Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Van a juzgar nuestra historia las izquierdas europeas?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 14 de febrero de 2007, 11:10 h (CET)
En Argentina hay un dicho que me voy a permitir reproducir por ser muy representativo de lo que se propone hacer una comisión, que se autodenomina 'de la Verdad',cuya función será, por lo visto, 'abrir las fosas de los largos y oscuros años del franquismo”. El dicho en cuestión es el siguiente: 'Quien tiene tejado de vidrio, no tire piedras al de su vecino'.

Lo primero que llama la atención de la neonata comisión es su internacionalidad. Ya es malo que se constituya en juez y parte el señor Mayor Zaragoza, flamante presidente del engendro 'persona cultivada, izquierdosa y pacifista, que siempre navega en la Babia de las más absolutas utopías', pero todavía es peor que se haya rodeado de la flor y nata de la izquierda europea y… africana, para entrar a remover los trapos sucios de nuestro país. Me gustaría ver lo que le ocurría a esta comisión se hubiera constituido en Francia para investigar la actuación del ejército francés en la guerra de Argelia de 1954 (asesinatos y torturas incluidas) o en las masacres de Stalín de los años treinta o, sin ir más lejos, el exterminio que el propio Stalin ordenó llevar a cabo con los más de cien mil prisoneros rusos que fueron devueltos a Rusia por los ingleses, al término de la segunda guerra mundial o, ¿por qué no van a los paises árabes a afearles su falta de respeto a los derechos humanos de las mujeres? Yo se lo diré: porque aquí gozan de la protección y el padrinazgo del señor Rodriguez Zapatero el de la Alianza de Civilizaciones.

En este punto me gustaría preguntarle, al señor Zaragoza, ¿qué garantías de imparcialidad puede ofrecernos una comisión compuesta por conocidos adalides de la izquierda?, algunos de ellos con antecedentes comunistas 'como en el caso del señor Semprún o del mismo Soares'; otros conocidos activistas, como la inefable Danielle Miterrand, gran amiga de Fidel Castro al que, por lo visto, no tiene nada que reprochar en cuanto a violación de derechos humanos, pero, eso sí, está empeñada y considera 'urgente' saber quienes están 'en las fosas comunes' del franquismo; o el clérigo galardonado con el Premio Nobel de la Paz, el señor Desmond Tutú, por su 'lucha constante contra el aparheid'; al respecto creo que interesa recordar que, si no me equivoco, también mereció este 'honor' el señor Jasser Arafat, a pesar de cargar sobre su espalda la más sangrienta historia de crímenes como terrorista. Hablando del señor Tutú, tan pacifista él, debemos hacer memoria de que, por el año 1976 fue inductor y participó en la revuelta de Soweto, en la que los negros se rebelaron contra el uso impuesto del afrikaans (¿por qué me recordará lo que ocurre en Catalunya con el catalán?) El resultado no fue, ni mucho menos, incruento porque, aparte de cientos de civiles muertos y decenas de edificios administrativos quemados, también murieron alborotadores, policías y muchos funcionarios fueron asesinados por las turbas incontroladas. Hay que decir que, a la vista de la situación actual de aquella región, poco se ha logrado con tanto derramamiento de sangre. No está mal para un santón, ¿no?

Tampoco es que el curriculum del señor Cossiga, don Francesco, sea muy alentador. Tuvo que dimitir, siendo ministro del Interior, cuando el asesinato de Aldo Moro; fue criticado, cuando fue presidente del Consejo de Ministros, por los escándolos que le rodearon y, otra vez, siendo presidente de la Democracia Cristiana, tuvo que retirarse por verse envuelto en asuntos ilegales. Nos queda uno, el señor Gabriel Jackson, historiador norteamericano que, como aval para formar parte de la comisión, exhibe ser el autor de de un alegato a favor de Negrín (para los jóvenes, a los que este nombre les suene a chino, les diré que fue el último Presidente de la II República), o sea, que para él, 'el que fue culpable de que el oro español fuera a parar a las arcas moscovitas, el responsable de entregar a España a los comunistas; de depender directamente de la Kominforn y de prolongar la guerra cuando ya estaba perdida, esperando que estallara el conflicto europeo' no era más que una persona afable y bien intencionada.

Este ramillete es el que el señor Mayor Zaragoza (que por cierto fue Subsecretario de Educación y Ciencia de 1974 a 1975, bajo el gobierno de Franco) ha reunido para desenterrar a los muertos de la guerra y la posguerra y, con ellos, reverdecer las heridas que el tiempo ya se había encargado de cicatrizar. Peligroso cometido, que la inmensa mayoría del pueblo español considera inoportuno y perjudicial y que sólo unos cuantos resentidos y rencorosos, que no han sabido digerir la derrota del comunismo en España, están apoyando para intentar ganar la guerra una vez fallecido quien los derrotó. La historia que quieren reescribir, es la historia que nunca fue y lo peor de estos experimentos es que, removiendo en el estercolero, puede surgir el peligroso gas metano del odio y la confrontación. ¡Líbrenos Dios de estos falsos apóstoles de la Paz, de estos iluminados que se quieren erigir en valedores de la Justicia olvidándose de que, quizá fueran ellos mismos merecedores de ser juzgados por sus pasadas actividades! Vean por donde creo que es adecuado citar aquí el refrán argentino que les he mentado al principio.

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris