Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Apología del terrorismo

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
miércoles, 14 de febrero de 2007, 11:10 h (CET)
Dicen que el que la sigue la consigue, y De Juana Chaos ha logrado su objetivo. Después de 100 días en huelga de hambre, acrecentada recientemente con unas fotografías hechas a medida, el Tribunal Superior ha rebajado la pena de 12 a 3 años, mientras la Asociación de Víctimas del Terrorismo exigía un aumento hasta los 96 años.

Así pues, De Juana Chaos será libre en menos de un año. Una reducción tan drástica me parece una auténtica barbaridad, especialmente cuando estamos hablando de un asesino que reconoce haber brindado con champagne tras asesinar a cada una de sus 25 víctimas. No parece muy lógico, cuando hay presos de segunda y tercera que se pasan en la cárcel mucho más años por delitos tan graves –aunque igual de sancionables- como los que cometen muchos drogadictos o ladrones de poca monta, casi siempre por errores cometidos por circunstancias en sus vidas completamente diferentes a las de De Juana Chaos. Por no mencionar de los privilegios que reciben unos el ostracismo que sufren otros dentro de la cárcel.

¿Qué ocurre en este país con la justicia? ¿Cuándo van a cambiar determinadas leyes para que no sigan ocurriendo tales despropósitos? Se puede, se debe negociar con los terroristas si con ello se consigue definitivamente la paz, pero hay cosas inaceptables, y el Gobierno de Zapatero no puede criticar al de Aznar y cometer luego los mismos errores.

La decisión del Tribunal Supremo es una apología al terrorismo y a la delincuencia en general en toda regla. El Estado de Derecho que criticó recientemente el señor Oleguer –un jugador de fútbol culto y que opina públicamente sin medida alguna- , ha dado preferencia al derecho y libertad de matar si la causa lo justifica. Aquellos que dictan justicia están invitando a que de ahora en adelante cualquier preso se ponga en huelga de hambre para conseguir una considerable reducción en su condena, y a que los etarras sigan matando amparados por un Estado de Derecho diferente al que yo conocía, con el beneplácito de una nueva ley no escrita pero con un peligroso precedente.

Por otra parte, me gusta el fútbol y soy del Barça. Hasta ahora “sólo” era un presunto catalanista gracias a las prácticas sociales del señor Laporta. Desde ahora no me extrañaría que algún extremista –que los hay, y muchos- también me relacione con el terrorismo gracias a la ideología del señor Oleguer, un jugador que para mi gusto no tiene la suficiente calidad para jugar en el Barça, pero a partir de ahora ni siquiera se merece mi saludo. Es cierto que todos tenemos derecho a opinar, existe –o debería existir- la libertad de expresión, incluso para todos los que piensan de forma diferente a la de uno mismo.

De acuerdo, Kelme no ha actuado bien al censurar a un jugador por cuestiones políticas, pero peor lo ha hecho Oleguer -a mi juicio-, porque un jugador que representa a un club deportivo que, además, presume de ser más que un club –con el doble sentido que ese eslogan puede hacer pensar a más de uno-, debería abstenerse de realizar según que declaraciones y no entrar en ciertas polémicas, especialmente si además hay víctimas mortales y sus correspondientes familiares de por medio.

Por más que lo intento, me resulta imposible llegar a entender como alguien puede defender a una persona como De Juana Chaos. Entender a alguien que no es cómo el, claro está. Me pregunto que pensarían esas personas si un día la casualidad les lleva a ser víctimas de su propia ideología.

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris