Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Hartos de la siniestra abertzale

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 19 de febrero de 2007, 10:39 h (CET)
Arnaldo Otegi está intranquilo ante la cercanía de sus comparecencias en los Tribunales. No se separa de Barrena, a quien usa como paño de lágrimas. Está asustado y no lo puede disimular. Sus afirmaciones sobre la autodeterminación y la negociación son una huida hacia adelante. Nadie le hace caso. Muestra de ello es que nadie ha prestado atención a sus últimas declaraciones sobre la anexión de Navarra y el nuevo Estado. Y eso también le ha dolido.

El Gobierno de Rodríguez no se cansa de decir que la negociación se ha terminado. En este sentido, Rodríguez ha llegado al enfrentamiento con tres miembros del Ejecutivo. Mientras los ministros defienden el fin de las relaciones con ETA, el presidente se mantiene dubitativo y atemorizado. Es un ‘alma en pena’ atrapado en Moncloa por el síndrome que cautivó a sus predecesores. A mayor personalidad, mayor resistencia al síndrome monclovita: González tardó nueve años en ser atrapado, Aznar poco más de una legislatura y Rodríguez se rindió a los pocos meses de pisar el palacio presidencial. La fragilidad de ‘Bambi’ no tardó en mostrarse.

Lo que no es de recibo, es la orden de Rodríguez de no molestar al mundo abertzale. Arnaldo Otegi ha cautivado al presidente, para quien se ha convertido en ‘hombre de paz’, junto con el asesino De Juana. Ese ‘no molestar’ se demuestra en los más de ochenta actos efectuados por la siniestra abertzale tras el último atentado. Sin embargo, Otegi ha echado un nuevo órdago a Rodríguez, al pedirle que confirme si va a “respetar lo que decida el pueblo vasco”. Algunos todavía no han visto que las decisiones de los vascos son respetadas en democracia, una y otra vez. Parecen no haber asimilado la realidad del Estado, como es el caso de ETA, su entorno, el nacionalismo trasnochado, la Iglesia vasca e IU, ésta en versión ‘soplagaitas’ y ‘robaperas’ para Vascongadas.

Anexionar Navarra al actual País Vasco es una tontería de grueso calibre. Eso sí, Otegi está en su derecho de reclamarlo. El engendro pretendido por el líder de la ilegalizada formación abertzale conduce a la risa. En Vascongadas están hartos de los juegos de la siniestra abertzale. Es más, apenas se suele hacer caso a planteamientos tan absurdos; pero Arnaldo no para de ‘llevar la burra al trigo’. Hace tiempo que conozco a este siniestro personaje, con primitivas costumbres y actitudes, y no ha cambiado nada: sigue siendo un impresentable y una ‘mosca cojonera’, por muy respetado y admirado que sea por el presidente Rodríguez.

Me cuentan sus vecinos que ha regresado muy enfadado de Irlanda. Apenas le han hecho caso. Barrena y él ha vuelto doloridos y desencajados. Hasta Alec Reid les ha pedido que reconsideren muchos de sus planteamientos y actitudes. En las provincias vascongadas, ETA no respeta los derechos humanos, ni la voluntad del pueblo vasco. Todas las premisas de ETA son falsas, incluso la primera. Por tanto, la conclusión jamás será válida. Y si eran pocos diciendo barbaridades a diario, ahora también se une el padre redentorista irlandés, Alec Reid, especialmente capacitado y claramente dotado para meterse en todos los charcos. ¿Y el bachiller ‘Pepiño’ con esos pelos?

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris