Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Ghost Rider': Kistch sobre ruedas

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
sábado, 21 de abril de 2007, 09:12 h (CET)
Dentro del vasto universo superheroico de la editorial Marvel el Motorista Fantasma siempre ha sido uno de los personajes más difíciles de clasificar. Ni usaba trajes de lycra como Spiderman, ni encarnaba nobles ideales patrióticos como el Capitán América, ni gozaba de los típicos poderes inocentones que a un niño equilibrado le gustaría tener, como los de Los Vengadores, por ejemplo. La llameante calavera motorizada nunca jugó en la primera división del comic-book, pero justo por ello logró sintonizar con las almas de su modesto público objetivo (aficionados al heavy-metal, adolescentes rebeldes, malotes de instituto etc… ) con la misma fuerza que el resto de justicieros calaron en las de la masa. De ahí a trascender su condición de personaje segundón para convertirse en un símbolo de la cultura popular, en un icono apocalíptico capaz de reconciliar lo underground con lo mainstream, hubo sólo un paso.

Teniendo esto en cuenta, no puedo más que aplaudir la fidelidad con la que el director Mark Steven Johnson ha trasladado la historia de Johny Blaze a la gran pantalla. A diferencia de lo que suele ocurrir con las películas de superhéroes, Ghost Rider no solo respeta la estética macarra del original, sino también, y muy especialmente, su espíritu desacomplejado de serie B (aunque en realidad sea una flamante serie A). La historia es mala, esta llena de tópicos y resulta predecible incluso para el espectador más confiado, pero todos los que en algún momento de nuestras vidas hemos sido seguidores del Ghost Rider de los tebeos sabemos que eso no importa en absoluto, porque lo que verdaderamente importa es el fuego, la noche, el infierno y la venganza. Y a este respecto, el film cumple de sobras las expectativas. Gustará a los guitarreros nostálgicos, a los posmodernos devotos de los ochenta, al público de The Fast and The Furious y, por mediación de la despampanante Eva Mendes, a todo el público masculino en general. El hecho de que la película jamás se tome demasiado en serio a si misma, (incluso coquetea con el humor absurdo y autonconsciente en varias ocasiones), no hace más que redondear la jugada, lo cual, unido a las patillas de West Bentley, al peinado de Peter Fonda y al tono de espaghetti western enloquecido del tramo final, convierten a El Motorista Fantasma en una saludable experiencia cinematográfica de sustrato kitsch a la altura de los pastiches tarantinianos pero con menor carga de pretenciosidad.

Y por si todo esto no bastara para recomendar contra todo pronóstico el visionado del film, hay otras dos razones que tal vez terminen de convencerles: la primera es que no sale Ben Affleck, como en Daredevil, anterior trabajo de Mark Steven Johnson, y la segunda, y más importante, que Ghost Rider es una de las pocas películas fantásticas a las que el abuso de efectos digitales de última generación le sienta como anillo al dedo, ya que el inevitable hálito ortopédico que aportan a las imágenes este tipo de recursos, recrea con acierto la atmósfera acartonada de videoclip ochentero característica de la historia. En definitiva, si aquellas entrañables camisetas de Iron Maiden que algunos aún conservamos en el fondo de nuestros armarios, fueran una película, serían El Motorista Fantasma. Nunca es tarde para revivir viejos tiempos.

Noticias relacionadas

El Festival de Cine Europeo de Sevilla llega a la sala Berlanga

Hasta el 20 de noviembre

Disney anuncia una nueva trilogía de Star Wars

De la mano de Rian Johnson

Organizadores de la Fiesta del Cine achacan los resultados al buen tiempo, a la Champions y a Cataluña

La fiesta seguirá celebrando ediciones

Cine oriental en Sitges

El cine fantástico y el de terror permiten abordar los miedos desde su catarsis o desde la distancia de seguridad que los encuadra en clave de ficción

Cine de autor fantástico en Sitges

Los universos cinematográficos, igual que las personas que los crean, sufren la tensión de lo clásico vs. la vanguardia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris