Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

Nuestra natación, de retiro ‘espiritual’

Rodrigo Gil
Rodrigo Gil
jueves, 15 de febrero de 2007, 01:37 h (CET)
Escribo esta columna nada menos a 2.320 metros de altura, es decir, desde el Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Sierra Nevada, sólo superados por el pico Veleta y con La Alhambra a 40 kilómetros de intrincada carretera descendente. Se puede afirmar que este complejo es el ‘gran hotel de los deportistas’.

Aquí, las vistas de las montañas nevadas, cuando no se agarran las nubes, son colosales. He tenido el placer de convivir estos últimos tres días con la selección nacional absoluta de natación que se encuentra preparando los Campeonatos del Mundo de Melbourne’07, que empiezan el 17 de marzo, a la vuelta de la esquina. Aquí hay esgrimistas, triatletas, ciclistas, nadadores... de distintas nacionalidades. Hay franceses, ingleses, flamencos, alemanes, holandeses...

En realidad, esto parece un monasterio. Se desayuna muy pronto, los nadadores estudian con profesores inglés, matemáticas, física..., después hacen sus kilómetros en el agua, también trabajan en seco y en gimnasio; se almuerza también prontito, se descansa, se vuelve a entrenar por la tarde, se espera el masaje como agua de mayo, se cena y se duerme mucho para recuperar la paliza del día. El silencio desde las 9 de la noche es sepulcral. Un auténtico ‘retiro’ individual, vaya.

Me decían acreditadísimos entrenadores de natación -que han llevado por ejemplo a la joven Mireia Belmonte a ser bicampeona del mundo junior el año pasado en el Mundial de Río-, que la natación y otros deportes deben luchar en la actualidad contra hábitos sociales de ocio en los jóvenes muy establecidos. Ya no hay tanta cantera en los colegios y los niños buscan las comodidades de la vida que reflejan sus padres. En un deporte colectivo de alta competición bastan dos horas el día y dos o tres días por semana para preparar un partido. En el caso de la natación de alto rivel, los nadadores suben a las montañas para mejorar su rendimiento y entrenan seis días por semana, y entre 6 y 8 horas por día. Viven por y para su deporte.

En natación, mejorar una sola centésima que te mete entre los 16 mejores del mundo puede costarte toda una temporada, si no hay lesiones. Los nadadores españoles mejoran sus propios records y evolucionan mucho cada año. ¿Cuál es el problema de que sólo salgan estrellas como López-Zubero, Zhivanevskaya, Villaécija o Lorente tan puntualmente? Pues quizás sea que España, en el concierto mundial, parte desde muy abajo. En los primeros Campeonatos del Mundo de 1973, en Belgrado, la presencia española fue testimonial y el mejor puesto fue un décimo de Arturo Lang-Lenton. No éramos nadie en el concierto internacional. Ahora hay posibilidades de finales A y, ojalá, pueda caer alguna medalla. Pero hay, al menos, quince países con mayor tradición, presupuesto y talento.

Erika Villaécija es nuestra gran bandera actual. Bronce en los últimos Europeos de Helsinki’06 en 800 metros libres, sueña con una medalla en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Me lo ha dicho aquí, en las alturas, y la creo a pies juntillas. Viendo como entrena y, sobre todo, viendo su mirada firme hacia el horizonte, puede lograrlo. Una de sus rivales es, nada menos que la francesa Laure Manaudou, que va camino de convertirse en una de las cinco mejores nadadoras de todos los tiempos. También está Edu Lorente, campeón de Europa de 50 metros libres en piscina de 25.

España tiene un equipo joven, con juniors que ya han saboreado éxitos internacionales de relumbrón en su categoría. Belmonte y Muñoz son dos claros ejemplos. Llegarán lejos, pero hay que darles tiempo. Cuando veo a algunos técnicos y futbolistas hablar y entrenar, me llevan los demonios. En otros deportes, como en natación, se la juegan en un minuto de carrera, y el resto del tiempo son los grandes olvidados. Pero están aquí, en las montañas, en espera de su gran oportunidad. Para algunos, la oportunidad de su vida...

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris