¡una legislatura, por Dios!, cargada de Marines I que nos comemos con patatas porque hasta un país de pandereta como Mauritania micciona sobre nuestras testas, cabezas que comienzan a llenarse de indignación a la velocidad que crecen las diarreas mentales de un Gobierno incapaz de llevar a cabo una política exterior como al que un país como España merece, una política interior libre de mácula, des sospecha, una política de vivienda que no sea irrisoria, una política económica que no alimente los estómagos panzudos de los especuladores urbanísticos, de la banca, de las constructoras, o una política sanitaria que no sepa tan sólo decir "yankees go home"; una política de medios de comunicación que no favorezca a los de su cuerda, que no establezca sistemas de control al estilo franquista, que no censure internet, que no impida a los perdiodistas ejercer su trabajo con rigor e independencia; una política de cultura que no signifique la subvención de los cuatro amigotes culturetas e intelectualoides de pacotilla que no saben más que decir pamplinadas y crear basura, elevada a los altares de lo más "in" artísticamente considerado, mientras se arrodillan para rendir homenaje, pleitesía de escoria ante su señor feudal; una Justicia vendida al poder, de criterios dependientes de la voz de su amo, escorada hacia unos presupuestos repugnantes que la llevan a bendecir al verdugo y a escupir sangre al rostro de las víctimas.

Intervencionismo, prohibicionismo, y mayor presión impositiva y fiscal para la clase media son otras de las características relevantes de este Gobierno, carente de profesionales preparados, pero plagado de vendidos, repleto de sumisos pendejos que tan sólo buscan perpetuarse en la poltrona forrada de láminas de pan de oro, profuso en "fontaneros" de las cañerías más nauseabundas, en los desagües más abyectos.

Y no sigo, paro ya, me detengo por hoy, aunque el azote de la cólera seguiría desatando mi lengua...

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris