Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

El ¡coño! de Rajoy

Pascual Mogica
Pascual Mogica
lunes, 19 de febrero de 2007, 10:39 h (CET)
La interjección que ocupa el titular es una voz que suele reflejar el estado de ánimo de las personas en determinadas circunstancias. En España se ha utilizado desde tiempos inmemoriales y el más mentado es el que alude a una señora llamada Bernarda, de la que todos los españoles se acuerdan cuando las cosas salen mal o cuando algo resulta desastroso.

Últimamente el mas recordado es el que soltó el golpista Tejero, cuando irrumpió a tiros y gritos en el Congreso de los Diputados aquel 23 de febrero de 1981. Pero mira por donde Rajoy, cuando le preguntaron que por qué el Gobierno de Aznar, siendo Acebes, ministro del Interior y Trillo, ministro de defensa y perteneciendo Rajoy a ese Gobierno, había enviado policías a la ilegal prisión de Guantánamo para interrogar a los presos allí retenidos, Rajoy respondió que él estaba “en otras cosas” y que no estaba ni “en Felipe V, ni en los suevos, ni en lo que pasó en España hace muchos años” y que “este es un país civilizado ¡coño! y que trabajaría para que los políticos se tomen en serio a los ciudadanos”. Esta es la asignatura pendiente del PP: tomarse en serio a los españoles. La verdad es que el “¡coño!” de Rajoy es una muestra palpable del daño que les ha hecho el que haya saltado a los medios de comunicación esa decisión de Aznar, de mandar policías españoles a Guantánamo donde se tortura a los allí recluidos que por cierto están sin asistencia jurídica y sin ser juzgados para esclarecer si han cometido algún delito.

Todos, desde Rajoy a Acebes, pasando por Zaplana, han declarado no saber nada del asunto, lo cual resulta lógico en gente que no asume jamás sus propios actos y no lo quieren reconocer porque eso sería tanto como dar por sentado que esto de Guantánamo y lo de Iraq trajo como consecuencia el 11-M. Afortunadamente han salido editoriales de prensa pidiendo a Acebes que aclare las cosas o que deje su cargo de secretario general del PP ya que el haber ordenado esos desplazamientos de policías a Guantánamo deslegitima cualquier tipo de crítica que pueda hacer a sus adversarios políticos.

Pero hay una cosa que no quiero pasar por alto. Esto no es otra que cuando Rajoy, con el cazamariposas en la mano y dando saltitos de aquí para allá intentado quitarse el muerto de encima, alude, vaya usted a saber porqué, a “que debates son esos de eso de las fosas”. “Eso de las fosas” señor Rajoy, es algo a lo que usted debe referirse con respeto. ¿O es que a usted le gustaría que alguno de sus familiares estuviera enterrado en un descampado a la orilla de una carretera? Más respeto ¡coño!

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris