Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

De fracaso en fracaso, y tiro porque me toca

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 22 de febrero de 2007, 11:00 h (CET)
Bien, señores, no tenemos que hacer más elucubraciones, aquí tenemos el resultado del referendo sobre el Estatuto andaluz. Olvídense ustedes de leer hoy en los periódicos a los políticos que empeñaron su honor como tales en la defensa del engendro; ahórrense soportar sus insoportables intentos de justificar lo injustificable, y ríanse de aquellos que anunciaban un apoyo masivo de la población al invento del señor Chavez, de quien, por cierto, deberíamos esperar su dimisión inmediata ¡No caerá esta breva!

Los ciudadanos andaluces le han propinado, al mentado Estatuto, una bofetada de dimensiones superiores a la que los catalanes le propinaron al suyo, aunque hoy se empeñen en negarlo (por la cuenta que les trae). Si no estoy equivocado los votantes posibles en Andalucía eran unos seis millones; pues bien, de todos ellos los únicos que han votado “sí” han sido menos de dos millones ¡un exitazo¡, para el señor Chavez, y ¡un patinazo de dimensiones descomunales! para cualquier persona desapasionada que observe como sólo uno, de cada tres ciudadanos, ha pensado que valía la pena apoyar un Estatuto que nadie pedía, que fue un invento de los socialistas y que, como ha quedado patente, le tenía sin cuidado a la ciudadanía: más preocupada por otros problemas que les afectan directamente que por pretender convertir a España en unos nuevos reinos de Taifas.

No obstante, si no se tratara de un tema tan serio y de tanta trascendencia para nuestra nación, serían dignas de las mayores carcajadas las conclusiones que algunos de los padres de la criatura y de los que apoyaron su nacimiento sacan del desastre que se consumó en Andalucía el día dieciocho:

El señor Pepiño Blanco, el depredador de los abrigos de visón, pero defensor de los chalés de lujo (como el suyo en Las Rozas, por ejemplo), ha enfocado el tema desde el punto de vista del “relax”. Para él el desaguisado se debe a que los andaluces se lo han tomado con calma, Creo que tiene razón, se lo han tomado con calma, sin interés, abúlicamente 'como cualquier persona con sentido común, que ame a España y que le importen un bledo estos experimentos socialistas, se lo tomaría ¡faltaría más! ' Pero, no se lo pierdan, el segundo de Zapatero dice que ha sido un éxito 'rotundo' y 'abrumador'. Vaya con el hombre, es fácil de conformar; pero yo me pregunto ¿qué es lo que este señor hubiera considerado un fracaso? Me gustaría saberlo.

El señor Arenas, en cambio, habla de “reflexión profunda”. Claro, pero no ahora, era antes cuando debían reflexionar y dejarse de hacerle el caldo gordo al PSOE. Siempre las mismas equivocaciones. Tanto él, como Piqué y el propio Gallardón están convencidos de que haciéndose los niños buenos y negociando van a conseguir que se les admita en el círculo de los del pacto del Tinell. ¿Cuándo aprenderán? La gente, los votantes, no queremos medias tintas, sino energía y mantener las ideas básicas que siempre hemos sustentado. Entre ellas la unidad de España.

Zapatero felicita a Chaves y Chaves se felicita a sí mismo y…todos contentos. Se habla de normalidad democrática y civismo, ¿por qué no tenía que haberlos? El acontecimiento motivo de tanto alborozo ha transcurrido, con más pena que gloria, en medio de la más absoluta indiferencia como si fuera un día cualquiera. ¡Estos políticos! Parece que se puede derrumbar el mundo sobre ellos y salir diciendo que sólo ha sido un chirimiri sin importancia.

Los catalanes sacando pecho, porque ellos llegaron a cuarenta y nueve por ciento. El cambiante Durán, que lleva una temporada desbocado contra el PP, los acusa de haber participado en el fiasco (yo también), pero dice que el Estatut obtuvo una participación “mucho más grande”( creo que fue un raquítico cuarenta y nueve por ciento de votantes) Ahora sí, todos coinciden en que, a pesar de la baja participación, la aprobación de ambos estatutos tiene “toda la legitimidad democrática. Hay que ver, ¿y si nada más hubieran votado tres y dos de ellos hubieran votado sí, también sería igual de legítimo? Hay que reducir los temas al absurdo para que salgan a relucir todas las contradicciones e incongruencias que nos quieren endosar, como si los ciudadanos nos chuparamos el dedo.¡Por favor, señores míos, seamos consecuentes y aceptemos la realidad! La campaña del señor Zapatero de constituir una República Federal, además de ser meridiana, se ha demostrado en los dos ejemplos que hemos tenido, un fracaso rotundo. Nadie quiere, a pesar de la obcecación enfermiza del Presidente, que España deje de ser la patria de todos los Españoles y esto, quieran o no quieran, se lo han tenido que tragar los independentistas catalanes y el señor Chaves y los suyos.

Dejen en paz a la ciudadanía; regeneren su política partidista; acaben con la ETA y empiecen a trabajar para todos los españoles, que para eso les pagamos, y no para que se conviertan en chamanes milagreros profetas de civilizaciones perdidas.

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris