Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Caso De Juana y responsabilidades administrativas

José Luis Palomera
Redacción
martes, 20 de febrero de 2007, 13:08 h (CET)
Las responsabilidades hay que pedírselas a quienes las tienen, no se trata de cebarse con un cruel asesino, en este caso, que no en sus veinticinco asesinatos, víctima de pasadas incompetencias de la nefasta justicia española.

A nadie neutral de políticas y en su sano juicio..., se le escapa que la situación de Juana Chaos y la de otros por salir, no es más que torpezas de juristas sin que al parecer éstos tengan por su parte responsabilidad alguna...No es de recibo, que este individuo, cuyo salvaje currículo asesino es de veinticinco víctimas y además se enorgullece de lo mismo, a los dieciocho años de vivir en la pensión de tres estrellas -también llamadas prisiones en España, las cuales de lo único que te privan, en algunos casos, es de salir de sus instalaciones- quede en libertad.

Si no está en prisión por sus numerosos crímenes no es culpa de él precisamente.

El terrorista ya ha pagado sus veinticinco asesinatos, en virtud del código penal de 1973, el cual aún estaba en vigor, cuando los legisladores vieron lo que se venía encima, demasiado tarde, ya que el nuevo código redactado en nada le afectaba.

No falto a la verdad si digo, y digo, que los que tenían obligación, repito, quienes sean, legisladores, magistrados, fiscales o políticos, en cuanto corresponde con el año 1973 hasta la ratificación del nuevo código, de preservar que las normas de ley no representarían un bochornoso insulto para la sociedad de donde emanan, dispensaron al terrorista 18 años de prisión por veinticinco asesinatos. Y resulta que hoy el mismo asesino se encuentra en situación extrema, por entender, yo también lo entiendo, que el mismo está en prisión, por las presiones sociales debidas a las supuestas responsabilidades de los garantes de ley, y no por la ley, la cual ya cumplió.

La sociedad tiene todos los derechos, pero no siempre todas las razones, la sociedad española debería solicitar la apertura de expediente por parte de la administración correspondiente en virtud por la cual se depuren responsabilidades y prisión para quienes cobrando del pueblo hicieron dejadez de sus funciones, si así se demostrase.

La muestra del patético código penal español hoy es pública y palpable, uno de los asesinos más crueles prefiere morir voluntariamente que pagar por dos artículos casi los mismos años que por asesinar a veinticinco personas inocentes.

Este remiendo de ley produce tal hedor dictatorial que nadie en su sano juicio puede entender que por dos artículos, amenazas verbales incluidas, se pueda penar con doce años, es decir seis menos que los que cumplió por asesinar a veinticinco seres humanos.

Seamos sensatos ciudadanos y pidamos en virtud de ser los únicos perjudicados, que asuman sus responsabilidades y no echen la basura de sus injusticias a la sociedad.

El "favor" de que la sociedad padezca estas incomprensibles normas y doctrinas se le debemos a todos aquellos que licenciados en leyes han regido el País durante estos últimos treinta años.

Anteriormente el código penal "regalaba sangre inocente" ya que cada asesinato, producía ocho-nueve- meses.
Las normas entonces no se revisaron y ahora en virtud de penar asesinatos pasados se ceban con minucias comparativamente .

Este asesino se merecía no haber tenido ni la más remota esperanza de salir de prisión en vida, sin embargo, le proporcionaron esas esperanzas en realidades, y ahora amasan justicias y políticas eludiendo responsabilidades, mientras otros tratan de confundir a la sociedad.

Una vez visto lo visto, posiblemente dejará su huelga de hambre, es lo más inteligente ya que su prisión es preventiva, la sentencia de doce años la tiene recurrida, puede ser que luego la misma se le quede en casi nada. Resulte lo que resulte sin duda volverá a estar en la calle, igual que los pésimos gestores de justicia. Los cuales por lógica ley, entiendo deberían estar presos, y desgraciadamente para la sociedad, que confío en sus gestiones, los terroristas en libertad.

No obstante, en unos años, otros de su misma calaña saldrán en libertad, ya pueden ir preparando sus señorías magistrales léxicas coartadas en bien de no alarmar a la sociedad, aún están a tiempo de penalizar nuevas faltas, a falta de asumir con todo el peso de la ley sus responsabilidades.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris