Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Miss Potter': Biopic con tintes de fábula, amor e infancia

Graciela Padilla
Redacción
sábado, 21 de abril de 2007, 09:12 h (CET)
Renée Zellweger mantiene su apretada agenda y ofrece otro gran papel femenino para todos sus seguidores incondicionales. La actriz tejana interpreta a Beatriz Potter, célebre escritora británica, en su última película. Quizá su registro es limitado, excesivo en muecas, y su actuación remite a papeles anteriores. Pero Zellweger, siempre correcta, satisface a niños y adultos para meterse en la piel de la autora que más libros infantiles ha vendido, hasta que llegó H.K. Rowling con su Harry Potter (el apellido del joven mago no es casualidad…).

Miss Potter es una película tierna y sencilla. No engaña a nadie. Los Oscar de Hollywood de este año la han olvidado (pese a la dirección artística, vestuario, localizaciones y alguna interpretación). Aunque tampoco era una cinta con grandes pretensiones. Gusta a quien quiera que le guste. Los niños de la sala salieron maravillados. Y los mayores también, si es que en su tierna infancia fueron lectores de los libros de Beatriz Potter. El caso es que la escritora es celebérrima en su Gran Bretaña natal y verdadera gloria nacional. Aquí la conocemos menos, pero no hay infancia sin algún dibujo o cuento de la Potter, ahora olvidada por el otro Potter. Por ello, es necesario hacer un esfuerzo recordatorio (y autobiográfico) para encontrarle sentido y belleza a la historia.

Nacionalismos y problemas de idioma a un lado, la última película de Christopher Noonan se deja ver en una tarde de domingo. El director australiano de Babe, el cerdito valiente, llevaba 11 años en silencio. No regresa con cohetes y juegos de artificio, sino con una historia muy emotiva, sobre una mujer adelantada a su tiempo. La escritora luchó contra las decimonónicas reglas de la sociedad victoriana para ganar un sueldo a base de trabajo, y casarse por amor en lugar de conveniencia. Pero todas estas intenciones quedan a un lado cuando Noonan se concentra en la historia amorosa. Renée Zellweger y Ewan McGregor repiten como protagonistas del idilio, ya que anteriormente habían coincido en Abajo el amor (2003, comedia romántica retro, con lucha de sexos, pero bastante aburrida).

En esta ocasión, el dúo vuelve a funcionar. Beatrix se enamora de su editor, Norman Warne, un joven que quiere abrirse paso en el mundo editorial con muy poca ayuda de sus hermanos mayores, bien asentados en tal negocio. Juntos sacarán adelante los libros infantiles y compartirán trabajo, ilusiones y amor, el único ámbito que se les truncó en la vida. Pero esos son secretos de la película. Sí se puede revelar el buen trabajo de ambos. Ella (Zellweger) sigue mejorando y vuelve a echarse sobre su espalda todo el protagonismo. La actriz norteamericana quiere ser de nuevo inglesa (después de sus dos Bridget Jones) y lo hace como siempre: risueña, pizpireta y con muchas muecas. Él (McGregor) borda el papel de un hombre joven, bueno, ingenuo y tímido. El actor escocés se mueve en muchos ámbitos y este papel es un capricho ligero, alejado de sus personajes más comprometidos (Trainspotting, Emma, Moulin Rouge, Big Fish y próximamente, Casandra´s dream, de Woody Allen o I, Lucifer, con Daniel Craig en el papel de Satanás; ésta promete).

Además, la película cuenta con el adorno interpretativo de Emily Watson, en el papel de Millie Warne, hermana de Él y mejor amiga de Ella. La única británica de nacimiento del film regala un rol secundario gracioso y original. También ha mostrado sus dotes con más dureza en trabajos anteriores (Rompiendo las olas, The Boxer, Gosford Park y especialmente, Las cenizas de Ángela). Por ello, se nota que los buenos actores también son capaces de relajarse y disfrutar sin aspavientos ni dificultades con roles más ligeros, edulcorados y entrañables. Algo parecido ocurrió con la película Descubriendo Nunca Jamás, que merece mención aquí por su semejanza con la recién estrenada. Allí, Johnny Depp era el escritor y Kate Winslet su amada. Aquí, la escritora y protagonista es Renée Zellweger y McGregor, su inestimable comparsa. Historias parecidas y llenas de ternura: la excusa biográfica deja lugar a una historia de amor, rodeada de niños, dibujos, cuentos y fábulas, no prescriptibles para los espectadores que esperen una historia dura, hiperrealista y comprometida.

FICHA TÉCNICA

- Calificación: 4.
- Gran Bretaña – Estados Unidos, 92 minutos, Color.
- Director: Christopher Noonan.
- Guión: Richard Maltby Junior.
- Reparto: Renée Zellweger, Ewan McGregor, Emily Watson, Bárbara Flynn, Bill Paterson.

Noticias relacionadas

El Festival de Cine Europeo de Sevilla llega a la sala Berlanga

Hasta el 20 de noviembre

Disney anuncia una nueva trilogía de Star Wars

De la mano de Rian Johnson

Organizadores de la Fiesta del Cine achacan los resultados al buen tiempo, a la Champions y a Cataluña

La fiesta seguirá celebrando ediciones

Cine oriental en Sitges

El cine fantástico y el de terror permiten abordar los miedos desde su catarsis o desde la distancia de seguridad que los encuadra en clave de ficción

Cine de autor fantástico en Sitges

Los universos cinematográficos, igual que las personas que los crean, sufren la tensión de lo clásico vs. la vanguardia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris