Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Jueces para una democracia sucia

Raúl Tristán

miércoles, 21 de febrero de 2007, 10:42 h (CET)
Los ciudadanos asistimos ya sin asombro al juego, unas veces macabro, patético otras, en el que andan enredados en este país de democracia de chirigota nuestros amigos los jueces, representantes de lo que da en llamarse "poder judicial", y los políticos, (una "banda" de golfos apandadores, según vemos ultimamente en los medios: el urbanismo especulador les ha corrompido hasta las entrañas) y que ha hecho suyo el poder legislativo y/o el ejecutivo, según le vaya en la partida a su grupo político.

El caso es que en España, lo de la separación de poderes como que no, que no sienta muy bien, o no somos capaces de entenderlo, pero que no nos entra en la mollera, acostumbrada como la tenemos a gobernantes todopoderosos, omnímodos, a lo Fernando VII "el Deseado" (si es que tenemos lo que nos merecemos, lo que pedimos) o a dictadores canijos de talla e ideas.

Aquí los jueces bucean por las procelosas aguas de la política como los políticos juguetean con la judicatura: como si de un consolador del tamaño de un miembro viril de un mandinga se tratara.

Erre que erre nuestros jueces estrella flirtean con los politiquillos de turno, y ora cobran por unos servicios prestados de los que luego no reniegan a la hora de ser imparciales (risa de palabro: ¿imparcial un juez? No lo son ni aunque cada tribunal constara de cien, cual Consejo de Ciento).

Hoy es el Constitucional, ayer el Supremo, mañana...

¡Pena de país, donde ya uno de los de la pana (hasta pasta tocar) dijo, con sabia premonición y videncia, que Montesquieu había muerto!

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris