Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Tal para cual

Dani Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 21 de febrero de 2007, 23:29 h (CET)
Pasan las jornadas y en cada una de ellas veo el mismo partido dos veces. Los sábados suele ser el Real Madrid; los domingos a las 19:00 el Atlético de Madrid. Los eternos rivales no sólo comparten ciudad y rivalidad, también comparten juego y resultados. Si ponemos un partido del Madrid en una televisión y situamos la televisión frente a un espejo, vemos un partido del Atleti. Y viceversa.

Los dos equipos tienen un problema de creación en el centro del campo. El Real Madrid con Gago y Emerson no es capaz de aclarar sus ideas y llegar a la última línea para dar el pase definitivo. El centro del campo del Atleti, con Luccin y Maniche, tampoco son capaces de trasladar el balón con sentido. Ambos equipos flojean en esa zona del campo y pagan las consecuencias en la parte de arriba.

Las bandas. El Real Madrid ha probado de todo: Reyes, Robinho, Beckam, Raúl..., y ninguno de ellos es capaz de desbordar con regularidad a sus marcadores. Por tanto, el Madrid cojea en esa línea de cuatro, y el balón no llega a los delanteros con el espacio y el tiempo suficiente. El Atlético rota tres jugadores entre esas dos posiciones: Galleti, Jurado y Mista. Galleti ni desborda ni sabe centrar. Jurado está totalmente fuera de su posición, y Mista más de lo mismo. Por tanto, el Atlético cojea en la misma línea de cuatro que el Madrid, y también lo acusan los delanteros.

Esta situación propicia que los partidos de ambos equipos sean un calco: los dos tocan mucho en la zona de atrás y sin arriesgar; pierden balones continuamente en el centro del campo; crean escasas ocasiones de gol y las que crean son sin excesivo peligro; los rivales llegan más al área y las defensas sufren el desastre del centro del campo...

Por si fuera poco, los dueños de los banquillos son de un corte similar: poco juego, mucha defensa, y goles efectivos. Capello es el rey del catenaccio, y Aguirre el del trivote. Es decir, el eslogan de los dos equipos este año es el mismo: “lo primordial es no perder, luego si se puede, ya intentaremos ganar”. Un método irrisorio para dos equipos que suman 38 ligas de las 75 jugadas hasta la fecha.

Y en cuatro días ambos planteles se verán las caras en un mismo escenario. Mi predicción es pesimista, muy pesimista. El Atlético de Madrid no marca más de un gol en casa desde el 11 de noviembre, y el Real Madrid lleva cinco goles en los últimos diez partidos en liga, es decir, medio gol por partido. El sábado a las 22:00 veremos dos equipos como dos gotas de agua, esperamos impacientes a ver qué pasa.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris